Desde atrás del templete

domingo, 19 de marzo de 2006
Cada una de las campañas por la Presidencia de la República se ha convertido en un microcosmos que gira en torno del respectivo candidato En el caso de Andrés Manuel López Obrador, la fuerza de las encuestas parece determinar muchas de sus actitudes hacia la prensa y su discurso ante la concurrencia en sus mítines Una campaña a ras de tierra, la llama él La mirada de Proceso rompe la burbuja que sus colaboradores quisieran perfecta, dice el reportaje que publica este semanario en su edición de este domingo 19 de marzo Y es que Carlos Ramos Mamahua, el fotógrafo de La Jornada, y Luis Alfaro, el camarógrafo de Detrás de la Noticia, empresa de Ricardo Rocha que produce el programa televisivo La otra versión, transmitido por Azteca 13, son los únicos reporteros gráficos que pueden estar cerca de López Obrador en el trayecto hacia los mítines ?si es que decide bajar a comprar un café o ir al sanitario de las gasolinerías, donde invariablemente alguien lo reconoce y lo saluda? o bien atraviesan junto con el candidato las vallas para subir con él a los templetes El resto de los fotógrafos y camarógrafos no pueden acercársele a menos de dos metros, y para subir al templete tienen que esperar a que Carlos y Luis bajen Sólo entonces pueden subir, de dos en dos y durante un minuto, para hacer sus tomas La despedida del candidato pertenece exclusivamente a Carlos y Luis El 23 de febrero, en el mitin de Guadalajara, el intento del fotógrafo de Proceso, Benjamín Flores, de obtener tomas desde atrás del candidato molestó al general Martínez Zapata El militar con licencia jaloneó y retuvo varios minutos al fotorreportero hasta que se identificó plenamente La explicación que dio al día siguiente: "Es que (Benjamín) se movía mucho" De hecho, una fotografía de Flores, publicada en el número 1528 de este semanario, tuvo molesto a López Obrador durante varios días: tomada desde la parte baja del templete, capta al candidato de espaldas y en segundo plano; en el primero, destacan los pies de personas que lo acompañan Por eso el 13 de febrero, un día después de su publicación, López Obrador señaló en un encuentro con legisladores federales de su coalición, en el hotel Meliá de la Ciudad de México, que sus giras marchaban bien, "aunque nos saquen los pies y no a la gente" Además, ordenaba a los fotógrafos que subían al templete: "No me tomen los pies" Durante la gira por el Estado de México para promover a candidatos perredistas a alcaldes y diputados, en el mitin de Jilotepec, dijo que enviados del "Bucareli News" vigilaban su paso por el estado "Son esos los que me toman los pies", indicó Como político, y específicamente como aspirante a la Presidencia, a López Obrador sólo le gusta retratarse con simpatizantes Cuando el fotógrafo de este semanario sacó su cámara para tomarlo antes de recoger su equipaje en el aeropuerto, el candidato utilizó su "dedito" para prohibirlo y complementó: "Aquí no se pueden sacar fotos", narra Proceso en su edición de este domingo 19 de marzo

Comentarios