Las organizaciones guerrilleras, en disputa por acercarse al EZLN (Segunda y última parte)

martes, 21 de marzo de 2006
* Aunque se critican entre sí, reconocen la relevancia de La Otra Campaña * La TDR?EP, partidaria de buscar objetivos estratégicos comunes Tuxtla Gutiérrez, Chis , 20 de marzo (apro)? El investigador Jorge Lofredo, del Centro de Documentación de Movimientos Armados (Cedema), asegura que los diferentes grupos armados clandestinos del país intentarán aprovechar la coyuntura de La Otra Campaña del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) para acercarse al movimiento que encabeza el Delegado Zero Desde diciembre pasado han estado mandando señales inequívocas Primero lo hizo el controvertido Ejército Popular Revolucionario (EPR); al mes siguiente, le tocó a la Tendencia Democrática Revolucionaria?Ejército del Pueblo (TDR?EP), y en febrero, ya avanzada la movilización zapatista, se sumó el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) Esas tres fracciones declararon una tregua unilateral para no dar pie a que el Estado mexicano intentara alterara La Otra Campaña, además de expresar su solidaridad al movimiento surgido en Chiapas en 1994, antes incluso de que sus organizaciones irrumpieran en la vida pública Pero ve como el EPR, las FARP y el CCRP?CJ28J le advierten a Marcos que no se dejen engañar por supuestos grupos de luchadores sociales que en realidad son "paramilitares" y asesino de líderes campesinos, esto en referencia al TDR-EP Los dirigentes del EPR, así como las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP) y el Comité Clandestino Revolucionario de los Pobres?Comando Justiciero 28 de Junio (CCRP?CJ28J), al que perteneció Miguel Ángel Mesino Mesino, le advierten al Delegado Zero que no se deje engañar por supuestos grupos de luchadores sociales, como los integrantes de la TDR?EJ, que en realidad son "paramilitares" y asesinos de líderes campesinos Sin embargo, el Delegado Zero dejó en claro desde el principio su cercanía con el ERPI Antes de iniciar La Otra Campaña se pronunció incluso por la liberación del líder de ese movimiento, Jacobo Silva Nogales, el comandante Antonio, asegura el estudioso de los grupos armados en México Y aclara que la estrategia zapatista ha puesto en evidencia la división en las filas de la guerrilla mexicana Dice Lofredo: "Lo que le llama la atención es que si el EZLN se vincula de alguna manera con algún grupo armado se estará contradiciendo con los comunicados que se emitieron al inicio de la Otra Campaña, donde decían que no iban a tener relación o vínculos con ningún grupo armado de México ni de Latinoamérica" Estas afirmaciones son paradójicas, agrega el investigador, toda vez que la relación entre el EZLN y los grupos guerrilleros ha sido siempre tortuosa, como un juego dialéctico convergente?divergente, de acercamientos y alejamientos "Con sus comunicados siempre han manifestado críticas unos a otros Se critican su forma de lucha armada o bien por el abandono de ésta, o bien porque se supone que en algún momento compartieron un espacio común y luego se fueron alejando mutuamente; entonces queda el recelo entre dos caminos que se bifurcaron, pero lo cierto es que tienen proyectos bien diferenciados: la lucha por el socialismo, a través de la lucha armada de un proyecto revolucionario que no es compartido por el EZLN", indica Aunque más allá de esas veleidades, La Otra Campaña ha obligado a los grupos armados clandestinos a replantear su posición ante los zapatistas, insiste Lofredo, quien ha seguido de cerca los avatares del movimiento guerrillero en el país y ha dejado testimonio de ello en diversas revistas, como Memoria, donde publicó un extenso ensayo en febrero de 2004, en el que traza una radiografía de los grupos que operan actualmente en territorio nacional Por eso insiste: "Agrupar a la izquierda siempre ha sido una de las utopías más profundas de los grupos de izquierda, de igual forma para los grupos armados que cargan con la limitación de la clandestinidad a cuestas y han visto ahora, en La Otra Campaña, la necesidad de plantear un mismo escenario pero por otro sendero Esa diferenciación es fundamental hoy, pues plantea un panorama complejo para ambos ?el EZLN y la guerrilla" La reivindicación de la utopía socialista ya no está en el programa del EZLN como en la Primera Declaración de la Selva Lacandona; en cambio sí se sostiene en los programas de las otras guerrillas, dice Lofredo: "Todas ellas, sin excepción, hablan de instaurar el socialismo En este escenario han llegado a La Otra Campaña donde los zapatistas buscan una apertura política, una salida hacia la sociedad, una sociedad socavada por la desmovilización" Opina que la coyuntura política ya no permite que ningún grupo ?sean los zapatistas, las otras fracciones guerrilleras, los partidos políticos, las organizaciones civiles u otras? logre convocar, con éxito, a las multitudes para impulsar proyectos como el que plantean los zapatistas De ahí la importancia de la táctica zapatista: "Si el pueblo no viene a uno, uno debe ir hacia el pueblo" Por eso destaca que las otras guerrillas no pueden atreverse a hacer lo mismo, pues están más ligados a la lógica clandestina Su mayor preocupación es la seguridad, lo que las obliga a resguardarse todo el tiempo, contrario al EZLN, que ha decidido salir Por eso su necesidad de enviarle mensajes de solidaridad "Es complejo el escenario, pero el EPR, ERPI, TDR?EP, las FARP y los otros grupos armados necesitan encontrar la salida como lo hizo el EZLN Habrá que ver como deciden los grupos guerrilleros su salida, están atravesando por un momento crítico que los obliga a dar un salto cualitativo, como los zapatistas, independientemente de si tienen éxito o no" Del espionaje a las fallas de seguridad El investigador del Cedema dice que la TDR?EP, que es más beligerante que el EPR, del que se separó hace varios años, ha tenido serias fallas de seguridad Una de ellas quedó al descubierto cuando realizó su Segundo Congreso Nacional, en enero de 2004 El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) lo detectó de inmediato Lo que no se sabe es si este organismo de espionaje tenía mala información o aparentó no saber los detalles del congreso, pues al principio aseguró que se trataba de un encuentro del EPR y no de la TDR?EP El juego del Cisen es salir a buscar información para saber en que andan los grupos armados, ahora los veo en la etapa de acumular material y datos, dice Lofredo Sus agentes mantienen la vieja táctica de golpear a alguien, no importa quien, tal como ocurrió con los hermanos Cerezo Contreras y con los detenidos de Veracruz, para ver como se mueve cada uno de los grupos y así detectar sus nexos Y es que el asunto de la guerrilla mexicana también puede verse como una situación que se incrementa con una dinámica propia, donde el Cisen o bien deja actuar o bien no sabe por donde entrarle ?¿Pero igual sigue la guerra clandestina? ?Sì, y también indica que recibe información de alguna parte alguien esta pasándole información al Cisen ?¿Infiltrados? ?O algún grupo que no sea tal Al cuestionarle de los tres supuestos guerrilleros en Veracruz, Lofredo dice que los detenidos, como ya lo ha dado a conocer el EPR, no son sus militantes y según los documentos que le fueron encontrados, como la carta, efectivamente revelan que podrían ser miembros del algún grupo cercano a la TDR?EP, pero tampoco los han reivindicado como sus miembros La ruptura y persecución, denuncia la TDR?EP En un extenso documento intitulado "Crónica de una colisión inevitable", elaborado en diciembre pasado y enviado a este corresponsal por correo electrónico, la TDR?EP narra su historia, sus diferencias y hace algunas confesiones Fue elaborado, sostienen, "para aportar algunos elementos que contribuyan a comprender y explicar causalmente la trágica y vergonzosa colisión entre organizaciones armadas revolucionarias; (para) elevar el nivel del debate ideológico de éstas y, sobre todo, para superar dicha colisión con base en el respeto y el reconocimiento mutuo, sin renunciar, ni a la crítica teórica ni a la transformación práctica de la realidad social y humana" Al igual que lo hiciera el comandante Antonio del ERPI en su documento "Rumbo al 2000", cuando expuso sus razones de la ruptura, ahora la TDR?EP exhibe las razones que lo llevaron a separarse del EPR Tras su primer congreso, en noviembre del 2000, decidieron llamarse PDPR?EP?TDR; posteriormente en el marco del segundo congreso optaron por dejar atrás las siglas de sus orígenes y adoptaron su nomenclatura actual: TDR?EP En su "Crónica" arremeten contra el EPR, cuyo núcleo dirigente, dicen, "respira por las heridas de la fragmentación Respira y sangra sin caer en cuenta que la autocrítica es el único bálsamo que podría cerrar las heridas y aliviar la furia y el dolor que emanan a través de sus comunicados" El EPR teme que sus 41 años de existencia y actividad, tan enfáticamente enunciados en sus comunicados, sean borrados de la historia, asumiendo la misma actitud de pánico con que reaccionaron durante el proceso autocrítico, dicen los integrantes de la TDR?EP Y mencionan que, aunque la dirigencia eperrista se ufana de su órgano de difusión El Insurgente, lo cierto es que antes de que ellos salieran de esa organización, la mayor parte de su contenido era elaborada por quienes a la postre lo abandonaron, "antes de ser sancionados y hasta fusilados por disentir de sus posiciones y criticar su incongruencia" El EPR oculta también que ninguno de los miembros del Comité Central y de la Comandancia General que fungieron como voceros del original PDPR?EPR se encuentra en sus filas En su parte medular, la TDR?EP propone constituirse como una nueva estructura que permita avanzar de manera articulada y unida, con base en un proyecto de nación incluyente y generoso, y no a través de un "método" único, infalible, y sólo en apariencia política y moralmente incuestionable "Mientras se suponga que hay una única manera inamovible, un único ?método?, una única organización, una sola vía, para transformar revolucionariamente el estado actual de cosas, tendremos como opción el aislamiento y el fracaso", se indica en la "Crónica" El grupo llama a la necesidad de admitir que se requiere de todas las formas de lucha, pacíficas y violentas, para transformar de raíz la situación que impera en el país: "Debemos también aceptar el concurso de todas las formas de organización, existentes o por existir, para alcanzar los objetivos estratégicos del movimiento revolucionario en México" Luego de la avalancha de críticas al EPR, la TDR?EP convoca a todos los grupos armados a que se reconozcan y respeten entre sí: "nos comprometamos a respetar y apoyar nuestro respectivo trabajo Y que no realicemos acciones que generen un frente de lucha indeseable: la lucha entre organizaciones revolucionarias" Además, se exhorta a las otras agrupaciones adversas ?PDPR?EPR, FARP y OR2D?NBCA? a detener "toda ofensiva política o militar en contra de cualquier estructura derivada de la fragmentación" "Debemos evitar la profundización de la actual colisión entre estructuras revolucionarias y de buscar una salida política a las diferencias que nos separan, oponen y confrontan, comprometiéndonos públicamente a reconocer y respetar sus estructuras, pero demandando pública reciprocidad, reconocimiento y respeto para con la nuestra"

Comentarios