Colima: Niega Semarnat autorización para construir presa El Naranjo II

jueves, 23 de marzo de 2006
* El proyecto no se ajusta a la disposición de respetar la integridad funcional de los recursos naturales, dice a la Conagua Colima, Col , 22 de marzo (apro)- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la autorización en materia de impacto ambiental para construir el proyecto de la presa El Naranjo II, para el que se había contemplado una inversión de mil 58 millones de pesos en el municipio de Manzanillo De acuerdo con el oficio DEI-0013/06, suscrito por el director general de Impacto y Riesgo Ambiental, de la Semarnat, J Ricardo Juárez Palacios, el proyecto no se ajusta a la disposición de respetar la integridad funcional de los recursos naturales, pues no consideró una propuesta de gasto ecológico que demuestre que con ella se asegura que se mantendrán los ecosistemas en condiciones favorables La presa, proyectada para una capacidad de almacenamiento de 176 millones de metros cúbicos, se pretendía construir sobre el río Marabasco, en los límites de Manzanillo, Colima, y Cihuatlán, Jalisco, con el fin de proveer de agua a las áreas agrícolas del Distrito de Riego 053, del que se buscaba ampliar la superficie de cultivo a 7 mil 500 hectáreas En relación con la fauna acuática, la Semarnat adujo que el proyecto de la presa no analizó la fragilidad o sensibilidad de las especies a cambios en el ambiente y su grado de adaptabilidad al nuevo escenario, algunas de las cuales se encuentran en categoría de amenazadas, por lo que esa dependencia se declaró sin elementos para evaluar los impactos del proyecto A juicio de la Semarnat, tampoco existen elementos para determinar los impactos sobre los humedales costeros ubicados aguas abajo, dado que no se realizó un análisis de los aspectos ambientales prevalecientes en los esteros aledaños al río Marabasco ni de su influencia en éstos En lo que se refiere a la pérdida de áreas terrestres y ribereñas por la inundación, el proyecto señaló que la manera de compensar la pérdida de vegetación es proponer y gestionar ante las autoridades competentes la declaratoria de un área de protección o de reserva con características biológicas ecológicas semejantes, pero de acuerdo con la Semarnat, "no presentó ninguna propuesta en concreto ni ha realizado ningún estudio para determinar cuál sería esa área, por lo que dicha medida carece de sustento técnico y contundencia para compensar los impactos ambientales causados por la remoción de la vegetación y el cambio de uso de suelo"