Periodismo entre ruinas

viernes, 24 de marzo de 2006
Desde 1976, cuando el presidente Luis Echeverría organizó el golpe contra el proyecto periodístico independiente que encabezaba Julio Scherer García en Excélsior, el diario entró en una etapa de deterioro que no se detuvo en 30 años Ahora, con su adquisición por Olegario Vázquez Raña, los nuevos directivos tendrán que remontar la montaña de deudas y conflictos internos e instalar una nueva infraestructura Por lo pronto, su director editorial, Daniel Moreno, asume el reto de resucitar al periódico, y como modelo se pone aquellos, los años de Scherer A continuación el texto íntegro que publicó Proceso 1526, el 29 de enero de este año Después de una larga agonía financiera, recrudecida en el último lustro por la falta de dinero y prolongados periodos de incertidumbre, el pasado lunes 23 culminaron casi 89 años de historia periodística en Excélsior, al concretarse su venta al empresario Olegario Vázquez Raña Ya se prepara el lanzamiento de un nuevo proyecto editorial, cuyos alcances pretenden compararse con diarios como El País, Le Monde, Clarín e incluso The New York Times Hacer un periódico competitivo y libre es el reto que se impone su director editorial, Daniel Moreno, quien reconoce que para impulsarlo es indispensable recurrir a la historia de Excélsior como fuente de inspiración La etapa que mejor recuerda y que serviría de modelo en la nueva empresa es la que encabezó Julio Scherer García Entrevistado por Proceso en el tercer piso del periódico, Moreno explica: "Don Julio Scherer tiene una estatura que no podemos comparar con nadie, muchísimo menos conmigo Si logramos hacer, en esta nueva etapa, algo parecido a ese momento de éxito, estaríamos del otro lado Fue la mejor época Estamos hablando de que aquel periódico tenía en sus páginas a gente como Octavio Paz Imaginemos que ahora ya no tengamos a un Octavio Paz, porque esos hombres no se dan en maceta, pero sí aspiramos a convocar a gente joven, talentosa y brillante que aporte cosas importantes" Abunda: "Este proyecto quiere ser muy respetuoso de la historia de Excélsior, de una historia de 89 años que tiene claros y también oscuros Aquel Excélsior innovó con el periodismo de investigación impulsado por don Julio; tenía una página editorial plural y crítica Esa época nos es bastante útil como referencia para enfrentar el reto de esta nueva empresa, en la cual nos proponemos colocar a Excélsior en los primeros planos del periodismo mexicano, haciendo un periodismo libre, competitivo, para rescatar el prestigio de este importante medio" ?Olegario Vázquez Raña, el nuevo dueño de Excélsior, es un personaje con amplias relaciones políticas y de negocios con el poder ¿Cómo impulsar un periodismo independiente y crítico con un empresario tan comprometido con el régimen? ?se le pregunta a Daniel Moreno ?Te lo digo así: estoy convencido de que detrás de él no hay nadie Este es un proyecto de Grupo Imagen, que está interesado en hacer un periódico exitoso y que a la larga sea negocio Yo no tengo dudas al respecto Tampoco tengo ningún elemento para suponer lo contrario Este proyecto está planteado públicamente por don Olegario, por Olegario Vázquez Aldir, y es un compromiso tanto de ellos como mío Es un compromiso de todos y lo debemos demostrar día a día Acepta que la libertad ejercida en la etapa de Scherer al frente de Excélsior tuvo costos, pero afirma: "Ya pasaron 30 años, creo que la situación del país es distinta El periodismo que se ejerció en ese momento, hoy en cierto sentido no sólo lo haríamos aquí: ya se hace en otros lados Finalmente Excélsior fue la cuna de muchos periódicos y aquí encontramos las raíces no sólo de Proceso, sino del unomásuno, La Jornada, Milenio y Reforma "Seríamos injustos si no reconociéramos que en más de un periódico, más de una estación de radio y de televisión, se hace periodismo independiente y crítico La verdad es que la situación es tan distinta que sería poco probable que pudiéramos ahora repetir ese escenario de represión a la libertad de expresión" Con 18 años de experiencia en el periodismo, Daniel Moreno ha ocupado puestos tanto de subdirector como de director editorial en varios medios, donde abrevó experiencia y conocimientos periodísticos de sus mentores, entre los que menciona a Ramón Alberto Garza, René Delgado, Óscar Hinojosa, Carlos Marín y Francisco Ortiz Pinchetti Reflexiona: "Yo tengo clarísimo que esta no es una chamba de reportero Lo es en parte, porque ese es mi origen, pero mi ocupación abarca aspectos como la comercialización, el manejo de personal Lo tengo muy claro" A la inevitable pregunta de cómo va a edificar un nuevo proyecto en medio de la ruina de Excélsior, responde: "Cuando hay un temblor y quedas atrapado, no hay nadie que sea especialista en salir de los escombros Este no es sólo un trabajo mío Estaría loco si pienso eso Es tarea de un equipo, que poco a poco iremos integrando" Pero la conversión de Excélsior en un diario competitivo todavía no empieza Por ahora los nuevos directivos están concentrados en un objetivo inmediato: garantizar la edición del diario, que en ocasiones ha estado a punto de fracasar debido a la ruina financiera La debacle Una etapa histórica de Excélsior terminó con la liquidación a la mayoría de los cooperativistas, que el lunes 23 aprobaron la venta del diario en 585 millones de pesos (monto que ni siquiera cubre el valor del edificio de Reforma y Bucareli, estimado en mil millones) El diario tuvo su época de esplendor entre 1968 y 1976, cuando fue dirigido por Julio Scherer García En ese entonces, Excélsior se contaba entre los diez periódicos más importantes del mundo y era considerado el principal en América Latina Después del golpe asestado en 1976 por el presidente Luis Echeverría al equipo que encabezaba Scherer García, transcurrieron casi 30 años en los cuales el periódico se sumió en el descrédito periodístico y en la crisis financiera Ésta se agudizó por el saqueo, la mala administración y los frecuentes desatinos de su ahora exdirector Regino Díaz Redondo, a quien los cooperativistas echaron del diario en el 2000 por esa razón Los reporteros aseguran que ya no salían a cubrir noticias por falta de dinero para trasladarse Por esa crisis, el diario no sólo puso su línea editorial al servicio del poder, sino que se plagó de vicios que ensombrecieron todavía más su imagen También decayó su infraestructura: las computadoras operan con programas obsoletos, la redacción tiene una iluminación deficiente y las áreas de trabajo acusan el abandono En los talleres la situación es crítica: ante la carencia de refacciones y de mantenimiento, Daniel Moreno manifiesta su temor de que una falla pudiera truncar la impresión del diario Otra consecuencia del naufragio financiero de Excélsior fue que puso sus principales páginas al servicio de personas que a su vez servían a políticos y escribían columnas con fines facciosos Un caso fue el de Vicente Monroy, jefe de prensa del Dr Simi Pero lo más grave es el enorme endeudamiento de la empresa, que por primera vez salió a flote con cifras actuales: tan sólo la deuda con la Secretaría de Hacienda es de 2 mil 500 millones de pesos, suma que se incrementó por recargos y multas debidas al incumplimiento de los pagos fiscales Si los nuevos dueños negociaran con la dependencia, de cualquier modo tendrían que pagar alrededor de 900 millones de pesos A diversos proveedores se les adeudan casi 600 millones A muchos de ellos, como los que surtían tintas y láminas, ya nadie les quiere tomar las llamadas ni atender sus reclamos Los pasivos incluyen más de 22 millones de pesos que Excélsior debe al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pero con recargos y multas la cifra asciende a 55 millones En los últimos doce meses los cierres de edición fueron angustiosos por la falta de papel y el mal estado de la rotativa, que fue adquirida poco antes de la crisis de diciembre de 1994 Hasta la fecha hay pagos pendientes con Inverlat, pues se dejó de cubrir el crédito adquirido Reporteros y cooperativistas cuentan que con frecuencia los directivos hacían llamadas telefónicas en la madrugada para gestionar préstamos de papel con amigos y conocidos Las agencias de noticias terminaron por suspender sus servicios por falta de pago, y sólo "de cuates" Notimex siguió suministrando sus notas diarias para llenar las páginas La publicidad dejó de fluir La mayoría de los anuncios eran de intercambio y otras inserciones servían para pagar adeudos De tener un tiraje de más de 80 mil ejemplares en su mejor época, Excélsior lo redujo a sólo 20 mil, según datos obtenidos en el taller Sobrevinieron, así mismo, graves problemas de circulación, pues a veces el diario salía tarde y el público ya no lo compraba en los estanquillos De cualquier manera, tenía que atenderse el compromiso con casi 13 mil 500 suscriptores que no renunciaron a leer el periódico todos los días y que ?según reporteros y editores? todavía suelen llamar al diario para opinar o quejarse por alguna información Pero hasta esos suscriptores estuvieron en riesgo de no recibir sus ejemplares, pues la crisis financiera se complicó debido a que la empresa Pipsa dejó de surtir papel al periódico La razón: un adeudo de 23 millones de pesos que no se ha cubierto y que la compañía papelera ya reclama por la vía legal El pleito volvió a enredarse cuando los directivos pretendieron cubrir parte de la deuda ?136 millones de pesos? cediendo un terreno que era objeto de disputa jurídica A Telmex se le deben 5 millones de pesos y una cantidad similar se negocia con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pues durante un largo período se dejó de pagar la luz En el plano laboral, el diario enfrenta 150 demandas de empleados de diversas áreas, quienes se fueron por falta de pago y ahora reclaman su liquidación conforme a la ley Renovación con pendientes El lunes 23, cuando Daniel Moreno asumió la dirección editorial, se encontró con una infraestructura mermada: "Lo primero que me sorprendió es que este edificio está lleno de trucos"; por ejemplo, para que el elevador llegue al tercer piso hay que oprimir el botón del cuarto No había suficiente iluminación y desde hace mucho tiempo no se hacía limpieza, pues encontró basura en cajas y montones de papeles en los escritorios Al empezar a preparar la edición del día siguiente ?martes 24?, descubrió que sólo dos o tres computadoras tenían conexión a Internet Continúa: "Encontré un periódico en el que, por desgracia, las condiciones materiales llegaron a la mínima expresión Descubrí un foco rojo: que el periódico salía de milagro Las dificultades financieras frenaron la inversión y la reparación de equipos "En la parte periodística también hay problemas por la misma razón Hay reporteros y personal ?extraeventual? que no ha cobrado en años Tampoco se ha podido renovar cuadros y, en esas condiciones, menos se podían afrontar los retos del periodismo de este siglo que hoy encabezan otros periódicos, los cuales traen otro esquema, nuevo diseño, manejo de color y otras formas de acercarse al lector" En cuanto a los reporteros y la redacción, Moreno afirma que la mayoría del personal es gente con 20 o 30 años de experiencia, "con todo lo que eso implica Hay que ver qué tantas ganas tienen, qué tantas fuerzas y qué tanto interés tienen en este nuevo proyecto, para continuar haciendo cierto tipo de trabajo" El nuevo director no se aventura a fijar una fecha para el relanzamiento del diario Admite que por ahora está ocupado en conocer a todo el personal y en garantizar la edición Dice que el nuevo diseño se presentará en poco tiempo, pero no será en dos meses; primero hay que contar con una infraestructura, cuadros profesionales y un equipo bien integrado ?¿Hay algo que rescatar de las entrañas de Excélsior? ?pregunta el reportero ?A reserva de que hubiera muchas cosas más, rescataría la vocación de la gente que trabaja aquí y el compromiso con el cabezal Este periódico tuvo muchas dificultades, pero no dejó de salir Quizá muchas veces salió tarde, pero cumplió con sus lectores Los problemas no parecen acabar para el periódico A pesar que el lunes 23 se aprobó su venta en asamblea, varios cooperativistas ?entre ellos viudas y trabajadores expulsados? aseguran que la operación fue fraudulenta y se aprestan a demandar que sea anulada Encabezan ese intento unos 200 cooperativistas que no recibieron el cheque de liquidación y quienes desde 2003 demandan la destitución del actual consejo de administración que encabeza Armando Heredia Rafael de la Huerta ha ganado en dos instancias el juicio y se le reconoce como el legítimo presidente del consejo, pero su contrincante Salvador Legorreta interpuso un recurso de apelación y el fallo está por anunciarse La señora Ana Palafox, quien heredó certificados de aportación patrimonial de su finado esposo, dice tener 8% de acciones del periódico Asegura que esos documentos son intransferibles y que ni Armando Heredia ni el gerente Francisco Xavier de Anda estaban facultados para vender el periódico Añade que se desconocen las auditorías y los avalúos sobre las propiedades Según un avalúo fechado en 2003, tan sólo el edificio de Reforma y Bucareli cuesta 45 millones de dólares Y de acuerdo con datos de la inmobiliaria Century, el metro cuadrado de esa zona se tasa entre 2 mil 500 y 3 mil dólares El inmueble que alberga el periódico tiene 10 mil metros cuadrados Los cooperativistas formalizaron su decisión ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, pero ahora dicen estar sorprendidos por la desigualdad de los pagos que recibieron, con extraña rapidez, el lunes 23: algunos recibieron 5 millones de pesos, otros 500 mil, otros poco más de 250 mil, y hay casos dramáticos de quienes obtuvieron 150 mil pesos por 50 años de antigüedad Las liquidaciones no sólo comprendieron los títulos como cooperativistas, sino que en una sola exhibición les pagaron la antigüedad laboral, vacaciones y demás prestaciones Ahora, la mayoría de los cooperativistas ya no puede entrar al edificio central de Excélsior, que desde el lunes 23 cuenta con vigilancia Los viejos trabajadores se reúnen en el edificio de Donato Guerra 12, el antiguo inmueble de fotocolor Ahí, con tristeza y frustración, discuten sobre el dinero que recibieron ?¿Fue justa su liquidación? ?se le pregunta a uno de ellos, que no dijo su nombre ?Nada justa Nos agarraron por hambre