Pide Bush remover la retórica del debate sobre la reforma migratoria

viernes, 24 de marzo de 2006
* De esta forma la Casa Blanca entra de lleno al juego político-electoral Washington, 23 de marzo (apro) - El presidente estadunidense George W Bush pidió al Congreso federal eliminar la retórica de la discusión y debate de la reforma migratoria, aunque advirtió que su país es una nación de leyes y éstas se van a aplicar y respetar "Urjo a los miembros del Congreso y a la gente que quiera comentar sobre este asunto, a asegurarse que la retórica esté en concordancia con nuestras tradiciones", declaró Bush en la Casa Blanca durante la reunión que sostuvo con los miembros del Grupo de la Reforma Migratoria, compuesta por empresarios, líderes comunitarios, laborales y hasta funcionarios de gobiernos locales El pedido de Bush a los legisladores de su país deja en claro que la Casa Blanca ya entró de lleno al juego político-electoral que acompaña ahora a la discusión de la reforma migratoria en el Capitolio "Debemos conducir este debate de una manera civilizada, de una manera que brinde dignidad al proceso", acotó el presidente En el preámbulo de la discusión y posible votación de un proyecto de ley de reforma migratoria en la Cámara de Senadores, el próximo lunes 27 de marzo, e incluso de la reunión de la Comisión Binacional México-Estados Unidos, de este viernes 24 de marzo en la capital estadunidense, Bush dejó en claro que mientras en el Capitolio no haya una concordancia en el contenido de las legislaciones de las dos Cámaras, será mejor dejar el asunto en el impasse, por lo menos hasta después de las elecciones legislativas de medio periodo que se realizarán el próximo martes 1 de noviembre Frente a las crecientes denuncias y manifestaciones masivas en todo Estados Unidos de la comunidad hispana, de los mismos indocumentados y corrientes como las que integran el Grupo de la Reforma Migratoria, por las medidas radicales anti-migratorias asumidas por el Partido Republicano, como se percibe en el proyecto de ley 4437 aprobado en diciembre del año pasado en la Cámara de Representantes, que pide dar la categoría de criminales a los indocumentados, Bush y sus correligionarios políticos intenten ahora dar una cara más flexible respecto de la discusión del tema "La nuestra es una nación de leyes y de inmigrantes, y creemos que podemos tener una política racional importante en materia migratoria; basada en la ley que refleje nuestro profundo deseo de ser una nación compasiva y decente", apuntó Bush en la Casa Blanca La aparente flexibilización en la posición del Partido Republicano en materia de la reforma migratoria, tiene un solo objetivo; evitar que la comunidad hispana, con sus manifestaciones contra el proyecto de ley 4437, logre mover a bases electorales importantes para quitarle al Partido Republicano el control mayoritario de la Cámara de Representantes, cuyas 435 curules estarán en disputa en los comicios de noviembre No obstante al llamado que hizo Bush a los legisladores federales, el mandatario reiteró su posición sobre el plan de reforma migratoria: "Nuestro gobierno debe fortalecer la vigilancia de nuestras fronteras, tenemos planes para hacerlo, pero parte del proceso de fortalecer la vigilancia de nuestras fronteras es contar con un programa de empleo temporal que aliente a la gente a registrar su presencia para que podamos saber quién es y decirle que es bienvenido por un cierto periodo de tiempo si está haciendo un trabajo que los estadunidenses no hacen", enfatizó el presidente La oferta de Bush, en términos del programa de empleo temporal, es dar trabajo por seis años a la comunidad de inmigrantes indocumentados que ya están en la Unión Americana, y que se estima en unos 12 millones de personas, pero al término de su servicio temporal serían deportados a su país de origen En el debate que reinicia el próximo lunes en la Cámara de Senadores, se prevé la aprobación de un proyecto que contenga un programa de empleo temporal a través del cual los indocumentados eventualmente logren conseguir la residencia permanente en la Unión Americana; una legislación así contrasta con la legislación 4437 aprobada en la Cámara de Representantes, que ni siquiera contiene una propuesta de empleo temporal para los indocumentados La incompatibilidad de las dos versiones legislativas automáticamente pondría en un estado de limbo a la reforma migratoria, por lo menos hasta después de las elecciones legislativas federales de noviembre