Nuevo León, desgobernado

domingo, 26 de marzo de 2006
La reiterada afirmación de que los muertos de Tamaulipas son arrojados en territorio de Nuevo León, y que por eso se recrudece la violencia, pasó a la historia: ahora los cárteles del Golfo y de Sinaloa se refugian en suntuosos fraccionamientos de esta ciudad, ajustan sus cuentas a cualquier hora y cuentan con la protección de la policía local, destaca Proceso en su edición de este domingo 26 de marzo Por si esto fuera poco, el gobernador Natividad González Parás rechaza la ayuda federal para combatir el narcotráfico Su argumento: "Nosotros podemos solos" En esta entidad, considerada entre las más prósperas del país, la tranquilidad de municipios como San Pedro Garza García y San Nicolás se ve trastocada por la presencia de narcotraficantes que, bajo la apariencia de empresarios, rentan o compran residencias en los más exclusivos complejos residenciales Tan evidente es su actividad, que el 22 de febrero el Departamento de Estado recomendó a los estadunidenses no visitar Nuevo León, porque sus vidas pueden correr peligro Pero aparte de la violencia y el elevado consumo de drogas por los niños, aquí es motivo de escándalo el derroche financiero y el tráfico de influencias que se le atribuyen al gobernador Natividad González Parás, quien se dedica a promover al candidato presidencial Roberto Madrazo, a viajar a Europa con cargo al erario y a facilitarle la vida a sus parientes mediante contratos de obra pública, dice el reportaje que publica Proceso en su edición 1534, de este domingo 26 de marzo

Comentarios