Ibsen y Grieg, centenarios noruegos

lunes, 27 de marzo de 2006
México, D F, 27 de marzo (apro)? El próximo 23 de mayo se cumple el primer centenario del fallecimiento de Enrique Ibsen (1828?1906), dramaturgo nacional de Noruega y autor de Casa de muñecas, una obra que desde su primera puesta escénica en 1879 ha significado algo más que una mera pieza psicológica: Nora, el personaje central de Casa de muñecas abandona al marido y simboliza, hasta nuestros días, a la mujer liberada En 1865, Ibsen era ya un prestigioso escritor en Escandinavia por Los simuladores y Brand, la épica Dos años más tarde, tras viajar por Italia, publicó su fantástico drama poético Peer Gynt, en Copenhague, con tal éxito que a los 14 días se reimprimieron en Dinamarca 2 mil copias más de aquellos versos En una carta a su editor danés Federico Hegel desde Roma, el 5 de febrero, el dramaturgo contaba: "Por fin puedo anunciarte que mi próxima pieza va viento en popa y la terminaré en verano Será un extenso poema dramático sobre una figura aventurera mitad mítica y mitad de cuentos de hadas en la reciente imaginación popular noruega No será otro Brand ni tendrá un contenido polémico" Originalmente, Ibsen deseaba que su largo escrito Peer Gynt fuese leído más que llevarlo a la vista del público en los foros nórdicos, ya que su montaje planteaba varios retos, por ejemplo: el protagonista que brinda título al poema, se traslada en súbitos cambios desde su hogar en las montañas nevadas de Noruega rumbo a las costas de Marruecos, pasa por las pirámides de Egipto y el desierto del Sahara, para luego volver Eventualmente, Ibsen cambió su forma de pensar El 23 de enero de 1874 escribió una misiva a su paisano Eduardo Grieg (1843?1907), desde Dresden, Alemania, proponiéndole escribiera "la música necesaria" para su proyecto de adaptación escénica a Peer Gynt El 6 de febrero Ibsen informó a Ludwig Josephson, el director sueco quien le dirigió con éxito sus obras Los simuladores y Comedia de amor en 1873, que había concluido una versión corta de Peer Gynt, para representarla como "drama musical" A Josephson le encantó la idea y por fin, el 24 de febrero de 1876 se realizó la triunfal première del Peer Gynt musical en el Teatro Real de Cristiana (hoy Oslo) Diez años más tarde, la producción se volvería a montar en el Dagmartheater, de Copenhague, con la misma respuesta favorable e igual elenco al original de Noruega, que encabezaba Enrique Clausen como Peer Gynt Y en cuanto a Casa de muñecas en México, fue llevada a escena por el Centro Cultural Universitario de la UNAM en mayo de 1973; entonces, Nadia Piemonte la catalogó como una "obra acerca de la liberación de la mujer por su personaje Nora y sus conflictos matrimoniales" A fines de 1981, el director Rafael López Miarnau montó Las columnas de la sociedad en el Teatro Jiménez Rueda y el cronista Bruce Swansey definió esa puesta para el semanario Proceso, así: "El interés que todavía hoy despiertan autores como Ibsen se debe a su carácter contemporáneo" En opinión del crítico teatral mexicano Francisco Turón: "Durante la época en que Ibsen escribió Casa de muñecas, Noruega era un lugar donde la sociedad era totalmente machista, al igual que en el resto de Europa Ibsen, consciente de éste hecho, decía: ?Nuestra sociedad es masculina y hasta que no entre en ella la mujer, no será humana? El hecho de que la obra tiene como protagonista a una figura femenina, la cual tiene un comportamiento que evoluciona en rebelión fue un escándalo para la sociedad y una revolución para las mujeres de su época "Se puede decir que el personaje de Nora tiene dos facetas: la verdadera parte de ella y la que simula ser Su personaje es visiblemente comparado con una muñeca y por esto el título lleva este nombre Al principio, Nora tiene ocho años de casada con Torvaldo Helmer, abogado y próximamente director de un banco, y con quien tuvo tres hijos En la segunda fase concluye después de una evolución que se da a lo largo de la obra, concluye separándose de su marido y abandonando a su casa e hijos Esto le demuestra a la sociedad que las mujeres pueden ser libres e iguales a los hombres, incluso superiores" Pero para ello necesitan ser personas decididas y capaces de luchar, como declaraba Ibsen: "Si dudas de ti mismo, estás vencido de antemano" Concluye Turón, quien en 1995 dirigiera y actuara Espectros (1881), de Ibsen, en el Teatro Carlos Lazo de la UNAM: "La sociedad de aquel tiempo tenía una idea muy equivocada de cuál era el rol de la mujer en la familia; una chica pasaba de las manos de los padres directamente a la de sus maridos, sin libertad alguna Casa de muñecas fue una revolución para la sociedad y Nora, un paradigma a seguir" Noruega conmemora este 2006 a Ibsen (wwwibsennet), pero también el próximo año celebrará el centenario de la muerte de su compositor nacionalista más popular, Eduardo Grieg, cuyas dos suites de Peer Gynt son las que gozan de mayor reconocimiento en el mundo musical Su fama está por encima de otros compositores noruegos de su tiempo, como Ole Bull (1810?1880), Halfdan Kjerulf (1815?1868), Johan Severin Svendsen (1840?1911) y Richard Nordaak La música de Grieg, a veces influida por Schumann o Mendelssohn, posee un sustrato íntimo que la hace singular pues, aparte, trabajó con material folclórico El cancionero antológico de Ludwig Matthias fue su consulta de cabecera con más de 600 melodías noruegas que usó como temas ¿Quién no recuerda su Peer Gynt, las interpretaciones en concierto o grabaciones de las bellas piezas En el salón del rey de la montaña, La muerte de Aase, Canción de Solveig y Voces de la mañana, tomadas para soundtrack de películas o en múltiples transmisiones de series televisivas y radiofónicas como música de fondo? El 24 de noviembre de 1938, el compositor Werner Egk (1901?1983) condujo en la Ópera de Berlín el estreno de su ópera Peer Gynt y, según el crítico mexicano José Antonio Alcaraz (qepd), en su recuento "Carmina Burana" (revista Proceso número 76, 17 de abril de 1978): "Los periódicos nacionalsocialistas dirigieron grandes ataques hacia su obra, hablando de plagio a La ópera de tres centavos y a la ?música de sistema?, declarándola inepta para el encuadre nazi del mundo" El Peer Gynt que permanece ha sido, pues, el de Ibsen y Grieg

Comentarios