Hermetismo tras la captura de exlíder de escuadrón de la muerte

martes, 28 de marzo de 2006
* El ganadero Agustín del Valle encabezó a un grupo de sicarios en Chiapas Tuxtla Gutiérrez, Chis , 27 de marzo (apro)- Luego de un impresionante operativo, miembros de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) detuvieron el miércoles pasado al ganadero Agustín del Valle, el que, en complicidad con policías judiciales, encabezó un escuadrón de la muerte en la zona Costa para ejecutar a secuestradores, y al que en su rancho "Yoreme" --del municipio de Maspatepec-- se le ubicó un cementerio clandestino Si bien la Fiscalía General del Estado (FGE) ha guardado hermetismo sobre la captura, trascendió que la esposa del ganadero, Dalia Peña Mesa, y su cuñado, Rogelio Peña Mesa, fueron detenidos en el rancho "El Novillero", municipio de Reforma, en que irrumpieron agentes federales Del Valle Uriarte y su esposa fueron trasladados al penal de El Amate, y Rogelio Peña Mesa fue puesto en libertad En el diario local Cuarto Poder, el reportero Ramiro López, que cubrió el operativo en el rancho del municipio Reforma, colindante con Tabasco, destacó que los habitantes de la ranchería "San José" señalaron que son constantes las incursiones de policías en la zona, luego de la matanza en Ostuacán entre presuntos narcos, y los operativos en el rancho "El Grijalva", ubicado en Macayo tercera sección Cabe recordar que el rancho "Yoreme", antes denominado "Patashte" o "El Mexicano", apareció en los registros oficiales como propiedad de Agustín del Valle En diciembre de 1998, tras las indagatorias para dar con los responsables del asesinato del comandante de la Judicial, Ralf Hitzen Wever, policías estatales dieron con el "Yoreme", y en él hallaron un cementerio clandestino, con los restos de al menos cinco personas que fueron torturadas antes de recibir el tiro de gracia Ya en enero de 1999, el entonces titular de la Procuraduría local, Eduardo Montoya Liévano, convocó a la prensa para dar a conocer el descubrimiento del cementerio clandestino en el municipio de Mapastepec Detalló que tenían conocimiento de entre 37 y 58 ejecuciones, todas reportadas en la zona Costa, y entonces culpó de ello a "una banda de delincuentes perfectamente organizados" Sin embargo, tras un cateo a una de las casas de Werclaín Ramos Aguilar se reveló la estrecha relación entre policías y sicarios supuestamente encabezados por Agustín del Valle A Ramos Aguilar se le decomisaron varias versiones estenográficas de intervenciones telefónicas En una de ellas --del 18 de junio de 1999--, Montoya Liévano registró una llamada telefónica de Agustín del Valle, propietario del rancho "Yoreme" y padre de Álvaro del Valle, un niño de 12 años torturado y violado por judiciales, en que supuestamente admitía haber matado al comandante Hitzen Wever Según se desprende de la conversación, los secuestradores --cuyos cuerpos se localizaron seis meses antes-- fueron torturados y ejecutados por civiles y agentes judiciales, los que conformaban un singular escuadrón de la muerte También se supo que Del Valle prestó su rancho para que los policías enterraran a los presuntos delincuentes que iban liquidando