Servicio de agua, meganegocio en Aguascalientes

martes, 28 de marzo de 2006
Avalada por gobierno y Congreso priistas, la empresa privada CAASA se ha mantenido en operación aun bajo las administraciones panistas --que incumplieron su oferta de auditarla--, y por ello las finanzas de la concesionaria, a la fecha, son un misterio Aguascalientes, Ags, 27 de marzo (apro)- Con más de una década en la distribución y cobro del vital líquido, la Concesionaria de Aguas de Aguascalientes (CAASA) ha generado críticas ciudadanas y de partidos por su irregular desempeño, en el que destacan el creciente número de familias que carecen de acceso al servicio, o el cobro de "aire" en las tomas, y por ello ya se le ubica como un ejemplo del fracaso en la privatización del recurso Es por ello que diputados de los distintos part6idos políticos cuestionan los "cortes" que la concesionaria aplica a viviendas o escuelas, aunque por otro lado los legisladores se resignan a aceptar que sería oneroso indemnizar a la empresa Cabe recordar que el servicio de agua potable en esta ciudad fue privatizado en 1993, y se entregó a CAASA por iniciativa del entonces gobernador priista Otto Granados Roldán En aquella oportunidad, el Congreso con mayoría tricolor avaló la propuesta del exvocero de Carlos Salinas, y se estableció un periodo de concesión por 20 años La concesión fue después el principal argumento político del candidato panista Alfredo Reyes Velásquez, quien prometió remunicipalizar el servicio, de ganar la alcaldía de Aguascalientes en 1995, hecho que consiguió en las urnas Ya en el cargo, Reyes Velásquez no sólo incumplió su promesa, sino que aumentó el lapso de la concesión a 30 años, según consta en el libro Quiebra el capital político del PAN, del periodista Héctor Zanella Durante los procesos electorales en Aguascalientes de 1998, 2001 y 2004, el tema de la concesión del agua ha tenido referencias de los aspirantes de prácticamente todos los partidos, aunque las críticas al servicio se mantienen El propio candidato tricolor Francisco Labastida Ochoa se refirió al caso del agua, de gira por Aguascalientes el 6 de abril de 2000, se comprometió, de ganar la Presidencia, "a hablar con las autoridades y arreglar el problema del agua" Servicio cuestionado El 7 de noviembre de 1998, la mayoría panista en el Congreso, con el apoyo de legisladores independientes, desechó una iniciativa de la oposición para autorizar los cortes en el servicio Al operar como monopolio, CAASA mantiene ese control sobre el cobro de agua y la aplicación de suspensiones, lo mismo en viviendas humildes que en instituciones educativas Uno de los casos más notorios acaeció recientemente, cuando el 16 de diciembre del 2004, el Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA) reveló no tener recursos económicos para el pago del servicio de agua El director del plantel, Roberto Arana Morán, justificó que no se pudieron liquidar los adeudos, "pues apenas salimos tablas con los gastos para cerrar el 2004" El servicio fue cortado un par de días, y el ITA pidió el apoyo de autoridades locales como intermediarios En octubre de ese mismo año, el alcalde panista Ricardo Magdaleno Rodríguez estimó en 22 mil el número de familias con carencias para pagar el servicio Pero al mismo tiempo, reconoció que cuando asumió el cargo en 2002, ese número era tan sólo de 14 mil El 19 de marzo último, el presidente de la Red Ciudadana Movidos, Alfredo Ruano, quien ha reunido firmas en contra de la concesionaria, calculó en cien mil el numero de habitantes en Aguascalientes que carecen de acceso al servicio del agua potable Acusó directamente a CAASA de ofrecer "una administración deficiente, incapaz y abusiva" Pero a la hora de prestar el servicio, ésta no siempre entrega buenas cuentas El domingo 8 de enero último, diarios locales informaron que la concesionaria dejó sin agua a vecinos del fraccionamiento "José López Portillo" por al menos una semana, para lo cual se pretextaron reparaciones al pozo abastecedor, y se debió recurrir al uso de pipas para dotar de agua a los habitantes Solamente en los primeros meses del actual ayuntamiento de la capital, que entró en funciones el 31 de diciembre de 2004, se reportaron un total de mil 841 quejas ciudadanas por cobros o servicios no otorgados por la concesionaria Después, el municipio ya no ha confirmado nuevas cifras Finanzas ocultas Los recursos económicos manejados por CAASA son un misterio Aunque el acuerdo de concesión establece que deben realizarse auditorías cada cuatro años a partir del inicio del contrato en 1993, ni las gestiones municipales de Alfredo Reyes o Luis Armando Reynoso --actual gobernador-- efectuaron algún análisis financiero El actual edil, el también panista Martín Orozco Sandoval, anunció desde finales del año pasado una auditoría a CAASA, para que el agua "no se convierta en bandera política", y prometió dar a conocer los resultados en diciembre de 2005, después habló que sería en febrero A la fecha, no se ha dado a conocer resultado alguno El 2 de marzo de 2000, Armando López Campa, entonces líder priista en el Congreso, denunció que la Concesionaria de Agua se encontraba en "quiebra técnica", y aseguró que los pasivos de esa empresa estaban siendo colocados en el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa) Este señalamiento no era nuevo En julio de 1999, La Jornada mencionó a varias empresas relacionadas con el Fobaproa, y destacó entre éstas a la Concesionaria de Aguas de Aguascalientes En varias ocasiones se ha pedido cancelar el contrato de concesión, lo que originaría una indemnización de la que se manejan diversas cifras El 15 de agosto de 2003, el regidor priista Isidoro Armendáriz García declaró que el costo de cancelación del servicio alcanzaría los 600 millones de pesos, por daños y prejuicios e inversiones de la misma empresa Pero en enero último, el alcalde Martín Orozco sostuvo que el costo llegaría a los 800 millones Fracaso de la privatización "¡Qué horror!", es la expresión del diputado local del Partido Convergencia, Luis Enrique Estrada Luévano, al referirse al tema de la privatización del servicio del agua, al que califica de "un derecho fundamental de las personas" Estrada Luévano participó, junto con otros cuatro legisladores, en el reciente Foro Mundial del Agua, y aunque señala que el tema se manejó en ese espacio, "hemos vistos el fracaso enorme y rotundo que significó la privatización del servicio del agua en Aguascalientes, la mala calidad, la poca inversión y las condiciones en que se brinda el servicio" El legislador abundó en que "fue un absurdo del Foro del Agua no elevar a rango constitucional el derecho al agua" Y acerca del desempeño que autoridades locales han tenido frente a la concesionaria, definió: "Todos se han hecho los occisos Primero es bandera política y, cuando llegan al gobierno, las cosas cambian, se olvidan las promesas y dejan ver que existen intereses de por medio" Por su parte, el legislador del PRI, Francisco Díaz Alvarado, comentó que el alcalde panista Martín Orozco debe cumplir con su oferta, "en el sentido de realizar una buena auditoría a CAASA, y exigirle cumpla de manera adecuada con el servicio" Considera poco posible que el servicio sea retomado por el ayuntamiento, debido al costo económico que ello le significaría a la administración Aún así, afirma que la bancada del PRI ha cuestionado el desempeño de la concesionaria, "pues no ha garantizado el abasto, ejerce cortes del servicio y mucho de lo que se consume es aire y, sin embargo, esto se cobra en los recibos" Para el diputado perredista Abel Sánchez Garibay, "en el Congreso las bancadas de PRI y PAN solamente le han hecho al tío lolo, pues nunca se ha metido una iniciativa para revisar a fondo el problema del servicio de agua" De paso el perredista critica que "ahora los priistas se quieren hacer los buenos en criticar a CAASA, cuando fueron ellos quienes promovieron la privatización del servicio"

Comentarios