Renovación

miércoles, 29 de marzo de 2006
México, D F, 28 de marzo (apro)- Desde Miguel de la Madrid, los gobernantes mexicanos --incluido el tecnócrata que no sabe matemáticas (chiste alusivo a la academia pitagórica)-- han justificado el sello autoritario de sus decisiones con el imperativo de la modernización política Según ellos, utilizaron los restos del poder presidencial para romper los aparatos y las inercias que aún sujetan a las instituciones a un esquema centralista, vertical hasta contradecir la división de poderes, y tramposamente susceptible a golpes de timón basados en el interés personal de agentes políticos como el presidente de la República Al utilizarse de esa forma, es cierto que se ha menoscabado la institución presidencial, pero no el poder de la figura presidencial La razón es que ésta funciona también como un paraguas conveniente para los grupos de interés que lo levaron al poder, lo comparten con él o bien son sus aliados circunstanciales Un ejemplo Como oposición, el PRI ha sabido manipular las debilidades foxistas para continuar vivo; se ha lavado la cara mostrándose como un tenaz opositor a las pifias diplomáticas, a la ingenua "globalifilia" del presidente y a la privatización del sector energético Pero siempre ha estado listo para aprobar las reformas que concibe como avances dentro de su propia plataforma Es decir, en esos temas el PRI se ha mostrado negociador, aunque al equipo de Fox y a los legisladores de Acción Nacional no se les da mucho esa forma básica del trabajo político: convierten los asuntos en cuestión de abstractos principios ?que no tienen empacho en traicionar en la siguiente ocasión? o bien elaboran un alegato jurídico para cobijar intereses que saben inconfesables Al menos así lo hace un núcleo de poder panista que creció como una rémora del tiburón priista: todos abogados litigantes, entre quienes destacan los licenciados Fernández y Hamdan Su descendencia política, también integrada por abogados que se agrupan con singular gusto para las operaciones turbias, está conformada por los jóvenes seguidores de Felipe Calderón en el Distrito Federal: Miguel Ángel Toscano, Mariana Gómez del Campo, Gabriela Cuevas y Federico Döring Chorcha que sufrió hace años la pérdida del legislador de la República don Francisco "Cachondo", cuando éste se declaró independiente a raíz de que su dirigencia nacional lo reprendió por enseñar las nalgas en una publicación Principios son principios, le dijeron, y en efecto, era sólo el principio Al PRI le encantaría que Fox le hiciera el trabajo rudo: convertir a México en el país más cómodo para la inversión extranjera, aunque ello implique subestimar el escenario más probable en las actuales condiciones políticas y económicas: que el país quede en la deriva global, sin contar con motores ni controles capaces de remontar la competencia mundial en los sectores clave, los cuales, además, son protegidos por los gobiernos que establecen la agenda mundial Sin embargo, está en la naturaleza del PRI no hacer alianzas gratuitas, aunque le convengan en mediano plazo Para que esos avances en su agenda tengan sentido, tienen que dar pasos hacia el retorno al poder; de otra forma esos acuerdos se los acreditaría la contraparte, en virtud de que el poder le otorga prerrogativas para administrar, detallar y conducir esos acuerdos dentro de un marco de políticas públicas y de Estado Pero el foxismo no es un proyecto, sino un estado de cosas caracterizado por la indefinición de algunos temas urgentes y la frustración de otros que están en el propio interés de la tendencia político-económica que Vicente Fox representa sin conocerla a fondo Por ello, el casi expresidente no tiene un real margen de maniobra, sus límites tienen un carácter personal y todos sus adversarios lo saben Incluso la Ley de Acceso a la Información Pública Gubernamental --una señal de que Fox advirtió la necesidad de reposicionarse como factor de cambio social-- empezó a recibir duros golpes desde la bancada panista en el Senado cuando comenzó a ser utilizada por medios de comunicación y políticos para documentar la conducta presuntamente delictiva de familiares del presidente Otro signo de lo mismo es la progresiva sustitución de los funcionarios del gabinete por integrantes del llamado grupo Guanajuato, quienes en muchos casos son amigos de Vicente Fox, comparten su formación, y sus presuntos valores y su problemática personal dentro de los círculos del poder De hecho, a cambio del decidido, aunque inútil apoyo de Los Pinos a las campañas panistas, el presidente consiguió insertar los nombres de algunos de sus colaboradores en las listas de candidatos blanquiazules al Congreso, quienes en la medida que logren insertarse en grupos de poder establecido podrán mantener cobijado a su promotor, que parece haber sido borrado prematuramente de la política El uso autoritario de la Presidencia difícilmente podrá llevarse más lejos de lo que lo hicieron Carlos Salinas y Vicente Fox, con resultados distintos El primero pervirtió la investidura para implantar su proyecto, y el segundo para que el puesto le ayudara a realizar sus ideales personales de éxito, que en una visión irremediablemente narcisista intentó proyectar como ideal de nación, aunque jamás se allegó de instrumentos adecuados para hacerlo ¿Cómo llegó Fox a la Presidencia? Fue una de las consecuencias del grave menoscabo institucional, ya que de tanto ser sólo un instrumento de las elites internacionales de negocios, ni siquiera a ellas les funcionó como el más instrumento político en México Finalmente, una reflexión para aquellos que no se quitan la democracia de la boca ni para lavarla, como Roberto Madrazo, como Vicente Fox: "Para los griegos, isonomia era, aproximadamente, igualdad de derechos, e isocracia, aproximadamente, reparto equitativo de fuerzas; no eran ambas simples valores, sino ideas estructurales y regulativas de la vida de la polis" (Peter Sloterdijk) La única isocracia posible en este remedo de democracia sería interpretar así la división del Congreso en minorías equivalentes que, además, juegan con la agenda nacional para bloquear las iniciativas del adversario Y que el jefe del Ejecutivo siguiera, entonces, ejerciendo sus facultades para manipular los recursos del país como si gobernar fuera participar en el juego del turista Pero esa interpretación abusiva ignora un elemento básico: la polis misma, que está por mostrar si dentro de ese panorama fue capaz de originar una opción política que sea capaz de avanzar entre las prácticas reales de los estamentos de poder, pero tenga la voluntad y la fuerza necesarias para romper esas inercias En las actuales condiciones, la alternancia partidista en el poder podría haberse negociado sin problemas de principio, ya que el programa panista y priista no pone en tela de juicio el rumbo general de la conducción del Estado desde la época de De la Madrid Lo que podría trastocar el optimismo de esos partidos que crecieron juntos en la placenta revolucionaria, uno frente al otro, es que una tercera fuerza, construida a partir de premisas que parecían inviables, obtenga la Presidencia con una legitimidad renovada y fuera de los pactos basados en los secretos y las evidencias susceptibles de judicializarse Por ello, creo, en primer lugar, que una verdadera transición política no se impulsará principalmente desde la Presidencia Y en segundo, que el PRD no puede ser esa tercera fuerza política (aunque lo sea en términos de rendimiento de votos para tal o cual causa asociada con sus integrantes) Sólo con base en la legitimidad de un proyecto al cual supedite sus acciones el presidente de la República, la institución correspondiente y todas las demás podrían recuperar su identificación con las metas de la pluralidad social

Comentarios