Listo Bush para despedir a Fox en Cancún

jueves, 30 de marzo de 2006
* Viaja a Cancún para el encuentro trilateral con Fox y Harper Washington, 29 de marzo (apro) - George W Bush, el presidente de Estados Unidos está listo para sostener en Cancún, Quintana Roo, lo que podría ser su última reunión oficial con Vicente Fox como presidente de México En el marco de un encuentro trilateral que incluye a Stephen Harper, primer ministro de Canadá, el presidente Bush llegó desde este miércoles por la tarde a Cancún, donde permanecerá hasta el próximo viernes para hablar de la agenda de seguimiento de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad en América del Norte (ASPAN) y del problema de la inmigración indocumentada en su país dentro del ámbito de la seguridad fronteriza La Casa Blanca está consciente de que, en términos reales, ya no puede esperar mucho o nada, de parte del presidente Fox porque a éste le quedan solamente ocho meses al frente del gobierno de México; por ello se considera que la reunión de Cancún no será más que una simple sesión de fotografía que aprovechará Bush para despedirse oficialmente del mandatario mexicano y para darle la bienvenida oficial a Harper, con quien se reunirá por primera ocasión después de que el político conservador candiense llegara al puesto de primer ministro Pese a que Washington está respondiendo cortésmente a la invitación que le hizo Los Pinos para la reunión en Cancún con Fox, atrayéndolo con el imán político enclaustrado en la figura del primer ministro de Canadá, la Presidencia de México tiene la intención de utilizar la presencia de Bush para asegurarle a los mexicanos que la Casa Blanca está del lado del mandatario mexicano en la búsqueda de una reforma integral y humana a las leyes de inmigración en Estados Unidos Los últimos acontecimientos políticos en Estados Unidos, como las manifestaciones masivas en varias ciudades para protestar por las ideas radicales del fortalecimiento de las leyes de inmigración patrocinadas por el Partido Republicano, paradójicamente y para la buena fortuna de Fox, obligan a Bush a mostrarse menos conservador en sus ideas de la reforma migratoria, sobre todo porque el mandatario sabe que si se muestra flexible y receptivo del tema migratorio al lado del presidente de México, esta imagen podría servir para evitar que el voto de la comunidad hispana en las elecciones legislativas federales del próximo 1 de noviembre, no favorezca a los demócratas y les devuelva el control de la Cámara de Representantes que perdieron en 1994 Antes de salir para Cancún Bush aprovechó una pregunta que se le formuló en la organización conservadora y republicana American Enterprise Institute sobre el debate de la reforma migratoria en la Cámara de Senadores, para dar la impresión de que está en México para ofrecer una reforma integral que beneficie a los inmigrantes indocumentados y sin darles el trato de criminales, como lo establece el proyecto de ley 4437 aprobado en diciembre pasado en la Cámara de Representantes y que antes aplaudió "Tenemos que ser cuidadosos con el lenguaje que usamos cuando se trata de debatir este asunto tan importante La gente no debe enfrentar a vecino contra vecino, o a grupo contra grupo en este país, la nuestra es una nación capaz de asimilar a la gente porque creemos en los derechos y dignidad humana de todos", declaró el mandatario En este discurso Bush reiteró su decisión de apoyar una reforma a las leyes de inmigración que establezca la creación de un programa de empleo temporal, sin que éste sea una especie de amnistía para indocumentados, que garantice la seguridad nacional estadunidense y el fortalecimiento de la vigilancia en la frontera con México, a través de la contratación de más agentes de la Patrulla Fronteriza y con el uso de tecnología, incluida la militar Washington de Cancún no espera más que retórica y buenos deseos de parte de Bush para trabajar con el Capitolio por una reforma migratoria integral, porque entiende, además, que el futuro del ASPAN depende más del candidato que salga electo como presidente de México, el próximo domingo 2 de julio, que del moribundo gobierno de Vicente Fox

Comentarios