Lo que la integración dejó fuera

viernes, 31 de marzo de 2006
* Bush, Fox y Harper en Cancún México, D F, 30 de marzo (apro)- El encuentro entre los mandatarios de América del Norte, George W Bush, Vicente Fox y Stephen Harper, en Cancún, Quintana Roo, tiene como objetivo buscar mecanismos para elevar la competitividad de la región, fortaleciendo el bloque común para enfrentar la competencia de China El llamado "Dragón asiático" se convirtió en el segundo socio comercial de Estados Unidos, desplazando a México a la tercera posición Fortalecer la seguridad regional es otro de los temas que se aborda en Cancún, después de que, en marzo de 2005, los tres países suscribieron el Acuerdo para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN) Competitividad, seguridad y prosperidad de la región están vinculadas a dos aspectos que quedaron fuera del TLCAN y del ASPAN: la integración de los mercados laborales y el desarrollo económico del socio más débil, en este caso México El encuentro de Cancún tiene como marco la discusión en el Senado estadunidense de una reforma migratoria, que pretende ir más allá de la seguridad y el control de la frontera, haciéndose cargo del crecimiento de la migración sin papeles, pero también de que en Estados Unidos viven y trabajan cerca de 12 millones de indocumentados, la mayoría de ellos (56%) mexicanos, cerca de las tres cuartas partes de hispanos La reforma a las leyes de inmigración en Estados Unidos es, sin duda, uno de los temas más importantes, sensibles y complejos que deberá abordar y resolver el 109 Congreso La intensificación del cabildeo en ese país para impulsar la reforma migratoria y estabilizar el mercado laboral, muestra que los empresarios ?en su mayoría-- son los primeros interesados en la mano de obra de los inmigrantes, fundamentalmente hispanos También los sindicatos han abandonado su tradicional rechazo a la migración y se ubican ?mayoritariamente, incluida la poderosa AFLCIO-- a favor de las reformas sociales necesarias para abrir los mercados laborales al trabajo de inmigrantes La creciente emigración de México hacia Estados Unidos, no tiene sus raíces sólo, ni fundamentalmente, en la pobreza en México (los más pobres no migran), o en la falta de empleo (90% de quienes emigraron tenía empleo), ni siquiera en el diferencial salarial (abismal entre los dos países) Vista en sus múltiples dimensiones, el desarrollo de la migración en las últimas décadas, forma parte del "proceso de integración económica regional y del desarrollo de México, que crean condiciones estructurales para alentar la migración hacia Estados Unidos", señala Jason Ackleson, del Immigration Policy Center Se equivocaron rotundamente quienes pretendieron que, con el TLCAN, se crearían empleos en México, lo que conduciría a una disminución de la migración Desde fines de los ochenta, los flujos migratorios de México a Estados Unidos han mantenido un ritmo de crecimiento acelerado y constante A pesar de todas las políticas unilaterales de control de la frontera, desde la década de los ochenta, la migración indocumentada ?proveniente de México-- no ha dejado de crecer El aumento de la migración a Estados Unidos ha corrido en paralelo con el aumento de la integración comercial y económica regional iniciada con la incorporación de México al GATT, en 1986, consolidada con el TLC, en 1994, y acrecentada con el Acuerdo para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte, de marzo de 2005, anunciada por los presidentes Bush y Fox y el entonces primer ministro de Canadá, Paul Martin A mayor integración ha correspondido más migración, acompañada por erráticas políticas unilaterales de control por parte de Estados Unidos "El ASPAN ha facilitado la movilidad de la élite de la clase empresarial norteamericana, pero no incluye inmigrantes, particularmente aquellos que ocupan los trabajos menos calificados", dice Ackleson, en el ensayo "Inmigración e integración económica norteamericana" Añade: "El aumento casi al triple del comercio mexicano-estadunidense en el periodo posterior al TLC, ha ido acompañado por un dramático incremento de la inmigración indocumentada de México hacia Estados Unidos, con un promedio de 260 mil al año en el periodo 1990-1994, a aproximadamente 485 mil en el periodo 2000-2004" La creación del mercado norteamericano se ha caracterizado por el movimiento de todos los factores: bienes, capital, insumos, información, servicios, todos menos uno, el movimiento de personas, de manera que el proceso de integración norteamericana, ha tenido lugar con mercados laborales cerrados, principalmente en lo que se refiere a la mano de obra menos capacitada La migración se ha convertido para México y Estados Unidos en un tema de política interna, pero también en un asunto de política económica Para los países de América del Norte, la apertura de los mercados laborales con plazos definidos debiera ser el tema central del fortalecimiento de la integración Algunos datos muestran la necesidad y la fuerza de esa integración, que avanza a pesar de la ausencia de acuerdo de los gobierno para abrir los mercados laborales Los hispanos son en Estados Unidos la primera minoría desde el verano de 2003, y para el año 2050, uno de cada cuatro trabajadores será hispano Diez por ciento de las pequeñas empresas en ese país son de hispanos; 16 millones de negocios hispanos tienen un crecimiento anual de 31%, a diferencia de la media nacional, que se ubica en el 10% Para 2005, los hispanos serán el 243% de la población en Estados Unidos, de acuerdo con proyecciones del Census Bureau Los inmigrantes hispanos son ya el 5% de la fuerza laboral en Estados Unidos La migración indocumentada de México a ese país aumentó de manera dramática: viven y trabajan en Estados Unidos alrededor de 6 millones de indocumentados mexicanos Son trabajadores y se les llama "ilegales", mientras se soslaya el hecho de que fuerzas trasnacionales de naturaleza económica y social impulsan la migración Desde 1986, el gobierno de Estados Unidos ha impulsado unilateralmente políticas de control migratorio Ha pretendido reducir la migración a través de la frontera México-EU Dichas políticas no sólo fracasaron en su objetivo de reducir la inmigración indocumentada, sino que han creado un problema mucho mayor Han empujado los flujos migratorios a regiones más remotas, lo que tuvo como resultado elevar el triple las muertes en la frontera y, al mismo tiempo, han elevado los costos del control de la frontera y aumentado la intervención de los "polleros" y del crimen organizado en la región fronteriza, que se ha vinculado con el narcotráfico Mientras se persigue a quienes cruzan la frontera en busca de trabajo, tierra adentro se impone la lógica económica y se les contrata Tema ausente Estados Unidos "ha puesto en marcha un conjunto de políticas que se mueven hacia la integración Mientras insiste en la separación, se mueve hacia la consolidación de todos los mercados americanos, excepto uno: el laboral," advierte Douglas Massey de CATO Institute, en el ensayo "Fracaso en la frontera" En el proceso de integración económica de América del Norte, la migración vinculada con los mercados laborales es un tema ausente, en torno al cual los tres países carecen de una visión común No existe integración de los mercados laborales, a pesar del crecimiento permanente y acelerado de los flujos migratorios de México hacia Estados Unidos desde la década de los ochenta, a pesar de la libertad de circulación de los capitales, iniciada en 1986 con la entrada de México al GATT, continuada con el TLCAN en 1994 y con el ASPAN en 2005 Las grandes marchas de hispanos en ciudades de Estados Unidos, como Los Angeles, Chicago, Phoenix, Atlanta, Dallas y Detroit, entre muchas otras, bajo la consigna una y mil veces repetida de "somos trabajadores no criminales" y la demanda de una reforma migratoria, sacaron a la luz la necesidad de atender un tema de naturaleza social y económica largamente soslayado Esta semana, son estudiantes latinos los que han tomado las calles en diversas ciudades El problema que están planteando es crucial para México y Estados Unidos, así como para la integración y para mejorar la competitividad regional En la reunión trilateral de Cancún, el Presidente Fox debe poner sobre la mesa dos temas centrales que atañen a la integración: la competitividad y el futuro de la región: la reforma migratoria en ese país, la apertura de los mercados laborales y el apoyo al desarrollo de México En cuanto a la relación bilateral, es crucial para que avance la reforma migratoria el compromiso que asuma el Presidente Bush para empujarla entre los senadores republicanos, en su mayoría conservadores y proclives a circunscribir el tema a políticas de control policiaco Bush no se ha comprometido plenamente, más allá de un programa de empleo temporal y de reforzar medidas de seguridad Fox debería demandar a Bush ese compromiso El liderazgo de Clinton fue crucial para que el Congreso estadunidense ratificara el TLCAN, pero la reforma migratoria difícilmente pasará sin el apoyo decidido, comprometido y activo de Bush Los tres países debieran avanzar en compromisos con enfoques bilaterales y trilaterales para el manejo de la frontera y la migración laboral Doris Meissner quien fuera comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN) ha propuesto la creación de visas de inmigración TLCAN Actualmente existen visas comerciales "trade NAFTA", que son otorgadas ampliamente a profesionales y que excluyen la mayor parte de las categorías laborales en las que se ubican los migrantes indocumentados En el TLCAN y, ahora, en ASPA, ha estado ausente una política conjunta para impulsar el desarrollo de México como el país más rezagado de la sociedad norteamericana Esto ha tenido efectos perniciosos, agudizando los desequilibrios regionales y la desigualdad entre el norte y el sur del país, entre dos economías, una moderna eficiente y dinámica y, otra, tradicional y atrasada La experiencia europea ?naturalmente con modelos políticos y experiencias sociales, económicas e históricas distintas-- muestra la importancia del movimiento de trabajadores, acompañado con apoyo económico al desarrollo de los países más pobres, como fueron en su momento España, Portugal y Grecia Cancún representa una oportunidad para abordar y discutir los grandes temas de la integración norteamericana En primer lugar, la competitividad de la región vinculada con la apertura de los mercados laborales y con políticas de apoyo al desarrollo del socio más débil, en este caso México, que está enfrentando problemas que amenazan incluso su estabilidad, como son el insuficiente crecimiento económico y la falta de creación de empleos y la ampliación de las brechas social y regional Los grandes temas pendientes de la integración norteamericana están planteados por la realidad, pero difícilmente serán abordados con visión de largo plazo y estrategias comunes Cancún puede ser otra oportunidad perdida, una ocasión para la foto de los presidentes Bush y Fox y el primer ministro Stephen Harper

Comentarios