Al borde del abismo

domingo, 5 de marzo de 2006
En el mundo, mil 500 millones de seres humanos no tienen acceso al agua potable Por esta situación, 34 mil personas están condenadas a morir diariamente De hecho, cada ocho segundos muere un niño por padecimientos asociados a la falta del líquido Pero la catástrofe apenas comienza La contaminación de los principales ríos y lagos del mundo, la deforestación y desecación de pantanos y ciénagas, la urbanización galopante y la sobreexplotación de mantos freáticos -entre otras agresiones a la naturaleza- presagian escenarios apocalípticos PARÍS- Las cifras son reveladoras: en 1950, el planeta estaba habitado por 2 mil 500 millones de personas Actualmente, la población mundial es de 6 mil millones de seres humanos En 2025, alcanzará los 8 mil millones De acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de organizaciones no gubernamentales (ONG), durante los próximos 20 años las necesidades de agua dulce del orbe crecerán de manera exponencial, pero no ocurrirá lo mismo con las reservas mundiales del líquido En 1950, éstas equivalían a 16 mil 800 metros cúbicos por habitante; en 2000 bajaron a 7 mil 300, y para 2025 sólo serán de 4 mil 800 Un metro cúbico equivale a mil litros Estos números no reflejan la realidad, pues el gasto de agua es muy desigual: actualmente, el promedio anual de consumo estadunidense por habitante es de mil 280 metros cúbicos; el europeo, de 694; el asiático de 535; el latinoamericano de 311 metros cúbicos, y el africano de 186 También es dispar el reparto del agua dulce en el planeta: la cuarta parte de las reservas mundiales se encuentra en América del Sur, en donde vive 6% de la población del mundo En cambio, el continente asiático, que alberga a 60% de la humanidad, sólo cuenta con la tercera parte de dichas reservas Para comprender con mayor amplitud el problema del agua en el mundo, es indispensable tener presentes los siguientes números: 75% de la superficie del planeta está cubierta por agua, pero sólo una mínima parte -25%- es dulce y de ésta una ínfima porción es fácilmente asequible La mayor cantidad -70%- se encuentra en capas subterráneas; 317% en los casquetes glaciares y heleros, 011% en los ríos y lagos; 0007% en la humedad de la Tierra, y 147% en la atmósfera Se calcula que mil 500 millones de seres humanos no tienen acceso a fuentes de agua potable Por esta razón, en el mundo diariamente mueren 34 mil personas, principalmente menores de edad, a un ritmo aterrador: cada ocho segundos fallece un niño De hecho, enfermedades relacionadas con la mala calidad del agua -cólera, tifoidea, disentería, poliomielitis, hepatitis A y E, meningitis- constituyen las principales causas de mortandad en el mundo, por encima del sida El Distrito Federal, arquetipo De no adoptarse medidas urgentes, en 2025 3 mil millones de seres humanos no tendrán acceso al agua potable Según información proporcionada por distintas agencias de la ONU, actualmente 31 países enfrentan terribles penurias por falta de agua Tres cuartas partes de las personas expuestas a estas condiciones de estrés hídrico -26% de la población mundial- radican en el Tercer Mundo, sobre todo en África Las mismas fuentes señalan que en 2030 esa proporción podría elevarse a 47% Sin embargo, subrayan que el Hemisferio Sur no será la única víctima de la escasez de agua Sólo dispondrán de reservas los países del norte de Europa, Canadá, Alaska, América del Sur, África Central, Rusia y Oceanía El resto del mundo, incluido México, Estados Unidos y China, tendrá grandes dificultades para obtener el líquido Los expertos de la ONU destacan que en 2025, 50% de los habitantes de las megalópolis vivirá en tugurios y carecerá de abastecimiento de agua potable, de servicios de evacuación de aguas residuales, así como de recolección de basura Además, recalcan que la población de las ciudades -esencialmente la de las 22 megalópolis que cuentan hoy con más de 10 millones de habitantes-, crecerá en 160% A mediados del siglo XXI, la población urbana será dos veces más numerosa que la rural Al igual que muchos especialistas, Maude Barlow y Tony Clarke califican el caso de la Ciudad de México como arquetípico: en el Distrito Federal se concentran todas las plagas presentes y por venir De origen canadiense, Barlow y Clarke ganaron el Right Livelihood Award, Premio Nobel alternativo creado en 2003 Ambos dirigen ONG internacionales La primera encabeza el Blue Planet Project y el segundo, el Polaris Institute En su libro La batalla contra el robo del agua mundial por las corporaciones, los dos expertos plantean que 40% del agua de la Ciudad de México se desperdicia debido a que la infraestructura hidráulica es obsoleta Insisten en que el ritmo de explotación de las capas freáticas -de las que depende 70% del consumo de agua dulce de la capital mexicana- es muchísimo más acelerado que el de recarga Afirman: La Ciudad de México casi se encuentra en una situación de penuria de agua y en los próximos 10 años todos sus recursos se habrán agotado El hundimiento de la Ciudad de México -que avanza a razón de 50 centímetros por año- es consecuencia directa de este espectacular desastre hídrico Los expertos apuntan: México fue la primera ciudad en el mundo que padeció ese fenómeno de hundimiento debido a la explotación abusiva de sus mantos freáticos Mientras más agua consumen los capitalinos, más se hunde su ciudad Según Barlow y Clarke, a mediados del siglo XXI las capas subterráneas de Arabia Saudita también se quedarán sin una gota de agua En Irán, la situación ya es alarmante: se habla de un déficit de agua superior a mil millones de metros cúbicos en las zonas rurales del país Para 2010, en Israel dicho déficit alcanzará 360 mil millones de metros cúbicos Se calcula que 13% de las capas freáticas de las costas israelíes están contaminadas por productos químicos y agua salada Para nadie es un secreto que, a los factores políticos y religiosos que causan el enfrentamiento entre israelíes y palestinos, se debe agregar una guerra terrible por el control del agua Todos los especialistas coinciden: los informes más alarmantes llegan de China Ese país -el más poblado del mundo- alberga a 25% de la humanidad, pero sólo cuenta con 6% del agua dulce disponible en el planeta Actualmente, 80% de los chinos bebe agua contaminada El famoso Huang He o río Amarillo demora semanas sin poder llegar al mar; en 1997, tardó 227 días Las dos terceras partes de las 600 ciudades del norte de China padecen actualmente graves penurias por falta de agua El nivel hidrostático de Pekín decreció tanto -37 metros en los últimos 40 años- que los expertos se preguntan si no se deberá trasladar a otra parte la sede del gobierno chino, explican Barlow y Clarke, quienes se muestran sumamente preocupados por el porvenir chino: Todas estas penurias ocurren en un momento en que las estimaciones más conservadoras señalan que el consumo industrial de agua podría pasar de 52 mil millones a 269 mil millones de toneladas por año en el curso de las próximas dos décadas, subrayan Por su lado, la ONG Worldwatch Institute afirma que China será el primer país en el mundo que deberá reestructurar a fondo su economía para enfrentar la penuria por escasez de agua Sus analistas recalcan que a mediano plazo la seguridad alimentaria mundial podría resultar gravemente amenazada por la situación china Explican: actualmente, en China la industria genera 60 veces más ingresos que la agricultura, por lo cual se desvía el agua de las zonas rurales hacia las áreas industriales De seguir así la situación, se prevé un fuerte descenso en la producción de cereales en el país Gracias a su excedente comercial y al dinamismo de su economía, China podrá enfrentar ese déficit comprando lo que necesita en el mundo entero Pero eso automáticamente generará un alza considerable en el precio de los granos y causará hambruna en el Tercer Mundo, incapaz de asumir estos altos costos La destrucción En varios capítulos de su libro, Barlow y Clarke hacen la lista -no exhaustiva- de las calamidades actuales y futuras provocadas por la escasez de agua dulce También explican cómo llegó la humanidad a este extremo El crecimiento demográfico dista mucho de ser la única causa de la escasez de agua dulce Basura doméstica, aguas residuales, pesticidas, herbicidas, abonos -incluyendo nitratos y fosfatos, productos químicos sumamente peligrosos-, residuos radioactivos, bacterias, desechos industriales y médicos, entre otros, contaminan cada vez más los ríos y las capas subterráneas Entre los múltiples ejemplos de devastación ecológica que citan los especialistas, se destaca la destrucción de las redes hidrológicas de la región fronteriza entre México y Estados Unidos Más de 100 productos químicos contaminan el río New, que se extiende desde Baja California hasta el Valle Imperial en Estados Unidos Las autoridades estadunidenses de salud indicaron a los pobladores que no deben tocar esta agua, calificada de mortal, y que habrán de mantenerse alejados de las orillas de dicho río Según informes oficiales citados por Josh Karliner en su libro El planeta de las corporaciones, 75% de las maquiladoras instaladas en la zona fronteriza entre México y Estados Unidos derraman sus desechos tóxicos directamente en los ríos, cuyas orillas están totalmente contaminadas por desperdicios industriales altamente tóxicos, basura y cadáveres de animales envenenados por esa agua mortífera La Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) señala que casi todas las redes hidrológicas del mundo padecen problemas de contaminación de distinta índole, y calcula que ésta será cuatro veces mayor en 2025 debido al crecimiento de la actividad industrial Al igual que en la frontera entre México y Estados Unidos, en todos los países del Tercer Mundo los ríos están saturados de desechos El lago Victoria en África, que sirve de desagüe a varias ciudades de Kenia, Tanzania y Uganda, poco a poco se está convirtiendo en una gigantesca cloaca En los ríos Senegal y Níger que se encuentran altamente contaminados, ya desaparecieron muchas reservas de peces Lo mismo ocurre en 80% de los ríos de China Cada día se derraman 40 millones de toneladas de desechos industriales y de aguas residuales en el famoso río Yang Tse-Kiang Se renunció definitivamente a irrigar los cultivos con las aguas contaminadas del río Azul Después de China, es en la India donde se encuentran los ríos más contaminados del mundo: los míticos Ganges y Brahmaputra tienen una elevadísima concentración de bacterias mezcladas con materias fecales humanas y animales El río Yamuná enfrenta una situación terrible: recibe diariamente 200 millones de litros de agua residuales de Delhi El río Dámodar está saturado de desechos industriales También es catastrófica la situación de los ríos de Laos, Camboya, Tailandia y Vietnam Europa Oriental no se queda atrás: en Polonia, República Checa y Eslovaquia la contaminación industrial de los ríos es impresionante En Rusia se presenta la misma tragedia: desde hace varios años, 75% del agua de los ríos y de los lagos dejó de ser potable Un mundo de sal La opinión de los expertos es unánime: la deforestación y desecación de los pantanos y ciénagas en todo el planeta perturbaron profundamente el ecosistema mundial y jugaron un papel importante en la crisis actual del agua El mismo efecto desestabilizador ha traído consigo la urbanización galopante que afecta a todo el orbe, así como el calentamiento global causado por gases con efecto invernadero Barlow y Clarke insisten: Los expertos del Hadley Center, reputado organismo científico británico, están convencidos de que en 2050 el cambio climático habrá convertido en desierto a casi toda la cuenca del Río Amazonas Las previsiones de Nigel Arnell de la Universidad de Southampton (Gran Bretaña) son muy sombrías: a mediados del siglo XXI, el recalentamiento del planeta privará de agua a 66 millones de personas más de las que actualmente no tienen acceso a ella, y otros 170 millones padecerán graves penurias Los abusos de la irrigación perpetrados en el mundo también son responsables de la escasez del agua Actualmente, se calcula que la agricultura absorbe 73% del agua dulce del planeta, la industria 21% y el consumo privado 6% Sandra Postel experta de la ONG Global Water Policy Project analizó todos los métodos de irrigación utilizados a lo largo de la historia en todo el mundo Llegó a la conclusión de que si bien a corto plazo la irrigación intensiva alimenta a millones de personas, a mediano plazo ocasiona desastres Toda el agua contiene sal; si su drenaje es inadecuado -lo que ocurre casi siempre- el agua deja residuos salinos que se van acumulando y no tardan en impedir cualquier cultivo La salinización de las tierras agrícolas está causando estragos en China, India, Pakistán, Asia Central y Estados Unidos El fenómeno volvió ya improductiva la quinta parte de las tierras cultivables del planeta De acuerdo con la especialista, en 1800 las tierras irrigadas ocupaban una superficie de 8 millones de hectáreas en el mundo Hoy cubren 240 millones de hectáreas La humanidad obtiene 40% de su alimentación de estas tierras irrigadas, pero ese método de cultivo agota los mantos acuíferos Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), mil millones de seres humanos viven ahora en zonas áridas, en las cuales las tierras sobrexplotadas dejaron de ser productivas La desertificación abarca casi 4 mil millones de hectáreas en el mundo en más de 100 países Y la situación va de mal en peor La irrigación acabó con el lago Chad, una de las últimas grandes masas de agua de África Central, el cual quedó reducido a 10% del volumen que tenía en 1960 En 1999, el río Zayandeh Roud, en el norte de Irán, se quedó sin agua debido a la irrigación intensiva Pero el caso más doloroso es el del mar de Aral, en la parte asiática de la ex Unión Soviética Esa laguna salada -antaño la cuarta más importante del mundo- estaba alimentada por los ríos Amu-Daria y Sir-Daria Los dirigentes soviéticos decidieron desviar el agua de estos ríos para irrigar los llanos de Asia central y los desiertos de Uzbekistán y Tayikistán Entre 1940 y 1980, gracias a estas obras faraónicas, la Unión Soviética se convirtió en el segundo productor mundial de algodón Hoy el balance es terrible: el mar de Aral perdió 80% de su volumen de agua y el 20% que resta es 10 veces más salado que a principio del siglo XX Desaparecieron peces y aves acuáticas La industria de la pesca se derrumbó Cada año el viento mueve entre 40 y 150 millones de toneladas de polvo salado que cae en los escasos cultivos que aún permanecen en la región Millones de personas huyeron de las orillas del agonizante mar de Aral En las últimas dos décadas, el tema de las grandes presas enfrenta, por un lado, a los más destacados expertos en ecología y centenares de ONG internacionales y, por el otro, a una poderosa coalición de grandes empresas nacionales y multinacionales de la construcción, a técnicos y tecnócratas de grandes instituciones internacionales y gobiernos Los primeros denuncian los graves daños causados a los ecosistemas por estas presas; los segundos insisten en que sin ellas la situación de muchos países sería aún más catastrófica La movilización ecologista cada vez más masiva impidió la construcción de varias presas en Filipinas, Hungría y la India En Estados Unidos, se ha logrado, incluso, la destrucción de unas 150 pequeñas presas consideradas como nocivas En el siglo XX, se construyeron 800 mil presas, 45 mil de las cuales rebasan 15 metros de altura Un centenar de ellas son aún más grandes La mayoría de estas presas se encuentran en China, Estados Unidos, Japón, India y en la ex URSS, y permitieron domar 60% de los ríos del mundo Los objetivos de los ecologistas son sobre todo las presas grandes y colosales Las acusan de muchos males: aumentarían el recalentamiento del planeta Las enormes masas de agua albergadas al aire libre generarían todo tipo de contaminación y epidemias, y participarían en el enrarecimiento del agua dulce Los ecologistas calculan que cada año se evaporan 170 kilómetros cúbicos de estas aguas retenidas por las grandes presas Eso equivale a la décima parte del volumen de agua utilizada para las principales actividades humanas, insisten Barlow y Clarke El enfrentamiento cada vez más fuerte entre ambas partes obligó al Banco Mundial y a la Unión Mundial por la Naturaleza (integrada por unas mil ONG y organismos públicos de defensa del medio ambiente) a izar banderas blancas Se reunieron en la ciudad de Gland (Suiza) en 1997 De ese encuentro nació, un año más tarde, la Comisión Mundial sobre las Presas (CMP), que creó un comité independiente encargado de estudiar a nivel mundial el papel que juegan las presas en el desarrollo y elaborar soluciones para sustituirlas Sin embargo, la CMP no puede intervenir como mediador ni árbitro en los múltiples conflictos generados actualmente en el mundo por las presas l

Comentarios