EU, estado de excepción

lunes, 6 de marzo de 2006
San Francisco, Cal , 6 de marzo (apro)- La renovación de la "ley patriota", que extiende sin límites los poderes del presidente George Bush, es una mala noticia para el mundo, principalmente porque si la excepción se vuelve norma, la democracia resulta seriamente dañada Para los organismos de derechos humanos del planeta, la Patriot Act creada hace cuatro años como una medida de excepción ante los ataques del 11 de septiembre, ha sido una verdadera pesadilla, sobre todo por las miles de personas detenidas sin cargo alguno que aún se encuentran encarceladas en prisiones secretas repartidas por el mundo La Patriot Act lesiona particularmente a los inmigrantes, en este caso el segmento sospechoso es el árabe y el musulmán, pero no quedan exentas otras razas, incluida la hispana Bajo el pretexto de la amenaza terrorista, la "ley patriota" ha provocado un reforzamiento de vigilancia en la frontera entre México y Estados Unidos y el aumento de las violaciones a los derechos humanos Bajo esta ley se planea construir "centros de detención" para inmigrantes distribuidos a lo largo de la frontera Esta nueva medida resulta altamente preocupante, ya que los centros tendrán capacidad para 5 mil detenidos que en su mayoría serán inmigrantes indocumentados de origen mexicano El contrato ha sido adjudicado a la polémica empresa Halliburton que en un año planea la edificación de estos modernos "campos de concentración" al estilo de Guantánamo Y es que si el "estado de excepción" se vuelve la regla, quiere decir que hemos entrado en la génesis de un nuevo sistema político, más cercano al totalitarismo, que a la democracia Estados Unidos sacrifica sus valores más elementales de libertad a favor de la Patriot Act "La ley es Hitler", dijo el reconocido jurista del Tercer Reich, Carl Schmitt, para definir las nuevas disposiciones políticas y jurídicas, inauguradas en Alemania a partir del ascenso del führer al poder Los congresistas alemanes decidieron otorgar poderes "especiales" a Hitler, debido al periodo de excepción que vivía, un periodo que se extendió y dio origen al nazismo y posteriormente al Holocausto Fue Schmitt quien urdió la fórmula que justificó jurídicamente el régimen nazi El brillante abogado defendió "el principio del líder", luego del incendio del Parlamento alemán Pertenece a este "brillante" jurista una frase tristemente famosa: "Soberano es aquel que decide sobre el estado de excepción" El nazismo no fue otra cosa que la radicalización de los estamentos judiciales entregados a una sola persona para la construcción del poder Schmitt argumenta que "el soberano" está dentro y fuera de la ley, porque tiene la facultad de suspender el ordenamiento jurídico vigente, y por tanto situarse fuera de la Constitución "El soberano" puede incluso violar la Constitución, ya que posee en sus manos la facultad que le otorga el estado de excepción De hecho, el orden nacionalsocialista se fundó precisamente en la excepción como norma Hitler se convirtió en un sujeto que creó sus propias leyes sin que eso significara que permaneciera fuera de las que ya existían, las cuales previamente había dejado sin efecto El fürher creó así un triunvirato: estado de excepción-poder soberano-violencia Este marco teórico puede aplicarse perfectamente a la situación que se vive en Estados Unidos con la Patriot Act El ordenamiento jurídico creado por George Bush y sus ideólogos, el fiscal de origen mexicano Alberto Gonzáles y el vicepresidente Dick Cheney, justifica los llamados "agujeros negros" de la justicia Estados Unidos ha extendido desde hace cuatro años una red mundial de secuestros, traslados y encarcelamientos de cientos de personas, en prisiones ocultas ubicadas en países donde se practica libremente la tortura y el asesinato No existe ningún ordenamiento jurídico que regule esta actividad delictiva: se detiene sin acusación, sin derecho a que las personas tengan una legítima defensa y sin garantías de protección personal La administración Bush argumenta que estas violaciones a las leyes soberanas de una decena de países donde se secuestra a los presuntos terroristas, se basan precisamente en la legitimación de la aprobada Patriot Act Bush y compañía insisten ante el mundo, que todos deben ceder en libertad y garantías judiciales a cambio de seguridad Sin embargo, grandes juristas involucrados con la defensa de los derechos humanos han expresado su rotundo rechazo a este "estado de excepción" que Bush pretende convertir en regla Si el Senado de Estados Unidos ha decidido aprobar la renovación de la "ley patriota" y extender los "amplios poderes" a Bush, tiene que saber que se pueden enfrentar a otra realidad: un "territorio sin ley" Si la administración Bush es incapaz de combatir al terrorismo sometida a los estamentos judiciales, entonces al colocarse al margen de la ley para perseguir a los terroristas, se ubica al mismo nivel que los que practican el terrorismo ¿Cuáles son las diferencias que existen entre los métodos utilizados por las dictaduras y los principios de la Patriot Act? Las dictaduras llegaron al poder por medio del estado de excepción, pero hay que recordar que Bush llegó al poder enmedio de unas elecciones seriamente cuestionadas debido a las trampas electorales suscitadas en el estado de Florida, gobernado por su hermano Jeb Bush Las dictaduras del cono sur, por ejemplo, utilizaban la detención sin cargos, el encarcelamiento en prisiones clandestinas y la utilización de la tortura Lo mismo está sucediendo con la administración Bush, que secuestra en cualquier país del mundo, traslada a países de Oriente Medio, encarcela y tortura El ideólogo de la administración Bush, el abogado y fiscal general Gonzáles argumenta que Estados Unidos está por encima de los convenios de Ginebra que prohíben la tortura Gonzáles pasa por alto el estado de derecho que precisamente otorga al ciudadano la garantía frente al crimen Este recurso no debe estar exento ni siquiera en la lucha contra el terrorismo Condoleezza Rice, que justifica también el uso de la tortura, pretexta: "Los terroristas capturados en el siglo XXI no encajan fácilmente en los criterios tradicionales de justicia criminal o militar que fueron establecidos para otras necesidades" Y va más allá: "Debemos perseguir a los terroristas que buscan refugio en áreas donde los gobiernos no pueden proceder a acciones efectivas y donde, en la práctica, no se les puede procesar por la justicia ordinaria" Para la secretaria de Estado, el mundo se convierte en un área extraterritorial en guerra, donde no caben ni los convenios de Ginebra, ya que a los detenidos se les ha inventado un nuevo termino para definirlos: "combatientes enemigos" Estados Unidos da "poderes especiales" a la CIA y al FBI para violar las jurisdicciones internacionales y nacionales Y la comunidad internacional guarda silencio Los vuelos secretos de la CIA han partido --según las investigaciones en el Consejo de Europa-- desde España, Alemania, Italia, Reino Unido, Portugal y Grecia con destino a cárceles clandestinas ubicadas en Rumania, Bulgaria, Polonia, Egipto, Jordania o Marruecos, donde los detenidos no son considerados personas La Patriot Act es el nuevo método para la guerra sucia Y si no la detienen pronto, se instaurará un régimen universal fuera de la ley, donde secuestrar, torturar, espiar, perseguir y asesinar estará permitido, gracias al permanente estado de excepción