Las reinas de manila

lunes, 6 de marzo de 2006
México, D F, 6 de marzo (apro)? En la vorágine de la información internacional, muy poco espacio mereció un intento de golpe de Estado contra la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo Es cierto que no se consumó, pero no deja de ser relevante que se den tales expresiones de fuerza en esta época de exigencia democrática Y lo que le dio todavía más realce, es que entre quienes exigieron su dimisión estuviera otra exmandataria: Corazón Aquino No es, por cierto, la primer asonada contra el orden constitucional filipino desde que, el 25 de febrero de 1986, una revuelta popular expulsara del poder a Ferdinando Marcos y su controvertida esposa Imelda, que mediante elecciones ficticias gobernaron durante 21 años el archipiélago como si fuera su feudo personal Entre falsos rumores e intentos ciertos se cuenta desde entonces por lo menos una decena de estos episodios, y este último buscó precisamente cumplir con la efemérides de aquel febrero Pero en este periodo, además, ha sido notoria la preponderancia política de las tres mujeres anteriormente mencionadas: Corazón Aquino, Gloria Macapagal Arroyo e Imelda Marcos Aunque todas alcanzaron esa posición debido a sus referentes familiares masculinos, no deja de llamar la atención su vigencia en un país que comparte la tradición cristiana con la musulmana Como se recordará, el fermento que a la postre habría de derrocar a la dictadura civil de Marcos fue el asesinato del líder opositor Benigno Aquino en 1983, justamente cuando regresaba de un exilio de años para reincorporarse a la vida política del país La rabia popular que le siguió fue encabezada por su viuda, Corazón, quien, envuelta en el color amarillo como símbolo de unidad, logró movilizaciones inusitadamente masivas que, con relativamente poco derramamiento de sangre, acabaron por colocarla a ella misma en el palacio presidencial de Malacañang en Manila Ajena a la política, ya que hasta entonces había sido un ama de casa, "Cory" ?como se le llama cariñosamente? cumplió un papel más bien simbólico y protocolar, pero lo hizo con bastante dignidad al permitir que quienes sabían de las cuestiones de Estado se encargaran de administrarlas También contó con el respaldo del ejército, ya que el general Fidel Ramos, quien había sido ministro de Defensa con Marcos, lo abandonó para ponerse de su lado Puede decirse que con Corazón Aquino se dieron los primeros pasos para reinstaurar en Filipinas la institucionalidad democrática Resurgieron los partidos y surgieron organizaciones civiles de todo tipo, volvió la libertad de prensa, hubo comicios legislativos y municipales e, inclusive, se dieron los primeros pasos de acercamiento con el Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN), que desde decenios atrás libra una lucha separatista en las provincias musulmanas del sur del país Eso sí, ni la sempiterna pobreza ni la rígida piramide social cambiaron un ápice Como sea, "Cory" logró culminar tranquilamente su periodo y quedar como un refrente democrático Entre ella y Gloria Macapagal vendrían los dos presidentes varones que, aunque ambos sin mucho lucimiento, cumplirían sus encargos de manera muy distinta Fidel Ramos fue el sucesor natural de Aquino, ya que de hecho era el verdadero poder detrás del trono Militar de formación y poco carismático, el general mostró un estilo más duro, pero básicamente mantuvo la misma política del periodo anterior Inclusive avanzó en las pláticas de paz con el FMLN y alcanzó un acuerdo de cese al fuego Quien le siguió, Joseph Estrada, hizo en cambio todo lo contrario Exactor de cine, Estrada básicamente ganó porque su cara era conocida, pero muy pronto demostró que de gobernar no entendía nada La frivolidad se instaló, el caos político y administrativo avanzó por sus fueros, la corrupción y el amiguismo volvieron; pero, lo más grave, fue que fracturó el proceso de paz y regresó la violencia El episodio más crítico, con repercusión internacional, fue cuando Abú Sayyaf, un nuevo grupo radical islámico vinculado con Al Qaeda, tomó como rehenes a varios turistas extranjeros en una de las islas del sur Después de dos años de virtual ingobernabilidad, el pueblo decidió que era suficiente y salió otra vez a las calles para echar a Estrada Y ahí fue donde Gloria Macapal Arroyo emergió al primer plano Hija de Diosdado Macapagal, uno de los pocos presidentes filipinos democráticamente elegidos antes de Marcos, siguió sus pasos y, de hecho, era la compañera de fórmula de Estrada, aunque se deslindó de éste poco antes de su caída Como vicepresidenta, por disposición constitucional le tocó sustituirlo en el cargo Investida el mismo año en que se dieron los atentados terroristas en Estados Unidos y con una creciente radicalización en las filas de la militancia islámica filipina, Macapagal Arroyo se convirtió en una pieza importante de la guerra antiterrorista de la administración Bush Con todas sus letras, el entonces secretario adjunto de Defensa, Paul Wolfowitz, mencionó a Filipinas ?junto con Indonesia, Somalia, Sudán y otros países con población musulmana? como lugares de riesgo Y, efectivamente, a principios de 2002, dándoles un carácter de "rutina", filipinos y estadunidenses realizaron una serie de ejercicios militares conjuntos denominada Balikatan ("Hombro con hombro" en tagalo, la lengua filipina oficial), que despertó un gran revuelo entre las fuerzas políticas y sociales del país, tomando en cuenta que no hacía mucho tiempo Washington había cerrado las dos enormes bases aéreas y navales que durante decenios había mantenido en Filipinas Según el alegato del gobierno de Macapagal Arroyo, legalmente esos ejercicios conjuntos se sustentaron en dos tratados de defensa firmados con Estados Unidos después del cierre de sus bases: el Visiting Forces Agreement y el Mutual Defense Treaty Sin embargo, el subsecretario de Justicia filipino, Manuel AJ Tihanaki, también admitió entonces que se ajustaban al llamado de la ONU para sumarse a la campaña antiterrorista internacional encabezada por el Pentágono Los legisladores de oposición no quedaron muy convencidos con esta explicación y exigieron que se suspendieran los ejercicios hasta que se hiciera una revisión exhaustiva de la Constitución filipina en esa materia También citaron a comparecer ante el Senado a la presidenta Gloria Macapagal para que explicara la presencia de las tropas estadunidenses y la solicitud de un presupuesto millonario para financiar el Balikatan Las disputas por la continuada colaboración con los estadunidenses han sido constantes En el plano interno las divergencias tampoco han sido menores Hija de la élite y de una dinastía política, Macapagal Arroyo no ha hecho mucho por modificar la situación de privilegio de su clase y tampoco ha renunciado a las añejas prácticas de la política local Reelegida formalmente como presidenta constitucional en 2004, de hecho la actual crisis se deriva de acusaciones de un presunto fraude electoral en esos comicios, agravadas por prácticas de gobierno autoritarias Todavía sin suficiente apoyo popular, la sublevación logró ser superada, pero marcó una línea de endurecimiento Decretado el estado de emergencia, la policía reprimió a miles de manifestantes, detuvo a más de una centena de opositores e inclusive intervino algunos medios de prensa De ahí que Corazón Aquino no sólo exigiera la renuncia de Gloria Macapagal, sino en un riesgoso desafío llamara a los filipinos a no dejar que "nadie nos quite otra vez nuestra democracia" Mientras mandataria y exmandataria entraban en franca colisión, Imelda Marcos, la otra figura femenina prominente sólo observaba Sin ninguna posibilidad de acceder ella misma a la presidencia, aunque ya lo ha intentado dos veces, la viuda del dictador derrocado se ha mantenido activa en la política filipina y ha logrado por lo menos llegar al Congreso Sigue siendo, en todo caso, la matriarca de un grupo de incondicionales que la siguió hasta el exilio Famosa por sus tres mil pares de zapatos, su guardarropa que parecía un almacén, sus joyas ostentosas, sus abusos y sus caprichos, Imelda se exilió junto con su esposo en Hawai, donde éste murió en 1989 Decidida a repatriar su cuerpo, lo mantuvo embalsamado mientras libraba sin exito una feroz batalla con el gobierno de "Cory" Aquino Autorizada posteriormente, regresó a Filipinas donde, además de provocar divisiones, ha enfrentado casi mil demandas penales y civiles Continúa sin embargo libre, públicamente presente y, sin la riqueza de antes, como una acaudalada dama de la alta sociedad En Manila, sin duda, las tres lo son; pero Imelda, Corazón y Gloria, comparten algo más: en algún momento han sido las "reinas" indiscutidas del palacio de Malacañang

Comentarios