77 años

jueves, 9 de marzo de 2006
México, D F, 8 de marzo (apro)- Al PRI no le podía ir peor al cumplir 77 años Con Roberto Madrazo tiene la peor candidatura presidencial, y como no hay día que pase sin que haya malas noticias, ahora se perfila su derrota como primera fuerza del Congreso legislativo, lo cual augura el desastre total Como partido de oposición, el PRI no ha sabido reaccionar en los últimos cinco años Por ejemplo, ante la inevitable división intenta disfrazar la realidad con el viejo discurso de la unidad partidista Mientras, frente a los constantes escándalos de corrupción, impunidad o tráfico de influencias, casi siempre se justifica culpando a los enemigos Aunque en estos días es cuando más se han dado muestras de la crisis que vive el PRI, ésta en realidad se viene arrastrando desde hace casi 20 años, desde 1987, cuando sufrió la fuerte salida de un grupo encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y Oscar Pintado, entre otros, que a la postre formarían el PRD junto con otras fuerzas de izquierda La primera gran crisis en el PRI marcó la ruta de lo que sería la segunda generación de renuncias de cuadros importantes, entre los cuales se pueden ubicar a Andrés Manuel López Obrador, Enrique González Pedrero, Pablo Salazar Mendiguchía, Dante Delgado, Ricardo Monreal, Leonel Cota Montaño, Raúl Ojeda, Alfonso Sánchez Anaya, Manuel Camacho Solís, Marcelo Ebrard y Socorro Palacios Y en la tercera generación de emigrantes del PRI, que ya comienza a generar una grave crisis en la dirigencia y en la candidatura de Madrazo, están Arturo Núñez Jiménez, Elba Esther Gordillo, Jaime Martínez Veloz, Roberto Campa, Zeferino Torreblanca, Miguel Angel Yunes y Tomás Ruiz, entre otros Detrás de estos nombres existe una larga lista de priistas que ya no están conformes con las decisiones que se toman entre los grupos de poder más fuertes, hoy en día encabezados por Roberto Madrazo De esta inconformidad ya empezaron a salir miles de simpatizantes, esencialmente del SNTE, y a últimas fechas otros nuevos cuadros, como en Puebla, donde un grupo de legisladores anunció su renuncia al PRI tras considerar que se lo había adueñado una camarilla De cada una de estas crisis han salido militantes y dirigentes importantes, y es evidente que el partido más beneficiado ha sido el PRD, pues muchos de los expriistas han sido candidatos ganadores en los gobiernos de sus respectivos estados En esa misma línea se encontraría López Obrador, quien en su juventud militó en el PRI de Tabasco y hasta ayudó a democratizar a ese partido en esta entidad De ganar el 2 de julio, López Obrador sería el primer expriista en ganar la Presidencia, lo cual resulta paradójico, pues un político formado en las filas del propio PRI es quien podría darle el golpe final a este partido en su 77 aniversario Amén de la competencia con López Obrador y Felipe Calderón, lo que en realidad está enfrentando Madrazo es una crisis estructural de su partido, la cual se ha venido ampliando en los últimos tres sexenios Dicha fractura es ya imposible de cerrar, y de las posibles salidas que tiene el priismo para regenerarse, está el llevar a cabo un ejercicio de limpieza absoluta entre sus integrantes, dejar a un lado la corrupción histórica y dar espacio a nuevas generaciones Pero esto es un sueño Resulta que no existen nuevas generaciones de priistas que estén desligados de los grupos de poder existentes Al contrario, son los hijos de quienes ahora llevan a la quiebra total al PRI A guisa de ejemplo podríamos mencionar a los hijos de José Murat, Roberto Madrazo, Miguel Angel Yunes, Heladio Ramírez, Fernando Reyez Baeza y Manuel Velazco, entre muchos otros que encabezan la nueva generación del Revolucionario Institucional A 77 años, el PRI no sólo se ve sin fuerza para ganar la Presidencia, sino para mantenerse en pie en el Congreso de la Unión Sin ideología actualizada, sin principios básicos que defender, carente de confianza ciudadana y credibilidad, es difícil pueda remontar su caída libre Sobre todo porque ya no tiene el enorme paracaídas que le significaba la sombra del presidente de la República, el cual era su razón de ser y permanecer