"Mas terrible que la muerte", masacres, drogas y la guerra de EU en Colombia, de Robert Kirk

lunes, 10 de abril de 2006
México, D F, 10 de abril (apro)- La vida cotidiana de los colombianos está amenazada permanentemente Se trata de una guerra, por decirlo simbólicamente, de acuerdo con Robert Kirk, quien en Historia Contemporánea de Paidós escribió este título dramático y largo que se reproduce en la cabeza de esta nota De Kirk, dicen los editores, que "ha captado la esencia del conflicto colombiano y de la sórdida implicación de Estados Unidos La política, la droga, las atrocidades? todo se trata en este libro No obstante, la textura del terror: sus sonidos, sus colores, el miedo que se filtra día a día Retrata el heroísmo modesto de los colombianos que resisten Se trata de una historia poética, sincera y apasionada, destinada a hacernos cambiar de opinión sobre una guerra que deberíamos conocer mejor" Del prólogo de Kirk, periodista de asuntos internacionales y columnista de The Globe and Mail de Toronto, se extraen fragmentos * * * "(?) El conflicto de Colombia antecede a la cocaína; luego, no lo han ocasionado los estadunidenses Pero sí lo agravamos con nuestro comportamiento consumista y le otorgamos unas dimensiones devastadoras "Mi intención es mostrar que lo que acecha a Colombia es algo más que un cuento popular de corrupción y salvajismo latino Tiene tanto que ver con nosotros como con Colombia Si la viabilidad del mundo pudiera compararse con una cornisa, de ella colgaría Colombia, con los dedos a punto de resbalar y el torso retorcido por el pánico La observamos como si, en verdad, nada tuviera que ver con nosotros Pero tiene que ver, y mucho Nuestra política, que ha fracasado (con estrépito, de manera épica, y fracasa con una apabullante periodicidad anual), es una de las principales responsables "Como defensor de los derechos humanos, he puesto mi granito de arena en la tarea de mostrar cómo, dónde y por qué se hace daño a los inocentes y desvalidos No obstante, al mismo tiempo, hay mucho que decir más allá de las listas de atrocidades y personas descuartizadas que pueblan los informes de derechos humanos Las anécdotas que aquí relato superan los límites necesarios del mundo de los derechos humanos y apuntan a las grandes verdades de la relación entre Estados Unidos y Colombia, así como a la necesidad de modificarla "El propósito de este libro es desvelar el contexto y lo que subyace y acompaña a la guerra contra las drogas de Estados Unidos en Colombia, es mostrar cómo, a través de los hábitos de los consumidores y las medidas oficiales, Estados Unidos ha provocado a los demonios nacionales de Colombia La obra no defiende que Estados Unidos sea responsable de todos los males colombianos; si bien es cierto que no faltan las culpas A pesar de todo, sí hay una conclusión que desearía que muchos lectores extrajeran de las siguientes páginas: las costumbres, ideas y actores de los estadunidenses de a pie agudizan y alientan la guerra que asola Colombia La responsabilidad es compartida Pero todavía nos falta asumirlo y tratar por todos los medios de detenerlo? "(?) Este libro narra la historia de un colombiano que arriesgó su vida en nombre de la paz, Josué Giraldo Cardona Lo primero y lo último que deseo es que los lectores tengan en mente es Josué, un colombiano dedicado a la paz y la no violencia Fue él quien me dijo que perder la esperanza en un Cambio para Colombia sería "más terrible que la muerte", frase que me proporcionó el título de esta obra Aunque pueda ser difícil de creer para los consumidores de noticias estadunidenses, la mayoría de los colombianos se parece más a Josué que a Pablo Escobar, una figura bastante más conocida Si me centro en Josué es para reconocer en cierta forma la labor de todos esos individuos valientes que continúan trabajando para conseguir la paz y la justicia en Colombia "La mayor parte de los colombianos no quiere ni oír hablar de las drogas Casi todos aborrecen el asesinato La mayoría desea unos dirigentes sinceros, trabajadores y prudentes Quieren vecindarios tranquilos, escuelas buenas para sus hijos, vacaciones de vez en cuando Quieren ir a trabajar por la mañana con probabilidades de volver sanos y salvos a casa Desean que desaparezcan las armas de las calles, que los delincuentes estén entre rejas y poder estar orgullosos de la policía y el ejército En fin, sus deseos no difieren mucho de los que cualquiera de nosotros pueda tener Sin embargo, viven de forma destinta, porque no tienen asegurado nada de ello? "(?) Por último, quiero dejar claro que esta obra refleja meramente mi punto de vista y no el de Human Rights Watch Con eso no quiero decir que haya una controversia oculta entre la organización que admiro y en la que he trabajado los últimos 10 años y yo Debo mucho a los hombres y mujeres que trabajaron allí conmigo Valoro inmensamente la historia de la organización y sus contribuciones a los derechos humanos en Colombia y en otros muchos lugares Este libro es la manifestación de algo que sentía la necesidad de llevar a cabo, a fin de comprender y asimilar la amplitud de mi experiencia en Colombia, que a menudo excedió los límites necesarios de un trabajo centrado en los derechos humanos"

Comentarios