Marchan obispos en solidaridad con familias de mineros en Coahuila

martes, 11 de abril de 2006
* Reclaman a la empresa cumpla el compromiso de rescatar cuerpos de trabajadores San Juan de Sabinas, Coah , 10 de abril (apro)- Al encabezar la "Caravana por la vida", Raúl Vera López, obispo de Saltillo, aseguró que el recorrido iniciado en Monclava, y que concluyó en el ejido Santa María, muy cerca de la mina Pasta de Conchos, fue una muestra de solidaridad con las familias de los 65 mineros muertos el 19 de febrero anterior, mismas que exigen a la empresa cumpla la petición de rescate de los cuerpos En compañía del obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Samuel Ruiz García, la caravana fue definida "como una muestra del interés no solamente en que se mejore la vida de los mineros, sino en general de la vida de todos los trabajadores, pero muy concretamente todos queremos primero la justicia que están pidiendo las esposas respecto de la terminación de su duelo" Vera López consideró que la inseguridad es mucho más patente en la región carbonífera de Coahuila, pues en otros países los mineros reciben por las mismas horas trabajadas un sueldo que va más allá de un simple ingreso ordinario "Los mineros de esta zona, nada más para que sepan, reciben el 7% de los deducibles de un minero en Estados Unidos y en Canadá, algo por lo que hay bastante indignación y por lo que ha llamado la atención", dijo Ante la insistencia de los reporteros por la supuesta presencia de zapatistas, difundida en las parroquias de la región, Vera López dijo que los participantes en la "Caravana por la vida" acudieron en un afán de solidaridad con las familias de los mineros, y para demandar el rescate de los cuerpos de los 65 mineros que permanecen sepultados en Pasta de Conchos "Toda nuestra confianza y nuestros principios están en un Dios que es un Dios de la vida, pues creó el mundo para la vida de sus hijos y no para que nos los estemos comiendo, como se los están comiendo aquí a los mineros, pues una empresa cotiza más de 9 mil millones de dólares y engendra esta miseria como la que se vive en Nueva Rosita", afirmó Y es que desde el pasado viernes, el obispo titular en la región carbonífera, Alonso Garza Treviño, optó por evitar participar en la caravana, ya que, afirmó, "van a pedir que rescaten a los cuerpos, pero yo tengo mucha información, y sé que adentro no hay cuerpos" en alusión a las altas temperaturas registradas en el filón Al arribo a Pasta de Conchos, algunos vecinos de las comunidades de Palaú y Agujita dijeron que el obispo Garza Treviño había estado desalentando a los feligreses puerta por puerta, y que algunos párrocos de Piedras Negras, donde se ubica la cabecera del obispado, repartieron volantes alertando sobre la posible incursión de individuos armados, aunque ninguna de esas versiones pudo ser confirmada Al respecto, Vera López evitó hacer comentarios, para proseguir con su alocución sobre la situación de los mineros, que es producto de una estructura injusta, donde la situación de los obreros no mejora, sino continúan trabajando bajo mínimas normas de seguridad y arriesgando la vida cada día "Las cosas siguen y no mejoran, pues continuamos viviendo en una estructura injusta, en donde lo único que se persigue es el lucro sobre la dignidad del trabajador, donde las ganancias estratosféricas, con sueldos bajos contra el poder económico que tiene una mina", afirmó La caravana que inicio en Monclova, concluyó en el exterior de la mina Pasta de Conchos, donde se ofreció una misa en memoria de los mineros y se pidió justicia contra las empresas que explotan a los trabajadores Para Samuel Ruiz García, entre la situación de los indígenas chiapanecos y la de los mineros de Coahuila, existen condiciones similares, y muchas veces peores, en la circunstancia de los trabajadores del carbón Al participar en la caravana, Ruiz García sostuvo que el propósito de era solidarizarse con las familias de los mineros muertos en Pasta de Conchos el pasado 19 de febrero, "para que se sientan acompañados en sus justas demandas" Según él, existen indicadores que demuestran una creciente violación flagrante a los derechos humanos, aunque reconoció que en la actualidad "la gente reclama más por sus derechos" Cuestionado respecto de la similitud en la situación de los indígenas con los mineros de carbón, Samuel Ruiz enfatizó que "hay situaciones similares, y algunas de ellas peores; esto puede ser un parteaguas para iniciar un trabajo que no sea solamente localizado aquí, sino que trascienda a toda la situación minera del país Esto depende de la ciudadanía y de los propios afectados, que no deben sentirse abandonados, sino acompañados", sostuvo "Vivimos en una estructura que tiene que ser transformada por nosotros, quienes nos damos cuenta de cómo está la situación real de los trabajadores, no sólo mineros sino muchos otros, entre los que destacan los mineros" Su anfitrión, Raúl Vera, dijo que la presencia del obispo emérito de San Cristóbal es una muestra de solidaridad importante, porque su voz tiene eco en todas partes, y "cuando supo lo que estaba pasando aquí, sobre todo de las injusticias, él inmediatamente pidió venir" En la "Caravana por la vida" participaron ministros de diferentes cultos religiosos, así como representantes de organizaciones defensoras de derechos humanos, como el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, el Centro de Reflexión y Acción Laboral y Cerapaz, además del Grupo Topos de Rescate y feligreses de parroquias de la Ciudad de México