Judas y la verdad sobre la traición

sábado, 15 de abril de 2006
México, D F, 14 de abril (apro)- La noticia del considerado mayor traidor en la historia de la humanidad, Judas Iscariote --personaje indispensable para que se cumpliera el destino de Jesucristo--, ha dado la vuelta al mundo Ha hecho abrir los ojos con desmesura a más de un cristiano Cientos de titulares dan cuenta de ello en la web: "Iglesia católica chilena restó credibilidad al Evangelio de Judas" (Radio Cooperativa); "Protestantes restan validez a Evangelio, según Judas", Prensa Austral; "Descalifica arzobispo evangelio de Judas" (Milenio Monterrey); "Cardenal Terrazas en contra de que Judas sea visto como santo" (La Patria de Bolivia); "Los cardenales Rivera y Sandoval descalifican evangelio de Judas" (La Crónica de Hoy) "No es para menos", dirán quienes toda su vida han visto a Judas como la encarnación del mal, comparable quizá sólo con el mismísimo demonio Pero el reportaje de National Geographic no es el primero que narra una historia, sino reivindicativa de Judas, al menos con la idea de que su supuesta traición no fue sino parte de hechos inevitables En la película La última tentación de Cristo, basada en la novela homónima de Nikos Kazantzakis, hay una escena donde Jesús, tras haber cedido a la tentación de no ser sacrificado en la cruz y haberse casado y llevado una vida dichosa, está ya viejo y moribundo Llegan los apóstoles, también ya viejos, y Judas le reprocha, indignado, haber tenido que pasar a la historia inútilmente como quien lo vendió, cuando él finalmente había renunciado a la cruz por llevar una vida placentera Incluso, otras películas, La Pasión, de Mel Gibson, la más reciente de ellas, muestra a un Judas atormentado, arrepentido por haber vendido a Cristo y hasta intentando rescatarlo, cuando Pedro --cumpliendo también con lo escrito-- niega tres veces haber sido miembro del grupo de Jesús Mientras, los demás apóstoles están escondidos José Emilio Pacheco consigna en su Inventario de la revista Proceso del 4 de abril de 1988, la existencia de una hipótesis planteada por el investigador italiano Pietro Zullino en el libro Giuda: que Judas no se suicidó, sino que Pedro, 30 días después de la Crucifixión, lo ejecutó El planteamiento permite al escritor crear su propia narración de los hechos "A falta del libro --dice--, lo que sigue es un intento de reconstruir esa posible historia, con base en las coincidencias y contradicciones de los Evangelios y un añadido sólo a medias ficticio" Entonces, desliza también la idea de que Judas sólo dio cumplimiento a los mandatos de Dios Describe una escena en la que están los apóstoles discutiendo la traición de Judas y cada uno cuenta algo Mateo narra así: "Cuando Cristo fue sentenciado a muerte por el procurador romano Poncio Pilato, Judas, arrepentido, devolvió las treinta monedas de plata a los sacerdotes y los ancianos: --Pequé entregando sangre inocente-- dijo" En el relato de Pacheco, es Andrés quien afirma que Judas "hizo que se cumpliera la profecía", porque además con las 30 monedas que le pagaron, compró un campo del alfarero, "según lo ordenó el Señor", llamado Haqeldamá; es decir campo de sangre Y remata Felipe: "Si Judas fue instrumento de las profecías, no es culpable: nada debemos intentar contra él" Pedro confiesa entonces que es tarde ya, pues "con el salario de su iniquidad, Judas adquirió un campo, y yo fui a él y lo colgué de un árbol y le abrí el vientre con mi espada y Judas reventó por el medio y todas sus entrañas se derramaron" Lucas le reprocha que el crimen haya sido para compensar su cobardía al negar a Jesús, pero Pedro se defiende al afirmar: "También mi negación estaba profetizada" Jacobo propone, a su vez, que no se consignen esos hechos y se escriba en el libro, que será la base de la Iglesia, que Judas se suicidó acosado por el remordimiento Pero insiste Felipe: "¿Por qué habría de sentir remordimiento si se limitó a desempeñar su indispensable papel en el drama de la Pasión?" Y tras una nueva discusión sobre si Judas vendió o no al Mesías, Pedro concluye: "Escriban lo que quieran La verdad no la sabremos nunca" Así será, sin duda

Comentarios