Sucio pasado

domingo, 16 de abril de 2006
Personaje de ostensible catolicismo, que para toda ocasión invoca a Dios, Manuel Espino Barrientos tiene una trayectoria política y administrativa que corresponde también a su talante "peleonero y hasta cabrón", como se autodefine, publica Proceso este domingo 16 de abril "Ni modo, crecí en un barrio de peleoneros y eso no me lo he quitado En la política si me tengo que poner los guantes, pues ándale, compañero, a ver de a cómo nos toca A veces (lo hago) por desahogo personal, no tanto por estrategia", declaró al reportero cuando todavía era secretario general del Partido Acción Nacional (PAN) Y en efecto, la conducta rijosa del presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN ?un partido que postula la ética en la política? es ya recurrente, como lo demuestran las expresiones que usa para descalificar a sus adversarios dentro de su partido, al candidato perredista Andrés Manuel López Obrador ?al que califica de "porro"? y a la escritora Elena Poniatowska, esa "pobre señora", como le llamó en su más reciente entrevista con el diario La Jornada Acusado de brindar protección a establecimientos que operaban de manera irregular, algunos presuntamente propiedad de narcotraficantes, Manuel Espino Barrientos, actual presidente del PAN, fue despedido hace 13 años del cargo que ocupaba como jefe de la Oficina Desconcentrada de Gobernación en Ciudad Juárez, Chihuahua En entrevista con Proceso, este dirigente que reconoce su carácter rijoso, asegura que los señalamientos en su contra fueron producto de una "tergiversación periodística", publica Proceso en su edición de este domingo 16 de abril

Comentarios