Tajada electoral

domingo, 2 de abril de 2006
La reforma a las leyes de inmigración estadunidenses se convirtió en "una bomba política" que puede "explotarle al presidente George W Bush y al Partido Republicano", en beneficio del Partido Demócrata, dice uno de los principales asesores del senador republicano por el estado de Arizona, John McCain, publica Proceso en su edición de este domingo 2 de abril Este comentario refleja un fenómeno que se palpa en el Senado estadunidense: detrás del debate de la reforma migratoria se encuentran los intereses electorales De hecho, en los pasillos del Capitolio, los legisladores realizan cabildeo a partir de un objetivo: cómo sacarle al tema migratorio un beneficio político partidista En Estados Unidos viven y trabajan 12 millones de inmigrantes indocumentados, de los cuales siete millones son mexicanos A esto se debe que la reforma migratoria sea "una necesidad urgente", pero tiene que marchar acorde con el tema de la seguridad nacional Este es el lema principal de la "guerra electoral entre los demócratas liberales y republicanos conservadores", dice el asesor del senador McCain, quien ?junto con su colega demócrata por Massachussets, Ted Kennedy? aboga por un proyecto de reforma migratoria más racional y con sentido humanitario Pero el deseo de obtener beneficios políticos a partir de la reforma migratoria no es exclusivo de los demócratas y de los republicanos También lo es del gobierno del presidente Vicente Fox, el cual espera con "ansiedad" que el Congreso estadunidense apruebe sin enmiendas el proyecto del Comité Judicial del Senado Más aún: el gobierno espera que ello suceda antes de las elecciones del 2 de julio para hacer suyo el logro de una reforma que ha estado fuera de sus manos Así, reivindicaría como suyo un triunfo de su política exterior que podría traer beneficios para el candidato del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, destaca la edición 1535 de Proceso, que circula a partir de este domingo 2 de abril