Aprueban en Sedesol estudio sobre manipulación del voto

martes, 25 de abril de 2006
* El monitoreo confirmó la vulnerabilidad de programas antipobreza del foxismo (Proceso 1538) México, D F, 24 de abril (apro)- El Consejo Consultivo de la Secretaría de Desarrollo Social aprobó ayer, por unanimidad, el estudio Monitoreo de programas sociales en contexto electorales, financiado por la propia dependencia, en que se demuestra que los programas antipobreza del gobierno foxista son usados con fines políticos y que, de no haber correcciones inmediatas, poco más de 4 millones de personas serán susceptibles del clientelismo partidario, es decir, podrán recibir alguna oferta de apoyo a cambio de su voto Los miembros del Consejo Consultivo, en la plenaria de este lunes, reclamaron a los funcionarios de Sedesol ?la presidenta del Consejo, Ana Teresa Aranda, titular de la dependencia, no se presentó-- el por qué de la tardanza en presentarles el documento si se considera que los investigadores encargados de realizarlo lo habían hecho llegar a la secretaría desde diciembre pasado No hubo respuesta convincente pero sí el compromiso de enviar el documento al gabinete presidencial de Desarrollo Social, a fin de que éste haga público su contenido ?de hecho ya está en la página fundarorgmx y las recomendaciones para el gobierno federal, y la Sedesol en particular, con el propósito de que instrumenten las acciones necesarias para frenar en lo posible, de aquí al 2 de julio, la manipulación electoral de los programas sociales El Consejo Consultivo de la Sedesol lo integran, entre otros, Alfredo Achar Tussie, Catalina Denman, Mario Luis Fuentes, Bernardo González Aréchiga, Alicia Leal, Alejandro Ramírez y Laura Sarvide Alvarez Icaza El Comité de Transparencia del Consejo, que fue el que solicitó el estudio, lo preside Sergio Aguayo, y lo integran también Jacqueline Peschard y Silvia Alonso Félix En conferencia posterior a la discusión del documento, la organización Fundar, Centro de Análisis e Investigación ?que tuvo a su cargo la coordinación general y académica del proyecto-- informó que la Sedesol tuvo en sus manos el documento desde diciembre del año pasado, pero dejó pasar el tiempo de manera interesada, pues el frágil blindaje de los programas y las serias deficiencias en su funcionamiento favorecen al partido en el poder, el PAN "Sedesol conoce los vacíos y lagunas que existen en el funcionamiento de los programas sociales y que permiten su uso electoral, y no ha implementado acciones que puedan reducir los márgenes de discrecionalidad con los que ahora cuentan", dice Fundar, y acusa: "Desde el 20 de diciembre, Sedesol tenía la oportunidad de emprender acciones que detuvieran el uso político de los programas sociales, pero no hizo nada al respecto" La manipulación que hizo Sedesol del documento, la tardanza de cuatro meses para someterlo al pleno del Consejo Consultivo, "es un regreso a prácticas de sexenios anteriores, en las que el gobierno federal ha tomado la decisión consciente de usar el combate a la pobreza como moneda de cambio para allegarse votos", dice Fundar Uno de los hallazgos de la investigación que más incomodó a las autoridades fue éste: "En las poblaciones donde hay más presencia del programa Oportunidades, el PAN mejora notablemente su desempeño electoral" Dicho programa, con todo y que es el más vigilado, no está exento de irregularidades en su funcionamiento, que puede derivar en un mayor uso político, y que "se da bajo prácticas clientelares en los niveles operativos, en contacto directo con los beneficiarios o potenciales beneficiarios, y que normalmente no sigan una lógica política-electoral, federal" Otra manera de usar electoralmente los programas es aumentar de manera inusual e ilógica el padrón de beneficiarios Así pasó de manera clara, por ejemplo, en el Estado de México ?la víspera de las elecciones para gobernador, en julio de 2005--, con los programas Abasto Social de Leche (Liconsa), Abasto Alimentario (Diconsa) y Oportunidades En los tres casos hubo discrecionalidad en la selección de beneficiarios y en la asignación de los recursos El caso más llamativo es el de Liconsa, que usa criterios diferentes a los de la pobreza para seleccionar a sus beneficiarios Un ejemplo ilustrativo es el de Ecatepec, que registra 12 mil 834 familias en pobreza alimentaria, pero son 150 mil 174 familias las que se benefician de la leche subsidiada Aquí, contrario a lo que pasa con Oportunidades, el PRI es el que mejora su desempeño electoral donde más tiene presencia el programa de leche subsidiada Este martes el gabinete presidencial de desarrollo social deberá hacer públicas las recomendaciones del Consejo Consultivo de la Sedesol, a fin de que esta dependencia y el gobierno en general instrumenten acciones para que los programas sociales dejen de ser, hasta donde el tiempo alcance, terreno fértil para la manipulación del voto