Apela Rice por una reforma migratoria humanitaria

miércoles, 5 de abril de 2006
* Hay compromiso de Fox por garantizar una frontera segura, anuncia * El gobierno mexicano, enfrascado en el combate a la corrupción, dice Washington, 4 de abril (apro) - La secretaria de Estado estadunidense, Condoleezza Rice, apeló este día al Congreso federal para que apruebe una reforma humanitaria e integral a las leyes migratorias "Estamos esperando una reforma (migratoria) integral que también reconozca la situación en la que nos encontramos, los motivos económicos que la provocan, y que a la vez contenga una política humanitaria", declaró Rice durante su participación en la audiencia del Subcomité de Operaciones Extranjeras de la Cámara de Representantes, en que también se habló del presupuesto del Departamento de Estado, correspondiente al año fiscal de 2007 Las palabras de Rice sobre la reforma migratoria, se dan justo cuando el pleno del Senado está llegando al final del debate sobre su proyecto, que deberá ser conciliado con la ley 4437, que aprobó en diciembre del año pasado la Cámara Representantes, exento de políticas humanitarias Al explicar al subcomité su apoyo a una reforma migratoria humanitaria e integral, la secretaria de Estado enfatizó que el gobierno del presidente George W Bush ha recibido garantías de parte de su similar mexicano, de que se trabajará con responsabilidad compartida, en términos del control de la frontera para contener no sólo el tráfico ilegal de personas, sino también el de armas y narcóticos "Hemos hablado de la responsabilidad compartida para garantizar que la frontera sea segura; el gobierno de México tiene también sus responsabilidades y podemos lograr muchos avances con el presidente Vicente Fox, en asuntos como la coordinación de información de inteligencia, y en temas que ellos están tratando de resolver, como es la corrupción", puntualizó la secretaria de Estado El gobierno de Bush subrayó a los miembros del Subcomité de la Cámara de Representantes que, en términos de los problemas fronterizos, el gobierno mexicano ha sido más receptivo y ha ofrecido más cooperación a instancias federales estadunidenses como el Departamento de Seguridad Interior, dirigido por Michael Chertoff "Debemos reconocer, en el caso de la frontera que compartimos con México --y que es igual a las fronteras de todo el mundo--, el problema de tráfico de personas, de armas, de drogas y la incapacidad de defender las fronteras? están conformados en una sola pieza y los necesitamos enfrentar como un problema ampliado", apuntó Rice El exhorto de la secretaria de Estado a los legisladores, de conformar una reforma migratoria integral, es parte de la nueva estrategia política de la Casa Blanca para dar la impresión de que Bush es más receptivo que algunos de los legisladores de su partido, el Republicano, a los problemas que enfrenta la comunidad hispana de Estados Unidos, y a entender que los inmigrantes indocumentados no son criminales y han contribuido con su trabajo al desarrollo económico y cultural Desde que iniciaron y se llevaron a cabo en distintas partes del país las crecientes manifestaciones de la comunidad hispana e indocumentada para denunciar y rechazar las medidas anti-migratorias, como la 4437, Bush flexibilizó su posición respectote dicha reforma El mandatario, que le había dado la bienvenida --e incluso endosado-- al contenido de la 4437, pide ahora que la reforma migratoria sea integral y que contenga un programa de empleo temporal para los inmigrantes indocumentados, pero sin que este programa sea una vía para que éstos obtengan la residencia permanente El proyecto de ley 4437 establece criminalizar a la inmigración indocumentada y a quienes la apoyen o ayuden indirectamente; militarizar con tecnología del Pentágono, y construir más de mil kilómetros de una valla doble de acero en la frontera con México En el debate del pleno del Senado, la nueva posición de Bush comenzó a dividir a los legisladores republicanos, quienes están en una encrucijada por los intereses políticos de su partido La nueva estrategia de la Casa Blanca consiste en que el presidente logre convencer a sus correligionarios de partido de que el mantener una posición radical, como lo refleja el proyecto de ley 4437, podría costarle al partido la pérdida del control representativo en la Cámara de Representantes si la comunidad hispana usa a su voto para castigarlos y --en mayoría-- se lo entrega a los demócratas Pese a que se calcula que a más tardar el próximo viernes quedará terminado y aprobado el proyecto de ley en el pleno del Senado, algunos legisladores piensan que éste no será aprobado por las dos Cámaras del Congreso federal hasta después de las elecciones legislativas de medio periodo, del primer martes del mes de noviembre

Comentarios