Alerta a creyentes

domingo, 9 de abril de 2006
Ante el inminente estreno en México de la película El Código Da Vinci, la Conferencia del Episcopado Mexicano se une a la campaña del Vaticano que critica los contenidos de esta obra de ficción, pues, se asegura, está plagada de mentiras y tergiversaciones de hechos históricos, con el único propósito de atacar a la Iglesia La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ya está advirtiendo a los católicos del país sobre las falsedades y ataques a la Iglesia que contiene la película El Código Da Vinci, una superproducción de Hollywood, estelarizada por Tom Hanks, que empezará a exhibirse en los cines mexicanos a partir del próximo 19 de mayo El máximo organismo de la jerarquía católica mexicana señala que la película -al igual que la novela del mismo título en que está inspirada- retrata de manera odiosa a todos los personajes de la Iglesia, además de contener numerosísimos errores de arte, de historia, de religión y cultura La secretaría general de la CEM emite la alerta mediante un documento que empieza a distribuir, por internet, al público en general y a las diócesis y arquidiócesis del país, para que se difunda de la manera más amplia posible Monseñor Carlos Aguiar Retes, secretario general de la CEM y responsable de elaborar el documento, dice a Proceso que la película puede causar un fuerte impacto entre 90% de los católicos mexicanos, que son quienes tienen poca formación religiosa: En México, 90% de los católicos tienen muy pocas bases de formación en su fe; en su mayoría no van a misa los domingos ni pertenecen a un grupo o movimiento apostólico Nos preocupa ese sector que mantiene su fe por la religiosidad popular y que está poco formado, pese a que participa en procesiones a la Basílica de Guadalupe o en actos de Semana Santa Indica que es precisamente entre estos católicos donde la película puede sembrar dudas sobre su religiosidad e, incluso, provocar que se sientan ofendidos: A esa gente que se sienta ofendida por la película, vamos a invitarla a asumir la actitud que queremos tener los obispos, una actitud serena y tranquila Mucha gente querrá saber la verdad Bueno, pues aprovecharemos la oportunidad para manifestar el mensaje de la Iglesia tal y como lo hemos recibido, dice Aguiar Retes Al también obispo de Texcoco y vicepresidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) no le preocupa la reacción del restante 10% de los católicos del país: A ese sector no le hará nada la película, en lo absoluto Es un sector que está bien formado Tiene una conciencia, una convicción y una identidad católica muy fuerte Considera que El Código Da Vinci es producto de toda una corriente, que se está dando en el mundo occidental, en la que aparece gente que tiene algo contra la Iglesia y lo manifiesta ridiculizándola -Cuando la Iglesia reacciona ante una película u otra expresión que la ofende, por lo general les hace publicidad Pero, por otro lado, tampoco puede quedarse callada ¿Qué se debe hacer ante este dilema? -Sí, efectivamente, para nosotros esto representa una encrucijada Pero ante estos dilemas hay que tomar decisiones Y en este caso nuestra decisión es responder a las preguntas e inquietudes que, entre los católicos, despertará la película -¿El documento que usted está difundiendo responde a una postura del Vaticano respecto de la película? -No, no puede decirse que estemos recibiendo línea del Vaticano Nuestra preocupación más bien surgió de las reacciones que, tanto en Estados Unidos como en toda América Latina provocó en muchos católicos la lectura de la novela El Código Da Vinci Estamos viendo que en ellos se despertó una necesidad de buscar la verdad, que hay una preocupación común Entonces, las distintas conferencias episcopales nos estamos poniendo de acuerdo para ayudar a la gente y ofrecerle las respuestas que busca Esa fue la razón de nuestro mensaje -¿Actualmente sólo lo difunden por la página de internet del episcopado? -Sí Nuestra presencia informática se expande al interior de las diócesis y arquidiócesis del país Muchas de éstas tienen sus propias páginas en la web, sobre todo las más grandes e importantes Todos los arzobispados, por ejemplo, ya tienen su página Un buen sector de la población accede a la red, principalmente los jóvenes Por eso hemos escogido ese medio; de ahí lo puede tomar cualquier otro En su documento titulado La Iglesia ante El Código Da Vinci, el Episcopado Mexicano advierte categórico que el libro, en que se basa la película, es una obra de ficción, en la que todos los personajes de la Iglesia son retratados de manera odiosa Y refuta a Dan Brown, autor de la novela, de la siguiente manera: El autor afirma en la presentación del libro: 'Todas las descripciones de obras de arte, arquitectura, documentos y ritos secretos en esta novela son verdaderas' En realidad, la obra contiene numerosísimos errores: de arte, de historia, de religión y cultura Después, la CEM enumera cinco puntos centrales de la trama de la novela: -Jesús se casó con María Magdalena y tuvo varios hijos Su descendencia es el verdadero Santo Grial -Cristo confió la Iglesia a María Magdalena, pero los apóstoles se confabularon contra ella y tuvo que escapar a Francia Desde entonces, el clandestino 'Priorato de Sión' protege a la descendencia de Cristo de los ataques de la Iglesia católica y transmite sus secretos en códigos ocultos Por ejemplo, en la Última cena, de Leonardo Da Vinci, la figura junto a Cristo no es el apóstol Juan, sino María Magdalena -Jesús no pensaba ser Dios ni sus discípulos lo consideraron divino La creencia en la divinidad de Jesucristo fue impuesta por el emperador Constantino, en el Concilio de Nicea del 325 -Jesús y María Magdalena representaban la dualidad masculina-femenina (como Marte y Atenea, Isis y Osiris); los primeros seguidores de Jesús adoraban 'el sagrado femenino', pero luego fue eliminado, y la Iglesia se hizo misógina -La Iglesia se basa sobre una gran mentira: Cristo era un hombre normal y corriente Para ocultar la verdad, la Iglesia ha destruido documentos, ha asesinado a millones de brujas y herejes, ha manipulado las Escrituras Todos estos soportes de la trama, asegura el Episcopado Mexicano, son puras falsedades sin ningún sustento histórico Muestra, empero, su preocupación porque ahora esas falsedades serán llevadas al cine y las imágenes son más poderosas que las palabras y dejan más huella La película, dice, llegará a las masas y, por lo tanto, a quienes tienen poca formación y carecen de recursos críticos para distinguir qué es ficción y qué es realidad El episcopado indica que desde que se publicó la novela, en la primavera de 2003, ha vendido 40 millones de ejemplares, por lo que se convirtió en el best seller de la década Y calcula que -de acuerdo con las estadísticas- el filme será visto por 800 millones de personas en todo el mundo El documento añade que la película, una superproducción de Hollywood dirigida por Ron Howard, será presentada en el festival de Cannes el próximo 17 de mayo, y estrenada simultáneamente en los cines de todo el mundo el viernes 19 de mayo, por lo que ese día se exhibirá por primera vez en México Además -dice la CEM-, la película será utilizada por los enemigos de la Iglesia para lanzar otras acusaciones y campañas sobre temas que no tienen que ver con el libro Prevé, incluso, las reacciones de los católicos mexicanos ante el filme, por lo que señala a sacerdotes y obispos la actitud a seguir: Muchos católicos bien formados y practicantes se sentirán ofendidos: hay que saber encauzar su reacción, de forma serena y constructiva Muchos más católicos tendrán dudas sobre si lo que dice el libro es verdad: habrá que intensificar la catequesis y tocar algunos temas Muchas otras personas, hasta ahora indiferentes, sentirán curiosidad de saber más acerca de la fe: habrá que estar preparados para satisfacer su interés con una evangelización atractiva Por último, el documento pide que se aproveche la exhibición de la película para unir esfuerzos con otras iglesias y con el mundo intelectual: Puede ser una buena ocasión de trabajar junto a otros creyentes: con ortodoxos y protestantes, porque el libro y la película ofenden a todos los cristianos; con judíos y musulmanes, porque es una nueva manifestación de intolerancia contra quienes tienen una visión religiosa del mundo; y con intelectuales no creyentes que se sienten ofendidos por los numerosos errores históricos, artísticos, culturales, etcétera, en que se incurre para ganar dinero Monseñor Aguiar Retes adelanta que el episcopado no organizará ningún acto de protesta ni tampoco caerá en polémicas: Nada de protestas contra la película Nada de protestas contra las salas cinematográficas Eso no lleva a nada Tampoco vamos a engancharnos en polémicas inútiles y estériles, pues lo único que harían sería desgastar el servicio que queremos dar a la sociedad En un salón de la sede del episcopado, Aguiar Retes hace alusión al Concilio Vaticano II, realizado en los años sesenta y con el que la Iglesia se abrió a las manifestaciones multiculturales de la época actual Dice el obispo: A 40 años del Concilio Vaticano II, la Iglesia se ha vuelto más capaz de recibir críticas injustas que, desde luego, no son nada agradables Y compara las ofensas que se le han hecho a la Iglesia católica en El Código Da Vinci con las ofensas que, recientemente, algunos periódicos europeos -principalmente el France Soir- hicieron a los musulmanes, al publicar caricaturas del profeta Mahoma Esa reacción que tuvo el mundo musulmán pudiera haberse dado en el mundo occidental, pero hace más de 40 años, y con una Iglesia católica más dada a la polémica, asegura Aguiar Retes Y concluye: Nuestra Iglesia no tiene que polemizar o pelearse para defenderse a sí misma Su defensa es actuar en servicio de la dignidad del hombre

Comentarios