Las células Secretas

domingo, 9 de abril de 2006
Un Manual de contrainteligencia, elaborado por estrategas del Ejército Mexicano con el sello de alta confidencialidad, sienta los principios de investigación, acción e intervención de células secretas antiterroristas, provistas de comandos entrenados en actividades clandestinas para identificar el espionaje de los grupos hostiles y hacerles frente El Ejército Mexicano tiene células secretas antiterroristas con instrucciones de desplazarse sobre cualquier estructura u organización y realizar las operaciones que sean necesarias en caso de una amenaza Tales unidades son de alta confidencialidad, y aunque se desconoce su número de efectivos, se sabe que están integradas por pequeños comandos entrenados para realizar actividades clandestinas y que tienen su base en la Sección 2ª del Ejército Proceso tuvo acceso a un documento elaborado por estrategas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) sobre las células militares antiterroristas que, junto con las unidades de contraespionaje, se enlazan con una organización de contrainteligencia especializada que busca neutralizar la obtención clandestina de información y hacer frente a la acción de grupos terroristas en territorio mexicano El documento es un Manual de contrainteligencia de 220 páginas, con sello de confidencial, que puntualiza: La Secretaría de la Defensa Nacional dispone, en el sistema de inteligencia militar del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, de los órganos de contrainteligencia que están en condiciones de aplicar las medidas activas de acuerdo con los requerimientos propios dentro del ámbito militar, así como de enfrentar las actividades de espionaje, terrorismo y acciones encubiertas que se presenten Los estrategas castrenses aseguran en ese documento que la estructura de los grupos de antiterrorismo y contraespionaje está diseñada para responder a las amenazas internas y externas de este tipo que se han manifestado en diversas etapas, y que una de sus principales labores consiste en descubrir las redes de espionaje y terrorismo que pudieran utilizar el territorio mexicano para la preparación o realización de sus planes La jurisdicción que otorga la doctrina militar a los grupos de contrainteligencia es amplia y se extiende a todas las actividades que están ligadas con la defensa y la seguridad de la nación, y con la particular esfera de acción del sistema de inteligencia militar Los métodos En la doctrina militar, las medidas activas de contrainteligencia tienen un carácter eminentemente ofensivo y son planeadas y ejecutadas por las unidades antiterroristas y de contraespionaje Al ser activadas, estas unidades emprenden una extensa labor de detección e identificación de indicios que permitan deducir que existe o está en preparación una actividad de terrorismo; actúan en forma constante y no esperan a que el agresor intente realizar su acción, se adelantan para impedirla, minimizarla o neutralizarla Las unidades secretas de antiterrorismo y contraespionaje utilizan métodos definidos y flexibles, y cuentan con permiso para operar sobre cualquier estructura u organización en que el sistema de inteligencia adversario pretenda materializar su acción Los estrategas militares advierten en el Manual que los comandos terroristas y sus grupos de inteligencia crean organizaciones fachada y construyen redes de informantes Así mismo, que es necesario emplear métodos y procedimientos acordes a estas organizaciones para frenarlas Los servicios de inteligencia hostiles y los comandos terroristas, detallan, conforman redes especializadas que actúan mediante acciones aparentemente aisladas y de efectos relativamente reducidos, pero que por acumulación van causando efectos mayores que contribuyen a alcanzar sus objetivos Lo anterior obliga a realizar tareas de distinta intensidad y repercusión, aseguran, lo que implica la planeación de extensas operaciones de contrainteligencia Dichas operaciones requieren de la máxima rapidez en la ejecución para sorprender a las organizaciones terroristas La rapidez, la variación de los métodos y el secreto de las operaciones son factores determinantes de la sorpresa Operaciones de intervención La contrainteligencia se materializa mediante la prevención, detección, identificación e intervención para impedir las actividades encubiertas y clandestinas, explica el Manual Las operaciones de intervención representan la fase final de una investigación y consisten en acciones especiales de las unidades secretas del Ejército y la Fuerza Aérea que, precisa el documento, reclaman la existencia de responsabilidades claras en la cadena de mando Las unidades secretas de contraespionaje y antiterrorismo, continúa, disponen de sus propios órganos de búsqueda de información para establecer mapas y listas de personas que están realizando o van a realizar actividades de espionaje o terrorismo Y establece: Cada investigación se convierte en un caso que se inicia con una orden dada por el órgano de contrainteligencia respectivo Antes de ejecutar una intervención, las unidades antiterroristas y de contraespionaje estudian un informe de investigación preparado previamente por el sistema de inteligencia militar o por las propias unidades, y se plantean formas de acción que contribuyen a formular el plan de operaciones, cuya ejecución es evaluada y controlada por el comandante de la unidad Pero el Manual de contrainteligencia del Ejército Mexicano advierte que, en las operaciones encubiertas de las unidades antiterroristas y de contraespionaje, no es posible la obtención de información a través de un solo hecho, sino relacionando una serie de pequeños acontecimientos aislados, individuales y a veces insignificantes Proceso intentó obtener una respuesta oficial de la Sedena en torno de la discrecionalidad con que está planteada la actuación de las unidades secretas antiterroristas y de contraespionaje del Ejército y la Fuerza Aérea, pero no fue posible ante el hermetismo de las autoridades castrenses

Comentarios