"Somos madres, prostitutas, pero sobre todo mujeres"

miércoles, 10 de mayo de 2006
* Katiushka Michel relata su deambular por la Zona Galáctica, en la capital de Chiapas Tuxtla Gutiérrez, Chis , 9 de mayo (apro)- "A pesar que cobramos 50 pesos por el servicio, ellos nos llegan a ofrecer hasta 500 por hacerlo sin condón, pero pienso en mi salud y no lo hago Tengo vecinas que cuidan a sus esposos de mí, me ven como amenaza Mis hijas me apoyan, saben que soy prostituta" Estas son las palabras de Katiushka Michel, una mujer de 42 años, madre de tres hijas --una de 19, otra de 15 y la menor de cinco--, que se dedica al trabajo sexual comercial (TSC) en la Zona Galáctica, el centro de tolerancia de Tuxtla Gutiérrez Dice que sus tres hijas asisten a la escuela, la más pequeña al kínder, la otra a secundaria y, la mayor, a la universidad Que se dedica a esto por ellas, "para que tengan un mejor futuro y mejores oportunidades" en la vida A los 32 años se involucró en la prostitución, cuando acababa de divorciarse, viéndose en la necesidad de trabajar para darles de comer a sus hijas "El divorcio fue porque él me maltrataba, me pegaba, además de dejarnos sin comer y violentarme psicológicamente a mí y a mis niñas, por lo que decidí enfrentarlo y dejarlo", narra Señala que los retos que enfrenta día a día como prostituta, en el trabajo, es con los clientes, al convencerlos que utilicen el condón En un principio esto le resultaba difícil, era ella quien tenía que adaptarse a ellos Hoy, si no hay preservativo, no hay relación Explica que ver a muchas de sus compañeras morir de sida, a su vecina y su esposo que padecen todavía esta enfermedad, le ha enseñado a cuidarse, protegerse: "No podemos dejarnos al cuidado del hombre, no les importa a la gran mayoría nuestra salud o la de sus mujeres" "Tenemos clientes que nos dicen: ¿Cuánto sin preservativo?, Lárgate, jálate? aquí nomás no, les digo A pesar que cobramos 50 pesos por el servicio, ellos nos llegan a ofrecer hasta 500 por hacerlo sin condón Dime tú si con la necesidad uno no lo piensa Pero no, primero está una y mis hijas", indica "Esto es lo que deben aprender las señoras, en verdad están en peligro Tengo vecinas que cuidan a sus esposos de mí, me ven como amenaza, pero no ven que la amenaza para su propia salud, para su propia vida, son los esposos que no se cuidan y ellas que no ejercen sus derechos", agrega Dice que como madre, el reto es mayor, pues tiene que luchar contra la discriminación a su persona y de la que también son víctimas sus hijas "Saben que soy prostituta y me apoyan, sobre todo porque también sufrieron la violencia, los golpes, los gritos, el hambre Hoy ha cambiado todo, están estudiando y yo les educo con verdaderos valores sobre el cuidado y respeto a ellas mismas, la experiencia ha sido en verdad difícil, no es la ?vida alegre? como creen", menciona Michel "En estos años he visto morir de sida a compañeras: otras asesinadas por los clientes: una apuñalada, otra de un balazo; otras desaparecieron nomás así, agredidas por los clientes, estafadas por la misma autoridad Ha sido mi escuela, pero creo que esto es resultado de la misma violencia de la sociedad hacia nosotras", reflexiona Dice no entender por qué la sociedad las discrimina: "Creo que esto no es más que la doble moral y la falta de verdaderos valores como el respeto, pero lo peor de todo es ver cómo esta doble moral también se aplica en las leyes, pareciera que no tenemos derechos, que somos mujeres de segunda o de tercera, sólo por ser prostitutas" Explica que paga sus impuestos al municipio y quisiera tener prestaciones sociales, aunque desconoce las instancias que defienden los derechos de las prostitutas Un sindicato "Necesitamos un sindicato, unirnos las mujeres para defender nuestros derechos, luchar por ellos, por mejores servicios médicos, por preservativos gratuitos y disponibles para nosotras "Más seguridad y protección, por tener derecho a una casa propia, y sobre todo contra la violencia y discriminación No estamos por gusto como la gente cree, no conocen la realidad y nuestras historias Somos madres, prostitutas, pero sobre todo mujeres", afirma Hoy llegaron hasta esta zona de tolerancia --inaugurada en los años de gobierno de Patrocinio González Garrido-- activistas del Centro de Información Familiar (Cifam), dedicado a promover la salud reproductiva, para celebrar el Día de las Madres con más de 60 prostitutas Antes de convivir, efectuaron una mesa de análisis sobre la situación en que laboran todos los días, dentro del intercambio de experiencias de las trabajadoras sexuales comerciales (TSC) Ahí señalaron la importancia de estas actividades en la resignificación como mujeres, y el fomento de sus derechos Mencionaron el desconocimiento de instancias que atiendan y generen acciones en favor de las TSC, por lo que solicitaron se promuevan actos contra la discriminación hacia ellas y sus familias, así como la igualdad de oportunidades y acceso a los servicios como ciudadanas Y lo más importante: hicieron un llamado a las autoridades locales para la atención inmediata al desabasto de preservativos gratuitos Informaron que actualmente el ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez les provee de una cierta cantidad de condones al mes, sin embargo, éstos son insuficientes

Comentarios