Los excesos de la policía en Chiapas, similares a los de Atenco, acusan ONG

viernes, 12 de mayo de 2006
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 11 de mayo (apro)- El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) y la Red de Defensores Comunitarios de los Derechos Humanos (La Red), cuestionaron lo dicho por el gobernador Pablo Salazar, quien afirmó que la policía del estado "tiene las manos limpias de sangre" Añadieron que la policía del estado ha realizado diversos operativos, en los que ha habido graves violaciones a los derechos humanos El Frayba dijo que el caso más reciente fue el operativo realizado en el municipio de Bochil, donde 80 personas fueron detenidas durante el desalojo de la presidencia municipal, donde habitantes de varias comunidades demandaban pacíficamente la renuncia del alcalde, Daniel Morales Añadió que, en ese operativo, Pascual Jiménez Bautista, Antonio Díaz Hernández y Juan Silverio Hernández, vecinos de la Comunidad de Santa Cruz, resultaron gravemente heridos y fueron trasladados al hospital del IMSS en Bochil, donde no los quisieron atender Indicó que agentes de la Policía Sectorial llevaron a los detenidos supuestamente al Hospital Regional de esta ciudad, y dijo que, hasta ahora, se desconoce su paradero Señaló que, de acuerdo con informaciones, 63 de los detenidos están en la "Casa de Arraigos Quinta Pitiquito" El Frayba denunció que, al mismo tiempo, en el Ejido Pomilhó, fueron detenidos cinco campesinos que se dirigían a sus trabajos Agregó que uno de ellos fue subido a un helicóptero de la policía y otros 14 a un camión, donde fueron golpeados Dijo que en la cabecera municipal de Bochil, la casa de una señora amaneció con un sello de la Fiscalía Zona Centro, con "lo que quedaron encerradas dos señoras y dos niños, que no tuvieron nada que ver con el plantón" El organismo advirtió que continúan los operativos policiacos en comunidades de ese municipio, y que hay versiones de que van a seguir los cateos y las detenciones arbitrarias, "en medio de la angustia en la población" Afirmó que es "inaceptable el uso desmedido de la fuerza pública", que generalmente se traduce en detenciones arbitrarias, allanamientos de domicilios y violaciones a los derechos humanos de los detenidos Por ello, exigió a Mariano Herrán Salvatti, Fiscal General del Estado, así como a Roger Grajales González, secretario de Gobierno, implementar medidas cautelares a favor de los detenidos durante ese operativo Pidió garantizar que familiares y abogados de los detenidos puedan comunicarse, y que se den a conocer los nombres, ubicación, situación jurídica y el estado de salud de todos los detenidos Por su parte, Miguel Ángel de los Santos Cruz, titular de La RED, se refirió a lo dicho por el gobernador Pablo Salazar, quien afirmó que la policía del estado "tiene las manos limpias de sangre" Afirmó que esa "es otra mentira de Salazar", al referirse a los operativos policiacos violentos contra miembros de la Alianza Campesina de Lucha Independiente (ACLI), en febrero del 2001, en Ixtapa, y del Movimiento Campesino, Revolucionario e Independiente (MOCRI), en julio de ese mismo año En este último caso se emitieron recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) De los Santos dijo que también han sido reprimidos miembros de la Organización Campesina Emiliano Zapata (OCEZ), del municipio Venustiano Carranza, y de la Organización Proletaria Emiliano Zapata (OPEZ) en Comalapa Añadió que el gobierno del estado ha procedido además contra maestros de la Sección VII del SNTE, de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que había bloqueado una de las entradas principales de Tuxtla Gutiérrez, así como contra estudiantes de la Escuela Normal Rural Mactumactzá, y pobladores del municipio de Tila, cuando protestaban por la imposición de un alcalde "En todos los casos hubo detenciones arbitrarias y lesiones graves por las golpizas y las torturas de que han sido víctimas los detenidos, en medio de procesos amañados", señaló Añadió que el gobierno de Pablo Zalazar ha implementado "operativos policiales similares o peores a los de San Salvador Atenco, y dijo que "otro punto en común de Chiapas con Atenco, es la ineficacia de las autoridades para resolver conflictos sociales por la vía del diálogo Con ello, el estado admite tácitamente su fracaso para resolver los problemas"

Comentarios