Ordena Bush despliegue de la Guardia Nacional a la frontera con México

martes, 16 de mayo de 2006
* Enviará hasta seis mil soldados durante un año; pero aclara que no significa la militarización de la zona * Los refuerzos sólo darán apoyo logístico, afirma Washington, 15 de mayo (apro) - El presidente George W Bush ordenó el despliegue "temporal" de hasta seis mil soldados de la Guardia Nacional a la zona limítrofe entre Estados Unidos y México, pero aclaró que la medida no significa la militarización de la frontera, sino que tiene como objetivo preservar la seguridad y contener el flujo de indocumentados Dijo que como Estados Unidos tiene el derecho y la obligación de hacer que su frontera sea más segura, y como "comandante en jefe" tiene la responsabilidad de garantizar la seguridad de los estadunidenses "En coordinación con los gobernadores ?de la frontera sur de Estados Unidos--, hasta seis mil miembros de la Guardia Nacional serán desplegados a la nuestra frontera sur", declaró Bush durante un mensaje que dirigido a los estadunidenses y transmitido por televisión en horario estelar sobre el problema de la inmigración indocumentada y de la necesidad de instrumentar una reforma integral a las leyes de inmigración "Estados Unidos no va a militarizar su frontera sur México es nuestro vecino y nuestro amigo", subrayó Bush en lo pareciera ser un contrasentido porque la simple presencia de la Guardia Nacional en la zona, en los hechos significa la militarización "Seguiremos trabajando en la cooperación para mejorar la seguridad en los dos lados de la frontera, confrontando los problemas comunes como el tráfico de drogas, el crimen, y para reducir (el flujo) de la inmigración indocumentada", justificó El discurso de poco más de 16 minutos y medio de duración, fue utilizado por Bush para intentar calmar las críticas que la ha hecho la mayoría de la sociedad estadunidense por la ausencia de políticas y planes efectivos para detener la entrada de inmigrantes indocumentados El fracaso del liderazgo de Bush ?cuenta apenas con una aprobación de entre el 30 y 31 por ciento-- forzó a la Casa Blanca a abordar el tema de la inmigración indocumentada con una solución de mano dura enfocada a sellar la frontera con México al costo que sea necesario Bush declaró que la Guardia Nacional no realizará labores de detención de inmigrantes indocumentados, sino que dará apoyo logístico a los encargados de preservar la integridad en la frontera con México "La Guardia Nacional apoyará a la Patrulla Fronteriza con la operación de sistemas de vigilancia, de análisis de información de inteligencia, en la instalación de vallas y barreras móviles, y dando entrenamiento Las unidades de la Guardia Nacional no se involucrarán en actividades de la aplicación de la ley, esa labor será realizada por la Patrulla Fronteriza", explicó Bush también anunció que el gobierno federal dará más dinero a los estados fronterizos para financiar la participación de policías estatales y locales en actividades relacionadas directamente con la detención de indocumentados Luego del mensaje, la Casa Blanca explicó que la presencia de la Guardia Nacional en la frontera con México, es una medida necesaria que no tiene ningún interés político o electorero, como acusan algunos legisladores demócratas La orden del despliegue militar se da exactamente seis meses antes de las elecciones federales legislativas de medio periodo, en las que están en juego los 435 puestos de la Cámara de Representantes y más de treinta de los 100 del Senado, así como por la pérdida de popularidad de Bush y, en general, del Partido Republicano en ambas Cámaras del Congreso, razón por la cual los demócratas insisten en que Bush está usando el tema migratorio y de seguridad fronteriza como defensa ante la posibilidad de que su partido pierda el control mayoritario en el Capitolio "Este compromiso inicial de la Guardia Nacional será por un periodo de un año, después de eso el número de las fuerzas de la Guardia Nacional se reducirá conforme lleguen más miembros de la Patrulla Fronteriza y se instale más tecnología", añadió el presidente En los hechos, la militarización de la frontera con México ya se estaba llevando a cabo por medio del uso de tecnología del Pentágono como equipos de video nocturno, rastreo satelital y utilización de aviones a control remoto para ubicar a inmigrantes indocumentados No obstante, Bush aclaró que se usará más equipo tecnológico; y para finales del ano 2008, cuando deje la Casa Blanca, espera contar con 18 mil efectivos de la Patrulla Fronteriza "Estados Unidos debe asegurar sus fronteras, esta es una responsabilidad básica de una nación soberana y es también un requisito urgente de nuestra seguridad nacional Nuestro objetivo es preciso: La frontera debe estar abierta al comercio y a la inmigración legal, y debe cerrarse a los inmigrantes indocumentados, a los criminales, a los traficantes de droga y a los terroristas", remató Rechazo en México Al conocerse la noticia, el PRD rechazó la iniciativa del presidente Bush y condenó cualquier intento de militarización, mientras que el candidato del Partido Nueva Alianza (Panal), Roberto Campa Cifrián, repudió la iniciativa porque consideró que implica más riesgos para los indocumentados A través de un comunicado, el PRD exigió al presidente Vicente Fox que se oponga a la medida y demande la aplicación de medidas que regulen y orienten el flujo migratorio "La decisión de Bush es injustificada, inaceptable e implica una agresión muy seria a una nación soberana La reacción de nuestro gobierno debió ser enérgica, sin dar lugar a duda alguna sobre nuestra exigencia de que se detuviera semejante agresión", señaló el partido En tanto, Roberto Campa, dijo que la decisión del Bush debe obligar al gobierno mexicano a hacer un mayor esfuerzo para generar más oportunidades de empleo para lo mexicanos que les inhiba la intención de emigrar hacia Estados Unidos

Comentarios