Cuestionan en EU el plan de Bush para militarizar la frontera

miércoles, 17 de mayo de 2006
Washington, 16 de mayo (apro) - De cosmética e incompleta calificaron legisladores demócratas y republicanos la propuesta del presidente George W Bush, de enviar un año a seis mil soldados de la Guardia Nacional a la frontera con México, como parte de las medidas para contener el flujo de migrantes indocumentados "Estoy profundamente preocupado porque la militarización de nuestras fronteras, tanto al sur como al norte, es una visión de corto plazo, que tiene profundas repercusiones en nuestras relaciones con (los países) del hemisferio occidental", dijo Ken Salazar, senador demócrata por el estado de Colorado quien, junto con otros políticos y legisladores del Partido Republicano, quedaron insatisfechos con la propuesta de Bush "Le aclaré al país anoche que no vamos a militarizar nuestra frontera México es un amigo y vamos a hacer todo lo necesario para garantizarle al pueblo estadunidense que la frontera es segura", afirmó Bush durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Australia, John Howard Lo dicho por Bush, en el sentido de que no pretende militarizar la frontera con México, no tuvo eco en los rincones políticos de Washington Los gobernadores de Arizona, California, Nuevo México y Texas, estados colindantes con México, y los legisladores federales en el Capitolio, abordaron el tema del envío de la Guardia Nacional a la frontera desde la perspectiva de la militarización de la zona Hill Richardson, gobernador demócrata de Nuevo México, se quejó de la falta de agentes de la Patrulla Fronteriza para vigilar la frontera con México, y rechazó la propuesta de que sea la Guardia Nacional la que suplante a los agentes migratorios "Los planes del presidente de poner a nuestra de por si sobresaturada Guardia Nacional a lo largo de la frontera, no resolverá el punto mas critico de nuestro imperfecto sistema de inmigración, a menos de que nuestras leyes de inmigración sean ampliamente reformadas La colocación de más recursos en la frontera no resolverá al problema de la migración indocumentada", dijo en un comunicado Varios legisladores republicanos, entre ellos el senador Chuck Hagel, de Nebraska, aunque reconocieron que el fortalecimiento de la vigilancia fronteriza por medio de la Guardia Nacional suena a "buena idea", esta no es más que una acción apurada, ya que lo que se requiere es contratar más personal de la Patrulla Fronteriza La inconformidad con la propuesta militar de Bush se debe a que el mandatario encabezó tarde el tema de la reforma migratoria y la necesidad de fortalecer la vigilancia en la frontera con México para contener a los indocumentados En la sociedad estadunidense la mayoría de la población apoya la idea de que se apruebe una reforma integral a las leyes de inmigración, pero también exige el fortalecimiento de la vigilancia en la frontera para evitar la entrada de más indocumentados, los que implica una carga para el presupuesto federal y de los estados En una encuesta realizada a nivel nacional por la cadena de televisión CNN con 500 estadunidenses adultos, el 75 por ciento de los entrevistados respaldó a Bush en su decisión de desplegar a la Guardia Nacional a la frontera con México, y 25 por ciento lo rechazó "Su plan de desplegar hasta seis mil soldados de la Guardia Nacional para liberar a la Patrulla Fronteriza de la cacería de migrantes indocumentados, es un modelo de una simplicidad decorativa", consideró, por su parte, el diario The New York Times, en su principal editorial de hoy, que tituló: "Ilusiones fronterizas" El ala conservadora del Partido Republicano y de la sociedad estadunidense, también quedó inconforme con la propuesta de Bush: pedía un mayor despliegue de soldados a la frontera con México y que el presidente no hablara de empleo temporal ni de la posibilidad de ayudar a millones de indocumentados a conseguir la residencia permanente, como lo hizo en la propuesta de reforma integral a las leyes migratorias que le pidió al Congreso aprobar en el menor tiempo posible "Para poder asegurar la frontera es importante que la gente en Washington entienda que tiene que haber un programa de empleo temporal Seguridad fronteriza y programa de empleo temporal son importantes", señaló Bush, al momento en que en la Cámara de Senadores continuaba el debate de la reforma migratoria, la cual fue rechazada con 55 votos en contra y 45 a favor, una enmienda que proponía sellar la frontera con México antes de abordar el asunto de buscar una solución a los 11 ó 12 millones de indocumentados que se estima viven en Estados Unidos

Comentarios