Rybka se demuestra como el mejor

miércoles, 17 de mayo de 2006
México, D F, 17 de mayo (apro)- En los últimos años, quizás ya más de diez, han surgido un par de decenas de programas de ajedrez Al principio, hay que reconocer, les ganaba prácticamente cualquier jugador de segunda fuerza, pero eso fue muy al principio Hoy posiblemente dichos ingenios cibernéticos puedan batir al 99% de los jugadores que hay sobre el ancho mundo Así, la carrera por desarrollar el mejor programa de ajedrez se ha vuelto quizás en una obsesión Los amigos de Chessbase (chessbasecom), venden algunos de estos programas por unos cincuenta dólares cada uno: Fritz, Shredder, Junior, Nimzo, etcétera, los cuales, sin duda, son extraordinarios Es en términos reales, es como hacerse de un gran maestro casero Hemos visto, además del avance en los niveles de juego, interfaces cada vez más pulidas, más fáciles de usar y con más opciones Igualmente se han desarrollado bibliotecas de aperturas y de finales de 5 o menos piezas, esto último, tarea monumental por la cantidad de posiciones que se pueden analizar Pues bien, en esta enorme gama de programas ajedrecísticos, ha empezado a destacar de manera notable Rybka (que significa pequeño pez en ruso), un programa independiente a los más conocidos, pero que ha empezado a imponerse cada vez con más asiduidad en los torneos especializados entre software de ajedrez Actualmente hay varias versiones de Rybka, desde las experimentales hasta la comercial El sistema que parece ser mejor (entre las versiones de Rybka existentes), es la 101 de 32 bits En el torneo Paderborn ese programa se enfrentó a muchos otros, todos corriendo en procesadores ADM Athlon 64, a 22 GHz, con dos gigabytes de RAM Las partidas fueron a noventa minutos más 30 segundos de incremento por jugada hecha, por jugador El torneo se jugó en un sistema de todos contra todos (round robin), y Rybka superó en 5 puntos a un engine muy popular, Fritz 9 Eso habla de la fuerza de este sistema Aparentemente la diferencia entre Rybka y los demás programas es que el primero posee una mayor sabiduría ajedrecística Los otros se basan en el extenuante cálculo de variantes con la subsecuente valoración del resultado final de cada línea analizada, mientras que Rybka antes hace una evaluación más estratégica, siguiendo la idea del patriarca y excampeón del mundo Mijail Botvinnik, sobre cómo debería programarse una computadora para jugar al ajedrez, lo cual se reduce a simular lo que la mente humana hace al jugar Más de un lector se preguntará por qué antes nunca se estudio el problema del ajedrez como sugería Botvinnik En realidad esta interesante idea se propuso hace muchos años, pero nadie había encontrado la manera de "inyectarle", por decirlo de alguna manera, el conocimiento ajedrecístico a una computadora Aparentemente Rybka ha hallado un camino y los resultados del programa en las competiciones especializadas avalan que la idea parece ser la correcta Desde luego que el enfoque tradicional tiene sus virtudes, como por ejemplo, la que el programa jamás olvidará o pasará por alto una variante ganadora, si es que la hay De hecho, este es el riesgo que se correría si las máquinas no analizaran exhaustivamente tantos miles de posiciones La realidad es que el ajedrez es una buena cama de pruebas para el estudio de la ciencia de la computación, de los algoritmos, de la eficiencia para analizar un problema que siempre nos rebasa por la cantidad de variantes que pueden surgir y que se incrementan de manera exponencial a las pocas jugadas de empezar una partida Independientemente de qué programa de ajedrez use actualmente, créame, los más populares son prácticamente invencibles en sus niveles más fuertes Eso, sin embargo, no hace del ajedrez una ciencia muerta, como tampoco el invento de la motocicleta acabó con el atletismo, por ejemplo Hoy día, gracias a estos mecanismos digitales podemos entender mejor el ajedrez y además, descubrir jugadas nuevas que probablemente antes de esta tecnología, nunca hubiesen sido develadas

Comentarios