La muralla gringa

jueves, 18 de mayo de 2006
México, D F, 17 de mayo (apro)- De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (Conapo), el flujo migratorio neto anual de México hacia Estados Unidos se multiplicó en más de 10 veces en los últimos 30 años: de 120 a 155 millones de personas entre 1970 y 1980; de 210 a 260 millones entre 1981 y 1990; y más de tres millones en la década pasada Al concluir el sexenio de Fox habrán salido del país 24 millones de mexicanos Datos más recientes de la misma dependencia señalan que en la administración de Vicente Fox anualmente emigraron 400 mil mexicanos hacia Estados Unidos Es decir que, al concluir el sexenio, 24 millones de paisanos se habrán ido al norte en busca del empleo que aquí no tienen o que no generó el gobierno mexicano Estos números deberían de asustar al presidente Fox y prevenirlo antes de decir que "es lógico" que George Bush haya recibido la aprobación del Congreso estadunidense para la construcción de un muro en la frontera con México de 595 kilómetros de longitud Y no sólo eso, sino también el reforzamiento de la vigilancia con 6 mil soldados de la Guardia Nacional La migración mexicana ha aumentado considerablemente desde que se implementó el modelo económico neoliberal que Fox ha defendido como la solución al problema de la pobreza extrema que aqueja al país Modelo que fue implementado por Miguel de la Madrid y que cobró auge en la década de los 90, años que reflejan precisamente el incremento de la migración mexicana hacia Estados Unidos hasta en 33 millones de indocumentados Es evidente que la huída de millones de compatriotas en estas últimas tres décadas tiene su origen en la situación precaria que se tiene en México, producida en mucho por gobiernos incapaces de generar modelos de producción al margen de las políticas dictadas por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, precisamente desde mediados de los 80 En una radiografía de este fenómeno se puede detectar con mucha claridad que la población emigrante cambió de las áreas rurales hacia las urbanas y que a las manos de campesinos e indígenas se sumaron las de técnicos y profesionistas urgidos de mejores salarios Al principio de este sexenio el fenómeno de la migración laboral mexicana hacia Estados Unidos se quiso manejar o manipular haciendo notar uno de sus beneficios: las millonarias remesas El Conapo registró que hasta noviembre del año pasado nuestro país recibió alrededor de 45 mil millones de dólares enviados desde el Extranjero, principalmente de Estados Unidos, durante la última década Tan sólo en el año 2000 ingresaron más de 6 mil millones de dólares, lo que equivale a 17 millones diarios El monto se multiplicó en lo que va de este sexenio rompiendo récord históricos Este dinero es el que, de muchas maneras, ha paliado el escaso crecimiento de la economía mexicana, pues sin haberse generado en el país, ha beneficiado a miles de familias pobres, tanto del campo como de las ciudades Una buena parte de estos millones de dólares son utilizados para el mejoramiento de la infraestructura en sus comunidades La construcción del muro o muralla en la frontera con México hace evidente el agotamiento del modelo económico que gobiernos del PRI y del PAN han seguido a pie juntillas Felipe Calderón, el candidato presidencial panista, peligrosamente es el único de los aspirantes que se ha pronunciado abiertamente a favor de continuar dicho modelo bajo la creencia de que es el mejor camino para salir adelante, ante el rechazo de Roberto Madrazo y de Andrés Manuel López Obrador Este pronunciamiento de Calderón debería de tomarse en realidad como "un peligro para México", porque ya se ha comprobado que en vez de generar riqueza, ha formado una población de más de 50 millones de mexicanos pobres La muralla gringa, como bien le podríamos llamar, agudizará la precaria situación no sólo de México, sino de los países centroamericanos que diariamente expulsan de sus tierras a miles de indocumentados ansiosos por encontrar un empleo en Estados Unidos Lo preocupante es que esta migración laboral ha crecido no sólo por las malas condiciones económicas de nuestros respectivos países, sino por las desgracias naturales que han ocurrido en los últimos años ?inundaciones, sequías, terremotos, etcétera? y repercutido en las tierras de muchas comunidades campesinas e indígenas que antes no eran parte de este flujo migratorio La proyección para los próximos años es que si seguimos el mismo modelo económico, el neoliberal, y se mantienen fenómenos meteorológicos en Centro América y el sur de México, la migración de indocumentados se elevará, pero será retenida temporalmente por el dique que construirán los estadunidenses a lo largo de la frontera mexicana Es evidente que éste será uno de los retos principales para el próximo presidente, sobre todo porque ya está demostrado que sólo genera desempleo y pobreza Y con esto protestas, violencia e ingobernabilidad

Comentarios

Otras Noticias