En Pidiregas, el 16% de la deuda del sector público

martes, 2 de mayo de 2006
* Al principio de la administración foxista representaba el 7 4% * Actualmente asciende a 460,800 mdp, frente a 158,500 del 2001 México, DF, 1 de mayo (apro)- Con todo y que la deuda total del sector público ha disminuido casi cinco puntos porcentuales (497) del Producto Interno Bruto en lo que va del sexenio ?pasó de 3659% del PIB en 2001 a 3162 en 2005--, en términos nominales, ahora la deuda es más alta que al inició de la administración del presidente Vicente Fox Este aumento es consecuencia de los costos que han significado el IPAB, el programa carretero, los proyectos de inversión con impacto diferido en el gasto (Pidiregas) y los programas de apoyo a deudores bancarios De acuerdo con el Informe Anual 2005 del Banco de México, que dio a conocer este fin de semana, la deuda neta del sector público se ubicó en 2 billones 847,500 millones de pesos, mientras que en 2001 fue de 2 billones 133 mil millones, lo que representó un aumento, en pesos corrientes, de casi 714 mil 500 millones de pesos Un incremento nominal de 336% En cambio, el Producto Interno Bruto, en pesos corrientes, pasó de 583 billones de pesos a 9 billones, un aumento nominal de 544% La deuda neta del sector público tiene dos componentes básicos: la "deuda económica amplia neta", que es la suma de la deuda externa y la deuda interna; y las partidas adicionales o contingentes, que son los señalados arriba: IPAB y los programas carretero, de apoyo a deudores de la banca y Pidiregas Salvo la deuda interna y los Pidiregas ?que son los proyectos de inversión que, por falta de recursos propios, Pemex y la CFE, particularmente, pagan a empresas extranjeras, sobre todo-- el resto de los componentes de la duda total han registrado en el sexenio una disminución real, aunque en pesos corrientes sea más alta Así, por ejemplo, la deuda externa en 2001 fue de 685,400 millones de pesos y en 2005 de 692 mil millones, pero como proporción del PIB bajó de 1176% en 2001 a 764% en 2005 En cambio, la deuda interna sí creció en términos reales: pasó de 483,700 millones de pesos (83% del PIB) en 2001 a 820,100 millones de pesos (910% del PIB) La deuda que representa el IPAB ?es decir, la diferencia entre los pasivos brutos y los activos totales del Instituto-- acabó siendo de 679 mil millones de pesos en 2005 (754% del PIB), cuando en 2001 fue de 640,400 millones de pesos (1070% del PIB) El programa carretero ?deuda contraída por el gobierno, desde la administración de Ernesto Zedillo, para rescatar a quienes invirtieron en la construcción de nuevas carreteras, que quedaron atrapados con enormes deudas luego del derrumbe económico de diciembre de 1994--, pasó de casi 122 mil millones de pesos (209% del PIB) en 2001 a 159,400 millones de pesos (177% del PIB) en 2005 Los programas de apoyo a deudores y los de reestructuración de deudas en Unidades de Inversión (Udi), no son de gran impacto en el endeudamiento total del gobierno En 2001 fueron de 103% del PIB y en 2005 de 041% del PIB Sin embargo, el rubro que más ha crecido y que más peso tiene en la deuda neta del sector público, son los Pidiregas (inversiones financiadas a largo plazo y con impacto diferido en el gasto), cuyo costo ha aumentado de manera explosiva en los últimos cinco años, de acuerdo con la información del Banco de México El saldo de la deuda en Pidiregas ha sido así en los años de la actual administración: 158,500 millones de pesos en 2001; 242,300 en 2002; 348,300 en 2003; 396,600 en 2005; y de 460,800 millones de pesos en 2005 Y si el aumento ha sido constante en términos nominales, en términos reales también, salvo en un solo año Como porcentaje del PIB, la evolución de la deuda en Pidiregas ha sido así: 272% (2001); 387% (2002); 479% (2003); 477%, (2004), y de 511% en 2005 En otras palabras: mientras en 2001 la deuda en Pidiregas representaba el 74% del total de la deuda neta del sector público, para diciembre de 2005 era ya de 16% del total de la deuda Más del doble El esquema de los Pidiregas --Proyectos de Inversión Productiva de Largo Plazo con Impacto Diferido en el Gasto--, fue establecido en el sexenio de Ernesto Zedillo para atender las necesidades crecientes de infraestructura productiva Dichos proyectos generalmente se asignan por licitación pública internacional para su ejecución Durante su construcción, los gastos no impactan a las finanzas públicas porque las empresas ganadoras de las licitaciones cubren dichos gastos con sus propios recursos (ya sea a través de duda que ellos mismos contratan, por disponibilidades propias o inventarios) Cuando las obras están concluidas y en condiciones de generar ingresos, los proyectos se entregan a quienes las hayan contratado, Pemex o Comisión Federal de Electricidad Y ya que los proyectos entran en operación se inicia el pago de las obligaciones con recursos presupuestales

Comentarios