Hispanos hacen sentir su poder un millón marcha en Los Angeles

martes, 2 de mayo de 2006
* Indiscutible, el éxito del boicot y del día sin inmigrantes, evalúan organizadores San Francisco, Ca , 1 de mayo (apro)- En una jornada histórica, cientos de miles de manifestantes salieron a la calle para exigir una reforma migratoria justa y la legalización de 12 millones de indocumentados Desde las ocho de la mañana, miles de personas fueron arribando a la plaza Justin Herman, en el embarcadero, para ocupar la céntrica calle Market y marchar hasta el City Hall (ayuntamiento), en que se celebró un mitin por la dignidad y el respeto a los derechos de los inmigrantes Tiendas, fábricas, restaurantes y compañías fueron cerrados a falta de mano de obra; mientras el barrio hispano de La Misión lucía desierto, luego que 95% de los negocios decidieron solidarizarse y apoyar el boicot nacional convocado por las organizaciones sindicales y cívicas que convirtieron al 1 de mayo en "Un día sin inmigrantes" Los hispanos quisieron demostrar la importancia que su mano de obra tiene para la economía de Estados Unidos: "Los primeros que traspasan fronteras ilegalmente son George Bush, Condolezza Rice, Dick Cheney y Donald Rumsfeld Ellos han invadido Irak", dijo el mexicano Ricardo Robles, quien portaba una pancarta con una lista de las invasiones de Estados Unidos en el mundo, desde 1890 hasta el 2003, y con las fotografías del actual gabinete bajo el lema: "Se buscan por traspasar ilegalmente las fronteras" Al lema principal de la marcha: "Hoy marchamos, mañana votamos", se unieron otros como "Unidos estamos, unidos nos quedamos" Así mismo, un mapa de México y Estados Unidos fue impreso en miles de camisetas blancas con la leyenda en la espalada: "Un día sin inmigrantes" Las marchas se sucedieron en toda el área de la bahía En San Rafael y Santa Rosa empezaron a las diez de la mañana, mientras en Berkeley iniciaron después del mediodía, encabezadas por estudiantes En San José, una de las ciudades con más de 80% de hispanos, marcharon a las tres de la tarde, y Oakland, Richmond y San Pablo las movilizaciones arrancaron a las 9 El alcalde de East Palo Alto, Rubén Abrica --de origen mexicano--, encabezaba la multitudinaria manifestación de San Francisco, una de las más grandes de la historia moderna: "Queremos que el gobierno federal entienda que ningún ser humano es ilegal Nos oponemos rotundamente a la HR 4437, o a cualquier medida que criminalice a las familias inmigrantes, a sus niños y jóvenes, a sus adultos y ancianos" Las pancartas fueron elocuentes: "Con nuestras manos ilegales se hace el pan que pones en tu mesa", "Yo ayudo a los inmigrantes ¡Arréstenme!" "Para invadir Irak no se necesitaban visas", o "Somos seres humanos y, si hoy nos sacan, mañana nos regresamos" Vestidos de blanco, con banderas estadunidenses o de El Salvador, México, Costa Rica, Brasil o España, familias enteras se dieron cita en las marchas: "Este es un nuevo movimiento por los derechos civiles en la historia de Estados Unidos", dice Medea Benjamin, directora de Global Exchange y oradora frente al capitolio de la ciudad "La ley Sensenbrenner está muerta Lo que tenemos que hacer es seguir con la presión, porque en noviembre hay elecciones y están muy preocupados por el voto hispano La realidad es que este movimiento ha cambiado la historia del país" Mexicanos ataviados con plumas y trajes indígenas amenizaron el recorrido de la manifestación La mayoría de las escuelas primarias de los barrios hispanos ofrecían una imagen atípica, sin alumnos, debido a que los inmigrantes decidieron no enviar a sus hijos a los centros educativos con el objetivo de extender el boicot Al llegar a la gran plaza que precede el edificio del ayuntamiento, dos grandes fotos fueron colocadas en el presídium: "El movimiento hispano ya tiene dos mártires: Santos Reyes y Anthony Soltero", dijo el líder comunitario Miguel Araujo, director de la Organización 1º de Mayo --que aglutina a cientos de organizaciones sociales, políticas y religiosas--, en referencia al estudiante de Los Ángeles que se suicidó y al hispano condenado por portar una licencia de conducir falsa "El gigante despertó y ya no se va a dormir", advierte Araujo, luego de bajar del escenario donde ofreció un encendido discurso ante los miles de manifestantes "La lucha sigue y después viene la marcha nacional el 19 de mayo, programada en Washington No vamos a parar hasta que se legalice a todos" Al grito de "sí se puede", los inmigrantes coreaban consignas contra George Bush y el senador Sensenbrenner Grandes empresas como la empacadora de carnes Tyson Foods o la Perdue Faros y Gallo Wines decidieron cerrar la mayor parte de sus plantas o acceder a dar el día libre a sus trabajadores, en señal de solidaridad La compañía de comida hispana más grande del país, Goya Foods, decidió paralizar 300 camiones de entrega y no llegarán a su destino más de 5 millones de productos De esta manera, la empresa contribuía a la causa de los inmigrantes: "Queremos que la comunidad latina y todos los inmigrantes sepan que nos unimos a ellos en este día histórico" Mientras en Los Ángeles marchaban más de un millón de personas, en Chicago se congregaron 300 mil Miguel Araujo aseguró que las marchas multitudinarias se sucedieron en más de 150 ciudades alrededor del país: "El éxito es indiscutible y se ha demostrado lo que significamos para la economía y la sociedad de este país Ojalá que en Washington tomen nota y reconozcan nuestra fuerza"

Comentarios