Pesadillas Latentes

domingo, 21 de mayo de 2006
La policía alemana no se hace ilusiones sobre el buen comportamiento de todos sus ciudadanos o de los fanáticos de las selecciones extranjeras Por ello, se apresta a colaborar con los agentes de seguridad privada y con los servicios de inteligencia a fin de prevenir los riesgos más evidentes: el desbordamiento de la violencia entre porras ultranacionalistas, brotes de racismo e incluso actos terroristas Los organizadores han contratado, además, a tres clases de agentes electrónicos BERLÍN- Entre los numerosos problemas que enfrentará la policía alemana durante el campeonato mundial de futbol que iniciará el 9 de junio están las actividades del crimen organizado -incluidas las redes internacionales de proxenetas-, pero también la posibilidad de que se perpetren atentados terroristas, ataques racistas provenientes de hooligans ultraderechistas y enfrentamientos entre los partidarios de los equipos Tan apremiantes son estas amenazas que el ministro del Interior de este país, Wolfang Schauble, propuso recurrir al ejército para reforzar la capacidad de intervención de la policía La polémica nacional que desató con esta iniciativa fue tan virulenta que la idea cayó en el abandono De todas maneras, 7 mil soldados estarán acuartelados para intervenir en caso de que se perciba la posibilidad de una catástrofe Asediados por la prensa nacional e internacional, los voceros de los servicios de seguridad vinculados con el campeonato ya casi no dan entrevistas En cambio, los portavoces de los sindicatos policiacos son mucho más abiertos Andreas Nowak, vocero de uno de ellos, atiende a la corresponsal en su oficina, que por cierto es bastante austera No toca el tema de las estrategias antiterroristas diseñadas por los servicios de inteligencia y en las cuales participan policías En cambio, detalla las medidas de seguridad que se aplicarán en los estadios e implican una estrecha cooperación entre la policía y las empresas privadas de seguridad contratadas por la FIFA Éstas son las únicas autorizadas a intervenir en los estadios mismos y en una zona de 200 metros alrededor de ellos Los agentes policiacos estarán desplegados fuera de ese perímetro, escoltarán a los aficionados desde la salida de las estaciones de autobuses, trenes y metro hasta los estadios, revisarán a cada espectador para confiscar botellas y latas de bebidas alcohólicas, bombas de pintura, cohetes e incluso banderas que no tengan el tamaño autorizado En algunas ciudades se planea confiscar también cigarros y encendedores Los policías controlarán también los boletos, que volverán a ser revisados por los integrantes de las agencias de seguridad privadas En caso de emergencia, la FIFA se reserva el derecho de pedir auxilio a las fuerzas del orden Los estadios no nos dan pesadillas -confía Nowak-; ya tenemos bastante experiencia en ese campo Además, sólo tendrán que ser vigilados en los días que haya partidos Lo que nos impide dormir es lo que va a pasar alrededor de las múltiples pantallas esparcidas en el centro de la ciudad, en las que se proyectarán los 64 partidos del Mundial Nowak enlista las angustias policiacas: ¿Cómo intervenir si los partidarios de equipos opuestos, ebrios y enfurecidos, se enfrentan en medio de una multitud de turistas? ¿Cómo evitar que grupos racistas ataquen a aficionados africanos, latinoamericanos o asiáticos? ¿Cómo prevenir riñas en los trenes, las estaciones de ferrocarril, el metro o incluso en las carreteras, ya que no se podrá separar siempre a los aficionados de los distintos equipos? ¿Qué hacer con los 100 mil supporters británicos que seguirán a su equipo nacional por toda Alemania a sabiendas de que sólo 25 mil de ellos lograron conseguir boletos? De hecho, estos fanáticos constituyen el mayor temor de los policías alemanes, que llevan meses trabajando con los servicios de seguridad de Inglaterra para evitar que salgan de este país aquellos a los que se identifique como los más peligrosos Mientras la selección británica esté en la competencia, policías ingleses vestidos de civil y uniformados tendrán la posibilidad de intervenir para controlar a sus ciudadanos incluso en territorio alemán Pero las hordas de aficionados croatas, holandeses y polacos también causan migrañas anticipadas a Nowak y sus colegas, porque muchos de aquellos no esconden sus convicciones ultranacionalistas y podrían movilizarse fácilmente para entrar a Alemania y salir cuando estén en dificultades Bastan unas horas de coche para penetrar en nuestro país, armar graves problemas y esfumarse Será imposible controlar todas las carreteras y las fronteras, admite el policía, que califica también como muy preocupantes las agresiones racistas contra jugadores negros que recientemente sacudieron los estadios italianos y españoles Por si eso fuera poco, las exigencias de los dirigentes de la FIFA están generando un malestar creciente en los mandos de la policía alemana Esos burócratas del deporte espectáculo intentaron exigir escoltas de tipo presidencial, con coches, moticiclistas, sirenas y luces giratorias para acompañar a los 32 equipos y sus comitivas en todos sus desplazamientos Querían cruzar las ciudades sin pararse en los semáforos Eso fue demasiado Nuestros jefes se negaron, comenta indignado Nowak Luego ofrece más detalles: La actitud de la FIFA choca a los alemanes Esa institución es multimillonaria, pero sólo entregó 260 millones de dólares al gobierno alemán para la organización del Mundial Peor aún, la FIFA exigió para los jugadores y los miembros más destacados de sus comitivas el derecho de comprar absolutamente todo lo que quieran en Alemania, incluidos coches de lujo, sin pagar el IVA Escaparate Benjamin Stengl no tiene motivo alguno para criticar a la FIFA Por el contrario, le encanta la perspectiva de que el Mundial se convierta en un escaparate excepcional para la compañía Robowatch Y es que a sus escasos 30 años, Stengl es el encargado de prensa y de mercadotecnia de esa pequeña empresa alemana, que ya está imponiéndose en el mercado de la seguridad privada Su fama se debe principalmente a tres robots pequeños, manejables y repletos de tecnología de punta que pueden detectar agentes químicos, biológicos y nucleares, sustancias explosivas, la presencia de personas o animales, a una distancia de entre 30 y 100 metros Estos robots, que harían palidecer de envidia a James Bond, se llaman Mosro, Ofro y Asendro Intervendrán en tres de los 12 estadios donde se llevará a cabo el Mundial Tan sólo en Berlín se tiene previsto usar 12 ejemplares de estos supervigilantes Fue la compañía de seguridad contratada por la FIFA la que decidió poner a prueba estos autómatas: los Ofro actuarán fuera del estadio, los Mosro adentro y los Asendro en todas partes Este último es el modelo más reciente de Robowatch, sintetiza las habilidades de sus dos hermanos mayores y es mucho más compacto que ellos Por ello, es ideal para moverse en espacios reducidos o lugares públicos atascados de gente, como los aeropuertos, corredores del metro o túneles Mosro tiene tres años, Ofro uno y Asendro escasos meses Los dos primeros ya tienen experiencia de vigilancia en grandes empresas europeas, y el tercero va a debutar en el Mundial Las oficinas de Robowatch se encuentran en una zona industrial modernísima ubicada en las afueras de la zona que correspondió a Berlín oriental La empresa fue creada en 1999 por un matemático de la que fuera la República Federal Alemana y un especialista en cuestiones de seguridad proveniente de su contemporánea, la República Democrática Alemana Actualmente cuenta con 43 empleados, entre ellos 33 genios de la informática alemanes, rusos, estadunidenses y escandinavos La empresa inventa los robots y los manda para su montaje a una fábrica de Turingia (en Alemania central) Benjamin Stengl accedió a mostrar el corazón de Robowatch: el laboratorio de investigación Es un espacio larguísimo en el que yacen robots destripados, llenos de cables multicolores, esquemas electrónicos y piezas que la reportera no podría identificar Jóvenes técnicos con la mirada concentrada o iluminada y cabellos alborotados, se afanan silenciosos en su trabajo, rodeados por un ambiente de ciencia ficción Dotados de sensores muy delicados, estos robots 'husmean' el aire con una precisión insuperable y detectan enseguida cualquier sustancia extraña Otros sensores térmicos les permiten 'olfatear' la presencia de seres vivos, indica el orgulloso Stengl Prosigue: Gracias a sus antenas UMTS, usadas por los teléfonos celulares de tercera generación, y su sistema WLAN, una red de transmisión inalámbrica, Ofro, Mosro y Asendro pueden trasmitir todo tipo de informaciones e imágenes hacia las centrales de vigilancia y lanzar alertas en un tiempo récord Según el joven ejecutivo, los robots están programados para moverse con autonomía y tomar iniciativas En algunos casos específicos pueden reemplazar a patrullas humanas, pero a menudo tendrán que colaborar con ellas aventurándose en lugares arriesgados y señalando peligros que las personas no perciben Varios de esos complejos autómatas protegerán las zonas reservadas a los personajes importantes en los tres estadios del Mundial que los contrataron; otros cuidarán las partes subterráneas y las rejas de seguridad Es su prueba de fuego -señala Stengl-; sabemos que fuerzas policiacas y militares de Europa y Asia, preocupadas por amenazas terroristas, tienen la mirada puesta sobre Ofro, Mosro y Asendro l

Comentarios