La "aldea global"

lunes, 22 de mayo de 2006
México, D F, 22 de mayo (apro)- Amigos míos: ustedes pueden creer lo que quieran, decir lo que gusten Yo les digo que esas manifestaciones de descontento no son más que hechos que ponen en evidencia una realidad por tantos tan temida y que quisieran que no tuviera voz, por aquello de que "calladita se ve más bonita", realidad que muestra, demuestra y confirma que la "aldea global" del hoy que vivimos, a pesar de toda su retórica optimista, también existe la feroz división entre ricos y pobres, entre privilegiados y jodidos Y ustedes me dirán quiénes son los más y quiénes son los menos Esta tajante afirmación cortó con la perplejidad con que uno, la admiración de otro, el recelo de éste, el entusiasmo de aquel y la indignación de otro más, todos amigos, comentábamos los hechos que habían sacudido a Francia a penas anteayer y hace unos días a los USA, cuando inmigrantes, con papeles o sin papeles, o hijos de los mismos, empujados por la desesperación de ser tratados como individuos de segunda, tercera y hasta de cuarta clase o categoría, resolución que les llevó que hicieran a un lado al miedo, padre del aguante, de la sumisión, y salieran a las calles a protestar contra la marginación que no en pocos casos se resuelve, se convierte en cínica y despiadada discriminación Las palabras del profesor Max P Dante, nuestro amigo, sumió al grupo en un expectante silencio; silencio que, por unos momentos, tuvo de fondo la discreta penumbra del piano-bar "El Túnel del Tiempo", los mesurados rumores y sonidos propios del lugar y unas notas lentas, como desmayadas, de la canción "Que será, será?", desgranadas al piano Antes de que alguien del grupo tuviera la oportunidad de romper esta situación, Max la impidió al decir: --Déjenme que les diga que ni leyes ni muros de la ignominia van a poder contener la marea, esta inmigración masiva de los "barrios" del Sur de la aldea global, los de la gente fea, sucia e ignorante, a los "barrios" del Norte, los de la gente bonita, limpia, decente que si sabe y mejor que nadie hacer las cosas Y eso por diversas razones La primera, porque el nomadismo está en la sangre y la carne de los hijos de Adán Muchos milenios yendo tras la presa, muchos milenios llevando sus ganados a la busca de pastos, nos han marcado para siempre ¿Se puede negar esto? "Luego está que la necesidad persiste, ahora es de trabajo, lo que sigue alimentando el nomadismo de origen A esto hay que añadir que los "barrios" (naciones) del Norte, hábitat de los privilegiados, son los que exigen a los "barrios" (naciones) del Sur, donde viven los más pobres, "recortes" en los gastos sociales, menos impuestos al capital, que cobren el IVA a medicinas, a los alimentos, que reformen sus leyes sobre el trabajo, que las hagan más "flexibles"; es decir, que se puedan minimizar los contratos colectivos, que no se tengan en cuenta las conquistas logradas por los trabajadores y así sean posibles y legales las contrataciones personales por meses, semanas, días e, incluso, por horas, ya que de otra manera no harán inversiones ¿A dónde está llevando todo esto? Para aclararlo ahí tienen las estadísticas de la ONU, FAO, UNESCO y las del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que ya es decir Estadísticas que señalan que se está conformando una aldea global de islas privilegiadas rodeadas de un mar de miseria; un mundo parecido, ¿lo recuerdan?, al presentado en la película "Cuando el destino nos alcance" Ante estos hechos, díganme si no es lógico que los trabajadores de los "barrios" del Sur, que van de ilegales a los "barrios", esas islas del privilegio ¿Estas sacudidas, digo, no muestran y demuestran que los privilegiados, los ricos, cosechan lo que siembran? ¿Qué dicen? No pudimos responderle, pues en ese momento una señal de su celular lo impidió Alguien habló sobre algo urgente e importante con nuestro amigo, ya que, disculpándose, precipitadamente nos dejó diciéndonos --Reflexionen, discutan sobre lo que les he dicho Es importante No lo hicimos ¡Que flojera! ¡Recordar viejas películas, lecturas, tener en cuenta estadísticas, compararlas, sacar conclusiones! ¡Uuf! Mejor nos pusimos a platicar de futbol ¿Hicimos bien o mal? Lo pregunto porque, y ese es el motivo de la presente, no faltan momentos en que lo dicho y la recomendación de nuestro amigo Max atormentan mi imaginación Insisto, ¿hicimos bien o mal? ¿Qué piensan ustedes al respecto, estimados lectores? Sin más, con la seguridad de siempre tenerme a su servicio Juan D`udakis

Comentarios