Realiza el Opus Dei una campaña mediática contra la película El Código da Vinci

lunes, 22 de mayo de 2006
* Busca contrarrestar los daños causados a esa organización Roma, 22 de mayo (apro) - Por medio de una intensa campaña mediática, el Opus Dei ha tratado de contrarrestar los daños causados a esa organización por la exhibición de la película El Código da Vinci, basada en la novela de Dan Brown, que se estrenó hoy en México Manuel Sánchez Hurtado, vocero del Opus Dei, la conservadora organización que cuenta con 84 mil miembros y que, desde 1983, es una prelatura oficial del Vaticano, acepta que la campaña ha sido, hasta ahora, "un fracaso" Y es que, dice, se enfrentan, en una "guerra mediática", a Dan Brown, a la Sony Pictures y a Ron Howard, director de la película, que se estrenó hace dos días en el Festival de Cannes "Es la acción de una empresa grande contra una pequeña institución de la Iglesia Católica", señala Sánchez Hurtado, en su oficina del centro de esta ciudad, donde promueve la "línea oficial del Opus Dei" En entrevista con Apro, Sánchez Hurtado afirma que Brown, "es un escritor de éxito, pero ha estado mal informado No he escuchado nunca hablar mal de él Me gustaría que visitara la oficina de comunicación del Opus Dei en Nueva York, que describe en su libro" Desde la salida de la novela, en 2004, y hasta el estreno de la película, hace dos días, Brown, la Iglesia Católica y el Opus Dei, han capturado la atención de la opinión pública mundial El vocero de la organización explica que en entrevistas, congresos, conferencias de prensa y sitios de Internet, han librado "una de las batallas mediáticas más virulentas de los últimos años" En enero pasado, miembros de oficinas de comunicación del Opus Dei en el mundo se reunieron para analizar las estrategias a seguir para oponerse a una cinta "odiosa y denigrante" Sánchez Hurtado afirma que, para contrarrestar los efectos dañinos de la obra, se han publicado también libros sobre la organización, como "Camino", de su fundador Josemaría Escrivá, o Opus Dei, del vaticanista norteamericano John L Allen Añade que la película ha generado un gran interés en países como Turquía, Serbia, China, Rusia, Italia, Francia y Alemania, pero principalmente en Estados Unidos "En ese país se encuentra Hollywood, la Sony y la sede central del Opus Dei", añade Sánchez Hurtado, quien: afirma: "Nosotros hemos subrayado que la película es una ficción, lo que en cierta forma hemos conseguido En parte, estamos preocupados; en otra, tranquilos" Las protestas El Código da Vinci, que ha sido considerada por la Iglesia Católica como "blasfema" e, inclusive, se ha dicho que "es un problema para la salud", ha generado en el mundo una ola de protestas y huelgas de hambre El pasado 30 de abril, el Papa Benedicto XVI censuró el bestseller ?del que se han vendido 40 millones de libros--, en el que se niega la resurrección de Cristo, parte de la hipótesis de Dan Brown "Los que no creen en la resurrección no son cristianos", afirmó el Papa Por su parte, el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el salesiano Angelo Amato, pidió a los católicos del mundo boicotear el filme, al considerar que la historia contiene "ofensas, calumnias, errores históricos y teológicos sobre Jesús, los Evangelios y la Iglesia Católica" El pasado 7 abril, el cardenal nigeriano Francis Arize, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, señaló: "Existen los medios judiciales para que sean respetados los derechos de los otros Deben respetarnos y respetar a nuestro fundador, Jesús Cristo Los cristianos no pueden quedarse con los brazos cruzados" Al respecto, Howard dijo: "Negar el derecho de ver esa película ?que tuvo un costo de 125 millones de dólares--, sería un acto fascista" "Algunos grupos católicos nos han pedido una leyenda en el filme, para indicar que se trata de una ficción, pero me parece ridículo subestimar la inteligencia del público", añadió Esos grupos católicos pertenecen al Opus Dei, la organización que figura en el libro de Brown en Silas, el monje albino criminal que habría sido encargado de ocultar la existencia de los supuestos descendientes de Jesús y María Magdalena La película no escapa tampoco a las críticas de países de mayoría musulmana, como la república de Azerbaiyán o en naciones de mayoría hinduista, como India Según la agencia Asianews, la Jamiyat-ul-Ulema, una influyente organización de la India prometió "hacer todo lo posible para arrestar el Código", en caso de que las autoridades de ese país no lo prohibieran En la India, las autoridades de Bombay anunciaron, el martes pasado, la posibilidad de posponer la exhibición del filme ante el temor de violentas protestas En Tailandia, el Comité Nacional de Censura examina cortar los últimos 10 minutos de la película, a raíz de las numerosas protestas de católicos, que la consideran "blasfema" En Gran Bretaña, el "Grupo de respuesta a El Código Da Vinci, que agrupa a religiosos, monjes y representantes del Opus Dei, ha pedido que el filme vaya acompañado por una "advertencia para la salud" de los espectadores, por su carácter "equívoco y mentiroso" Y en Bielorusia, representantes de la Iglesia Ortodoxa Bielorrusa (IOB) manifestaron su confianza en que "los pasos que tomen las autoridades en relación a este caso se correspondan con los principios y valores cristianos" En tanto, en las oficinas del Opus Dei lamentan que Dan Brown haya elegido a esa organización para encarnar el mal "Eso habría que preguntarle a él", añade Sánchez Hurtado

Comentarios