La reforma migratoria aprobada, sin futuro en la Cámara de Representantes: Sensenbrenner

sábado, 27 de mayo de 2006
* En algunos programas de TV se calificó de ofensivo y de intervencionismo las declaraciones festivas de Fox Washington, 26 de mayo (apro) - Luis Ernesto Derbez, secretario de Relaciones Exteriores de México, dijo no saber si era ético o no usar en la campaña electoral el hecho de que en la Cámara de Senadores se aprobara un proyecto de ley de reforma migratoria, que beneficiaría a millones de indocumentados mexicanos "No sé si es ético o no; yo no estoy en campaña", declaró Derbez en una conferencia de prensa en la embajada de México en Washington, luego de concluir una serie de reuniones con funcionarios del gobierno de George W Bush El canciller mexicano rechazó que el presidente Vicente Fox, en gira por el estado de California, haya celebrado la aprobación del proyecto de ley 2611 en la Cámara de Senadores del congreso federal estadunidense, en el cual se establece la posibilidad de una eventual regularización del estatus de residencia de hasta siete millones de inmigrantes indocumentados, de los 11 ó 12 millones que se estima viven en Estados Unidos "No ha celebrado el presidente Fox", dijo tajante Derbez, en claro contraste con la realidad de los hechos en torno a las declaraciones del presidente durante su visita de ayer al estado de California "Es un paso positivo y sustantivo en el proceso de una reforma migratoria integral en Estados Unidos", acotó Derbez, en referencia al proyecto de ley aprobado en el Senado, que define a su vez la creación de un programa de empleo temporal para los indocumentados con por lo menos cuatro años de vivir en la Unión Americana, además de regularizar el estatus de residencia de siete millones de indocumentados, que se estima tienen mas de cinco años de vivir y trabajar en este país La percepción de Derbez, de que el discurso de Fox en California no tenía un tono de celebración, contrasta con lo que destacó la prensa estadunidense, que difundió las declaraciones del presidente de México en reacción a la aprobación del proyecto de ley 2611 en la Cámara de Senadores Los medios de comunicación no sólo consideraron como una celebración lo que dijo Fox en California, sino que en algunos programas de televisión se calificó como ofensivo e intervencionismo lo declarado por el mandatario mexicano Las declaraciones de Fox, tras la aprobación del proyecto de ley en el Senado, daban incluso a entender que ya era un hecho la instrumentación de una reforma a la leyes de inmigración en Estados Unidos, en beneficio de los indocumentados El proceso legislativo estadunidense en materia migratoria va en su primera etapa Lo aprobado por el Senado deberá compaginarse con el proyecto de ley 4437 aprobado en diciembre pasado por la Cámara de Representantes, el cual no contempla la regularización de un solo indocumentado, ni la creación de un programa de empleo temporal, aunque si determina la construcción de un cerco de acero doble de casi 600 kilómetros de largo en la frontera con México, refuerza la vigilancia en la zona, y define como crimen a la estancia en Estados Unidos de cualquier extranjero que no tenga documentados La conciliación de los proyectos de ley 2211 y 4437 se realizará en una conferencia bicameral conformada por senadores y representantes de los dos partidos, Republicano y Demócrata De lograrse, la versión unificada tendrá que ser nuevamente enviada al pleno de las dos Cámaras, proceso que, en este caso, no se ventila para antes de las elecciones federales legislativas de noviembre próximo, por los intereses electorales de republicanos y demócratas A las expectativas y endoso literal que el gobierno foxista le dio al proyecto de ley 2611, le echó un balde de agua helado el representante republicano de Wisconsin, presidente del Comité Judicial y autor intelectual del proyecto de ley 4437, Jim Sensenbrenner, quien, en conferencia de prensa, afirmo que lo que aprobó el Senado no tiene futuro en el pleno de la Cámara de Representantes El influyente representante republicano aclaró que la única solución al problema de la inmigración indocumentada, es el fortalecimiento de la vigilancia fronteriza y de las leyes para castigar a los indocumentados y a quienes les dan empleo Las declaraciones de Sensenbrenner dejan en claro que la reforma migratoria integral que pide el gobierno foxista, está lejos de ser realidad por lo menos antes de las elecciones legislativas de noviembre