Entre la tragedia y el "glamour"

domingo, 28 de mayo de 2006
Heterogénea, desconcertante, excesiva pero organizada, a la vez vertiginosa y tranquila, sobrecargada de pasado y futurista, cubierta de cicatrices y en perpetua mutación, la ciudad de Berlín escapa a toda definición, dice el reportaje que aparece este domingo 28 de mayo en Proceso No se parece a ninguna de las otras capitales europeas Pero más que cualquiera encarna las tragedias que sacudieron al Viejo Continente a lo largo del siglo XX, y más que todas parece dispuesta a convertirse en el eje de la Europa del siglo XXI, todavía en lenta gestación Dos veces vencida en guerras cruentas, capital de un régimen que sistematizó la barbarie, convertida en campo de ruinas, reconstruida, dividida, reunificada, otra vez en proceso de reconstrucción, esta ciudad única desafía a sus biógrafos: le bastan unos meses para volver caducos los libros y guías turísticas que inspira Un ejemplo entre muchos: solamente las guías más recientes describen el lugar más erizante y complejo de la capital alemana: el Memorial para los Judíos Asesinados en Europa, abierto al público el 15 de mayo de 2005, después de una década y media de enconadas controversias, señala Proceso en su edición 1543 de este domingo 28 de mayo

Comentarios