X- Men 3:La batalla final; la última y nos vamos

lunes, 29 de mayo de 2006
México, D F, 29 de mayo (apro) Hasta ahora, X- Men 3 es la reina de las superproducciones de temporada Ni El código Da Vinci, ni Misión Imposible 3 son capaces de hacerle frente, y eso que no son malas cintas ¿Qué tiene X-Men que no tengan las demás? Primero, profundidad: X-Men 3 nos muestra que los buenos no son tan buenos; pueden ser egoístas, caprichosos y desgarradoramente terribles en momentos de tensión Los buenos son seres humanos que, a diferencia de los malos, estos sí saben cómo lidiar con sus fallas Y segundo, mucho valor, puesto que veremos sacrificios que rompen con el típico modelo hollywoodense En la película dirigida por Matthew Vaughn, un laboratorio ha encontrado la cura para el gen mutante: dentro de poco, todos los mutantes podrán volver a la normalidad Para algunos, esto resulta una bendición, para otros, que ya están perfectamente identificados con su nueva especie, resulta un insulto, y para el resto, o sea, Magneto (Ian McKellen) y su equipo de renegados, sólo es una oportunidad para comenzar una guerra con los humanos El equipo de Charles Xavier deberá evitar que el conflicto se torne apocalíptico, pero el panorama no parece nada bueno Esta tercera entrega está cargada de acción, aventura y efectos visuales; pero sobre todo de un dramatismo que ninguna de las anteriores explota al máximo, si usted creía que las anteriores, dirigidas por Bryan Singer eran bastante intensas, aún no ha visto nada Dentro de los pecados cometidos podemos mencionar algunas situaciones inverosímiles, a pesar de que entramos en la convención de un mundo con mutantes y poderes sobrenaturales, y un par de subtramas no resueltas De lo mejor de este año

Comentarios