Hospitales de Atlixco, corrupción a la poblana

martes, 30 de mayo de 2006
* Los médicos instan a pacientes a que acudan a farmacias y clínicas privadas Puebla, Pue , 29 de mayo (apro)- La señora Lucía García Cabrera tiene sobradas razones para huir de los servicios públicos de salud del estado Esta mujer --que aparentemente rebasa los 40 años-- casi sufre la pérdida de su hija, de su nieto y la inhabilitación de su cuñado, todo por la presunta negligencia de los doctores adscritos a los hospitales "Integral El León" y "San Juan de Dios" En el municipio de Atlixco ?ubicado a sólo 40 kilómetros de la capital poblana-- los habitantes están siendo orillados a utilizar los hospitales privados como resultado de las constantes negligencias médicas ejecutadas por doctores de los nosocomios públicos Por su parte, los funcionarios del sector salud se han aprovechado del caos, y han procedido a la instalación de clínicas privadas para atender a los pacientes que, por derecho, tendrían que ser tratados en las unidades médicas públicas Para el hijo de Lucía, Israel Morales García, la tragedia comenzó a inicios de 2005 en que, al caer de la cama, se rompió el brazo Como medida inmediata, sus padres lo enviaron a la clínica pública de San Juan de Dios en que, de entrada, los médicos exigieron el pago de 800 pesos Con el brazo roto y sólo un sedante, el muchacho de apenas 14 años permaneció toda la noche con el sufrimiento en el rostro, recuerda su madre Después de largas horas de padecimiento, los médicos se descararon: "No podemos atenderlo, llévenlo a otra clínica" Jamás devolvieron los 800 pesos En vista del agravamiento de su hijo, Lucía trasladó de inmediato a Israel al Hospital Integral El León, perteneciente también al sistema de Servicios de Salud del Estado de Puebla (SSEP) Ahí fue atendida por Armando Hernando Muñoz López, médico responsable de urgencias del turno vespertino Como es la costumbre en el municipio, el galeno pidió el pago de 500 pesos antes de atender al enfermo Según consta en documentos, Muñoz López acostumbraba negar los servicios de salud a los enfermos y, a cambio, instaba a los pacientes a atenderse en su clínica particular En una carta fechada el 29 de julio de 2005, Juan Manuel Aldana Vázquez, administrador del hospital, informa al secretario de Salud del estado, Roberto Morales Flores, de las irregularidades perpetradas por Muñoz López: "El pasado 21 de julio del presente año, se dio una plática informativa a la población de la colonia El León, y al comité de salud de Atlixco, sobre las medidas de higiene que hay que tomar para prevenir la hepatitis, y al término de la misma, la población se queja, entre otras cosas, que la atención por parte del doctor del hospital del turno de la tarde es descortés, y que en repetidas ocasiones atiende a los pacientes en el hospital El León y los refiere a su clínica particular, ubicada en Trinidad Tepango" Y no sólo eso, el médico del turno vespertino también negaba los medicamentos a los pacientes y los instaba a adquirirlos en su farmacia privada El 24 de mayo de 2005, Héctor Javier Morales Bonilla, director del hospital El León, reclama a Muñoz López: "Por medio del presente se le informa a usted que se han seguido presentando los pacientes a quejarse de que se les envía a comprar su material o medicamento a la farmacia de su propiedad; nuevamente se la hace la observación de que no se puede condicionar la atención del paciente (sic)" "Muerte segura" A pesar de los reclamos del director del nosocomio, los pobladores de Atlixco tienen presente que las clínicas públicas son sinónimo de "muerte segura" El caso de José Guadalupe Urbano evidencia la incompetencia de los médicos de la región Como causa de que se le gangrenó el coloquialmente denominado "dedo gordo" del pie derecho, el enfermo acudió a la clínica de San Juan de Dios, donde el diagnóstico fue extremo: "Amputación total de la pierna" "Deberías visitar a otro médico", le recomendó su cuñada, Lucía García Cabrera Tal consejo salvaría a José Guadalupe de estar sometido a una silla de ruedas el resto de sus días Y es que en la clínica particular el diagnóstico fue más que alentador: "Amputación del dedo gordo, nada más", recuerda la mujer Aunque no todos corren con la misma suerte La muerte materna es frecuente en el municipio "con el mejor clima del mundo" ?según es conocido entre los pobladores---, e incluso los miembros del SSEP evaden rendir informes al respecto En un memorando redactado por Rosalba Salazar Flores, responsable de Trabajo Social del hospital El León de Atlixco, da cuenta de la muerte de una joven de 24 años, quien falleció en el nosocomio sin que existiera ninguna hoja de referencia sobre su caso En plática, Lucía García Cabrera narra cómo su hija de 16 años estuvo a punto de perder la vida y la de su recién nacido por la incapacidad del personal del hospital El León de Atlixco Corría la noche del 15 de enero de 2006, cuando la hija de Lucía acudió al nosocomio para aplicarse una obligada cesárea Jamás se imaginó que los doctores de la clínica pública le negarían el servicio, bajo la argucia de que ningún médico atiende estos casos por la noche Sufriendo calentura de cerca de 40 grados e intensos calosfríos, la joven de apenas 16 años fue llevada al municipio cercano de Izúcar de Matamoros ?ubicado aproximadamente a media hora a velocidad promedio de cien kilómetros por hora-- Sin embargo, ahí también se le exigió el pago de 4 mil 500 pesos para ser sometida a la operación La convaleciente tuvo que esperar casi toda la noche, debido a que el nosocomio se encontraba repleto Junto a ella aguardaban otras 14 mujeres, una de las cuales perdería a su hijo horas después, por la demora de los médicos

Comentarios