La señora de los abusos

jueves, 4 de mayo de 2006
México, D F, 3 de mayo (apro)- Desde su aparición en la escena política Martha Sahagún ha provocado múltiples conflictos, uno de ellos, quizá el más grave, ha sido el abuso del poder Y todo parece indicar que de la misma forma terminará el sexenio Hace seis años, cuando apenas era la vocera de la campaña de Vicente Fox la figura de Marta Sahagún ya daba mucho qué decir Recuerdo que los reporteros que cubrían la campaña foxista no reparaban en decir que era una mujer ambiciosa y que no se detenía ante nada ni ante nadie para conseguir lo que se había propuesto Tiempo después su propio padre confirmaría esta versión como parte de su personalidad desde temprana edad Una vez terminada la elección con el claro triunfo de Vicente Fox la presencia de Marta Sahagún creció en la misma medida que su propia ambición Hecha vocera presidencial por el sólo mérito de hacerse pareja del presidente, su sed de poder comenzó a manifestarse de inmediato Hizo a un lado a los que le estorbaban para alcanzar más influencia en la residencia presidencial Una de sus primeras víctimas fue Juan Ignacio Zavala, cuñado de Felipe Calderón, quien tuvo que abandonar sus labores de director de prensa de Los Pinos por no acatar las órdenes de Martha Sahagún Después seguirían otros Utilizando el poder ganado en su trato íntimo con el presidente Fox, al año de llegar a Los Pinos Marta Sahagún logró otra de sus principales metas, la cual ya había anunciado a un grupo de reporteros cercanos: casarse con el presidente de la República Las mañana del 2 de julio del 2001, de manera sorpresiva, en una ceremonia a la que llamó a los fotógrafos de la agencia oficial de noticias Notimex para que registraran el hecho íntimo, privado, Marta Sahagún contrajo nupcias con el presidente Vicente Fox Martha Sahagún había abierto las puertas de la casa presidencial al público y lo hizo a través de las cámaras de televisión del Centro de Producción de Imágenes de la Presidencia de la República, que grabaron la ceremonia particular, privada, para luego difundirla a todo el país Erguida como esposa de Fox, el poder de Marta Sahagún comenzó a sentirse dentro de Los Pinos Para entonces ya no le hacía falta ser la directora de Comunicación Social de la Presidencia, no obstante sustituyó ese espacio con la Fundación Vamos México, la cual era un disfraz de su verdadera ambición: ser la candidata presidencial en el 2006 Alfonso Durazo, secretario particular del presidente Fox los primeros cuatro años de este sexenio, confirmó este plan en su libro Saldos del cambio, donde explica que la ambición de Marta Sahagún de ser la candidata presidencial fue alentada por el propio jefe del Ejecutivo Bueno, pues durante tres años, bajo la égida del poder presidencial, Marta Sahagún construyó su ambicioso proyecto político Desde Los Pinos presionó a todas las secretarías de Estado con el fin de que se pusieran al servicio de la Fundación Vamos México a través de donaciones incautadas en las aduanas, de artículos médicos, libros y, sobre todo, del establecimiento de la red de contactos necesarios con los empresarios más poderosos del país con la única finalidad de obtener beneficios para su fundación y recursos para su proyecto La ambición de Marta Sahagún, sin embargo, rebasó sus propias limitaciones La falta de educación política, la carencia de conocimiento en el uso del poder, la deficiente preparación sobre la historia política nacional, más bien con la simple ambición guiando sus acciones, la esposa del presidente Fox fracasó estrepitosamente en su intento de continuar habitando Los Pinos, sentada en la silla presidencial Pero atrás de su fracaso dejó una estela de abusos de poder Abrió de par en par las puertas de la residencia presidencial para transformarla en el lugar favorito de reuniones sociales que aparecían en las secciones de sociales de los periódicos; usó la estructura de prensa de Los Pinos para difundir su proyecto; utilizó recursos públicos para mantener a su equipo personal de trabajo; permitió que sus hijos traficaran con la influencia presidencial; compró sus ropas de miles de pesos con cargo al erario federal; y tejió sus redes de relaciones públicas con los grandes empresarios No obstante, la huella más indeleble de este abuso de poder fue la actuación de su propia familia, de sus hijos convertidos de la noche a la mañana en ricos empresarios Nunca antes los integrantes de la familia presidencial habían sido investigados en el Congreso de la Unión por presuntos actos de tráfico de influencias La zaga de historias donde se ven claramente los abusos de poder en que ha incurrido Marta Sahagún desde que llegó a Los Pinos, fue el material que usó Olga Wornat para escribir su libro Crónicas Malditas, por el cual fue demandada ?junto con la revista Proceso que publicó una parte--, ante un juez civil Parte de ese material, paradójicamente fue ofrecido por la propia Marta Sahagún, quien aceptó varias entrevistas con la escritora argentina pensando, quizá, que escribiría bien de ella Hoy la esposa del presidente ha utilizado ese mismo poder desde Los Pinos para presionar al juez y acelerar la sentencia en su favor Y por más que trate de disfrazar la decisión del juez como un acto de verdadera justicia, difícilmente podrá borrar la última huella de abuso de poder en su paso por la casa presidencial