Ambigüedad Migratoria

domingo, 7 de mayo de 2006
La reforma migratoria se empantana en el Congreso de Estados Unidos y el presidente de ese país mantiene una posición ambigua sobre las iniciativas que se debaten en el Capitolio De cara a las elecciones legislativas de noviembre y en el contexto de su baja popularidad -dicen expertos-, George W Bush intenta solamente que la reforma migratoria no favorezca al Partido Demócrata WASHINGTON- Ni los congresistas republicanos ni los demócratas son culpables de que la reforma migratoria se encuentre en un limbo legislativo; el responsable es el presidente George W Bush por la ambigüedad con que maneja el tema En ello coinciden expertos y estrategas políticos del Congreso estadunidense, quienes enumeran las contradicciones del jefe de la Casa Blanca: dice abogar por una reforma integral y humanitaria, pero en diciembre pasado endosó el proyecto de Ley 4437 que criminaliza a los inmigrantes ilegales y a quienes les presten ayuda; afirma que desea un programa de empleo temporal, pero se opone a que éste sea una vía para regularizar a los indocumentados; reconoce la contribución de los inmigrantes a la economía estadunidense, pero respalda la construcción de una valla de acero en la frontera con México y la militarización de ésta La fórmula de la Casa Blanca es un rompecabezas La posición de Bush es hipócrita: quiere quedar bien con todos al tiempo que traiciona a todos Por eso no tiene autoridad para hablar del tema Bush es el principal obstáculo para aprobar una reforma migratoria, dice a Proceso -bajo la condición del anonimato- un asesor político del legislador Harry Reid, líder de la minoría demócrata en el Senado La poblacion hispana e indocumentada está muy molesta con Bush y con los republicanos El boicot económico y las manifestaciones masivas que se llevaron a cabo el 10 de abril y el 1 de mayo sirvieron también para exigir al presidente de Estados Unidos que adopte una posición clara sobre la reforma migratoria y además asuma su liderazgo para modificar o eliminar el proyecto de Ley 4437 a fin de reemplazarlo por el proyecto de legislación que saldrá en las próximas semanas del pleno del Senado La semana pasada, editoriales de los diarios The New York Times y The Washington Post criticaron la falta de definición de Bush y también le pidieron ejercer su liderazgo moral y político para alinear a los republicanos en el Congreso con miras a una reforma más humanitaria, que resuelva el problema de los indocumentados Arturo Valenzuela, exsubsecretario de Estado adjunto para Asuntos Interamericanos y asesor de temas latinoamericanos en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca durante los ocho años de gobierno de Bill Clinton, afirma en entrevista con Proceso que Bush está convencido de que la reforma migratoria integral es la única alternativa viable y justa para resolver el estatus de 12 millones de indocumentados El problema es que estamos en un ambiente político muy complejo El mayor rechazo a una reforma integral proviene del ala más dura y conservadora del Partido Republicano Esto ocurre justo en el momento en que los ojos de la Casa Blanca y de los republicanos están puestos en las elecciones legislativas de noviembre Quieren mantener el dominio en la Cámara de Representantes Para ello están dispuestos a sacrificar a los inmigrantes indocumentados, anota Valenzuela, actualmente director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown En Washington, los analistas políticos sostienen que el desplome de la popularidad del presidente Bush (que oscila entre 35% y 38%) y los cuestionamientos al trabajo de los republicanos en el Capitolio -quienes están enfocados en temas ajenos al migratorio, como la guerra en Irak, el alto precio de los energéticos y el costo de los productos de la canasta básica- obligan a su partido a relacionar el tema migratorio con el de la seguridad nacional Por ejemplo, argumentan que la porosidad de la frontera con México implica el riesgo de que por ella ingresen terroristas a Estados Unidos Valenzuela considera que a ello se debe que la Cámara de Reprersentantes aprobara el proyecto de Ley 4437, formulado por Jim Sensenbrenner, legislador conservador del estado de Wisconsin y presidente del Comité Judicial La Ley Sensenbrenner es un proyecto de ley duro y fuerte que se aprobó para poder plantear otro tema (el de la seguridad nacional), que podría permitir a los republicanos ganar las elecciones de noviembre y retener la mayoría representativa (que arrebataron a los demócratas en los comicios de noviembre de 1994), subraya Valenzuela El asesor político del senador Reid antes referido, hace notar que el apoyo de la Casa Blanca al proyecto de Ley 4437 revela que Bush también quiere usar a los inmigrantes indocumentados como carnada política para atrapar el voto de los amplios sectores conservadores de la sociedad estadunidense, la cual todavía se muestra temerosa ante un eventual ataque terrorista Se vale; lamentablemente así es la politica Pero lo que no es aceptable es que el presidente Bush y los republicanos pretendan culpar a los indocumentados de todos los males del país y que los definan como criminales sin serlo, enfatiza el asesor de Reid Aclara que los demócratas no son inconscientes ante las amenazas terroristas, pero no estamos de acuerdo en aplicar la política del miedo para, en el contexto del debate de la reforma migratoria, darle solución al estatus de residencia de más de 11 millones de inmigrantes indocumentados Los expertos consultados señalan: Lo más frustrante es la falta de liderazgo de Bush para sacar adelante la reforma migratoria antes de las elecciones de noviembre Eso es una gran decepción, comenta Valenzuela Y explica que el presidente podría usar su autoridad para dejar bien claro que estaría dispuesto a promulgar una ley que tiene determinadas características O incluso más; podría decir: 'Miren, yo concuerdo con esta versión de la ley, me gusta la versión del senador (Melquiades) Martínez (republicano por Florida) No estoy necesariamente de acuerdo con la versión de la enmienda Kennedy-McCain' Pero (Bush) debe darle nombre y apellido al contenido exacto y decir claramente que vetaría cualquier ley que no sea integral o que no concuerde con su visión En el Senado, el debate de la reforma migratoria se suspendió cuando los republicanos se dividieron ante la aparente posibilidad de que se aprobara la enmienda propuesta por Martínez y su colega Chuck Hagel (republicano de Nebraska) Esta enmienda plantea ofrecer residencia permanente a los indocumentados con más de cinco años en Estados Unidos, empleo temporal por seis años a los que llegaron entre 2001 y 2004, y la deportacion de los inmigrantes que llegaron después La versión Martínez-Hagel reemplazó a la enmienda formulada por los senadores Tedd Kennedy, demócrata por Massachusetts, y John McCain, republicano por Arizona Este proyecto ofrecía empleo temporal por seis años a todos los inmigrantes indocumentados y, a partir de su quinto año, abría el proceso legal para otorgar residencia permanente a todos los indocumentados acogidos en el plan de trabajo Me parece interesante el proyecto Martínez-Hagel, declaró Bush recientemente, pero eso mismo dijo de la enmienda Kennedy-McCain Según los entrevistados, Bush se mantiene en la ambigüedad porque se resiste aceptar la validez de este tipo de proyectos, impulsados por los demócratas y por varios republicanos moderados Hacerlo podría favorecer la derrota republicana en las elecciones de noviembre, en las que están en juego los 435 asientos de la Cámara de Representantes Bush, pues, se encuentra entrampado Valenzuela le ofrece una posible solución: Apoyar una iniciativa de ley que en la Cámara de Representantes tuviera el apoyo tanto de la mayor parte de minoría demócrata como de una minoría dentro de la mayoría republicana Continúa el exfuncionario del Departamento de Estado: Lo que Bush no ha querido hacer es lo que hizo el presidente Clinton en 1993, cuando logró la aprobacion del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ¿Qué fue lo que hizo? Dijo: 'No estoy totalmente de acuerdo con todo esto que está definido en el tratado Vamos a hacerle algunas modificaciones' Así se negociaron unos asuntos colaterales del TLCAN Lo logró y consiguió un apoyo mayoritario del Partido Republicano, que entonces era minoría, y amarró el apoyo minoritario del Partido Demócrata, que era mayoría y que se oponía al TLCAN ¿Qué pasó? Se aprobó el tratado Fue por un margen muy pequeño, pero lo logró El secretario mexicano de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, visitó Washington la semana pasada A pregunta expresa sobre la ambigüedad de Bush en el tema de la reforma migratoria y su falta de liderazgo ante el Congreso y los republicanos, simplemente respondió: El presidente Bush ha sido muy claro: quiere y apoya una reforma integral Respecto de la oposición a una reforma integral que manifiesta la mayoría republicana, Valenzuela señala que el verdadero liderazgo de un presidente de Estados Unidos debe estar por encima de lo que es políticamente ventajoso, aunque ello provoque un disenso de sus correligionarios El verdadero liderazgo del presidente, sostiene, debe concentrarse únicamente en los intereses del país y sus ciudadanos Pero, señala, Bush no quiso asumir este liderazgo No lo hizo antes, cuando tenía gran apoyo político Entonces hubiera sido su oportunidad para pasar a la historia como un presidente que habría hecho las grandes reformas en el tema migratorio En ese sentido, probablemente habría podido conseguir un apoyo importante de la comunidad hispana en Estados Unidos Lo hubiera hecho incluso después del 11 de septiembre (de 2001) con el argumento de que es un tema de seguridad nacional y que por ello estaba dispuesto a jugarse su poder político al apoyar a los demócratas Pero Bush no lo quiso hacer, concluye Valenzuela Por su parte, el asesor del senador Reid sostiene que si los demócratas recuperan la mayoría representativa en la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre, no sólo eliminarán los puntos inhumanos y discriminatorios del proyecto de Ley 4437, sino que también pondrán en evidencia al presidente Bush: el traidor de las causas de la comunidad hispana e indocumentada, con la que tanto coqueteó En la guerra política todo es válido, más aún cuando se trata de reconocer la aportacion de 11 o 12 millones de personas que no son criminales Son trabajadores e inmigrantes indocumentados honestos, nada más, señala l

Comentarios