La guerra por el subsuelo

domingo, 11 de junio de 2006
Más allá de los débiles pretextos políticos que balbucean los funcionarios federales y los dirigentes sindicales, el actual conflicto minero forma parte de una guerra de gigantes por el control de la industria En ella participan funcionarios del gobierno federal, que al defender sus intereses particulares pueden convertir la crisis laboral en un desastre mayor Más allá de la persecución a Napoleón Gómez Urrutia por el gobierno federal, el origen del actual conflicto minero radica en la lucha que acaudalados inversionistas desarrollan en la Cámara Minera de México (Camimex), la Cámara Nacional del Acero (Canacero) y el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos de la República Mexicana (SNTMMSRM), organismos de los que depende el control de la producción mineral en el país El Grupo México y subsidiarias, de Germán Larrea; Grupo Acerero del Norte (GAN) y subsidiarias, de Alonso Ancira; Villacero, de Julio Villarreal; Industrias Monterrey (IMSA), de las familias Canales y Clariond; Carso, de Carlos Slim, además del consorcio hindú Mittal Steel iniciaron una guerra por las altas ganancias del sector, lo que ha concentrando la tensión en el sindicato minero y amenaza por momentos con provocar una crisis de Estado El 21 de febrero pasado, Napoleón Gómez Urrutia señaló en entrevista con Proceso en Nueva Rosita, Coahuila, que Germán Larrea hizo importantes aportaciones a la campaña presidencial de Vicente Fox Según miembros de la Camimex, quienes pidieron el anonimato, en 1999 Germán Larrea promovió entre los miembros más destacados de la cámara un pase de charola para la campaña presidencial foxista, presuntamente a instancias del entonces gobernador de Nuevo León, Fernando Canales Clariond, accionista de IMSA La operación política recayó en el empresario sonorense Enrique Miranda, al que se sumaron Antonio Madero Bracho, Antonio Rivero Madero, Alberto Ballares y José Luis Cerrillo Chowel, quien actualmente preside la Camimex Germán Larrea incursionaba en ese tiempo en el transporte ferroviario, privatizado por el gobierno de Ernesto Zedillo, con la adquisición de 74% de la concesión de las líneas de ferrocarril del Pacífico Norte, del Chihuahua-Pacífico y la línea corta Nogales-Cananea, creando Grupo Ferroviario Mexicano (GFM), con su subsidiaria Ferrocarril Mexicano, SA de CV (Ferromex) Su apuesta por el foxismo fructificó en 2005 El Grupo Carso intentó adquirir más acciones de la empresa Ferrosur, pero la Comisión Federal de Competencia (CFC) se lo impidió, por lo que el 25 de noviembre del mismo año el Grupo México adquirió las acciones del consorcio de Carlos Slim sin que mediara objeción de la CFC, a pesar de las concesiones en el norte del país que Larrea compró en 1999 Ese mes, el Grupo México obtuvo la concesión para instalar la primera carboeléctrica privada del país en Sabinas, Coahuila, a 10 kilómetros de sus yacimientos de Pasta de Conchos Pero en esa ocasión se le adelantó Alonso Ancira, del Grupo Acerero del Norte, que hizo las denuncias correspondientes y ahora detenta tres cuartas partes de los yacimientos carboníferos nacionales El negocio del desgobierno La privilegiada relación del Grupo México con el gobierno federal se puso en evidencia tras la explosión en Pasta de Conchos, en febrero pasado El sindicato minero señaló el favoritismo hacia Grupo México y Villacero, pero además el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, comentó con Proceso su certeza de que el secretario del Trabajo, Francisco Xavier Salazar Sáenz, se hospedó en la casa de visitas del Grupo México durante los seis días que permaneció en el estado Este funcionario es dueño de Latinoamericana de Productos Químicos SA, y de Productos Químicos de San Luis SA En tierras potosinas, es ampliamente conocido que Salazar Sáenz realiza servicios de proveeduría para la Refinería de Zinc de San Luis Potosí, propiedad del Grupo México Durante los días posteriores a la tragedia de Pasta de Conchos, Alonso Ancira intensificó, a través de sus directivos, la promoción de la reforma a la Ley Minera, que permitiría a los productores de carbón extraer y comercializar el gas grisú de las minas Al menos en eso el Grupo México, GAN, la STPS y el gobierno de Coahuila estuvieron de acuerdo Sin embargo, ante un molesto Arturo Bermea Castro, director operativo de Grupo México, Ancira comparó los sistemas de seguridad de Minerales Monclova (Mimosa) con los del resto de la zona y criticó la explosión de Pasta de Conchos, pues dijo que en La Esmeralda, mina de su propiedad, había sucedido un siniestro parecido, pero nadie murió En esa ocasión, Ancira Elizondo se quejó de los paros que sostenía el sindicato minero por las pérdidas que representaban para el GAN y respaldó a Napoleón Gómez Urrutia, con quien dice mantener una buena relación; sólo consideró necesario que aclarara las acusaciones en su contra Desde entonces, Ancira salió de cuadro Su jefe de prensa, Francisco Orduña, hizo algunas declaraciones adicionales a los comunicados que mandó publicar en diferentes diarios del país y luego desapareció también, aunque en cuestionarios escritos -como el publicado por La Jornada el 26 de abril-descalificó a Salazar Sáenz como mediador en el conflicto minero y señaló una turbia estrategia de la Secretaría del Trabajo Al respecto, el martes 11 de abril, en su comunicado Alerta México, Altos Hornos de México (AHMSA) también advirtió sobre los repetidos intentos de la Secretaría del Trabajo y de grupos empresariales interesados en el control de AHMSA para desestabilizarla El documento agrega: No es casual que se busque involucrar en denuncias judiciales sobre hechos ficticios a directivos de las siderúrgicas DeAcero y AHMSA, en alusión a los supuestos desvíos del fideicomiso de Cananea y Mexicana de Cobre La empresa interesada en adquirir el control de AHMSA es IMSA, en la que este año, tras un largo reinado de la familia Clariond Reyes-Retana, la dirección se le quedó a los hermanos Canales Clariond, y el hijo del secretario de Economía, Fernando Canales Stelzer, fue designado presidente de operaciones en Sudamérica (cuentan con una fuerte inversión en Chile) En tanto, el propio secretario Fernando Canales Clariond, públicamente, se mantiene ajeno al conflicto con el sindicato minero, pese a que su función le exige una intervención directa, pues de él depende la Dirección General de Minería, debido a las consecuencias económicas del conflicto Ambición desatada Según los análisis de la Secretaría de Economía, la situación de los minerales fue devastadora en 2003, pero en 2004 inició su repunte Sin embargo, al menos desde 2000 las proyecciones financieras indicaban que los minerales ferrosos y algunos no ferrosos, particularmente el cobre y el acero, estarían al alza cuando concluyera la desaceleración En los años siguientes, el incremento en el precio del petróleo arrastró al de los minerales En mayo de 2005, el cobre se ubicaba en 14 dólares por libra; para el 5 de mayo pasado alcanzó 38 dólares por libra y en junio llegó a cuatro dólares Lo mismo ocurrió con minerales preciosos; la plata comenzó el mismo período en 65 dólares y alcanzó 145 dólares por onza La acelerada conversión industrial de China, la reconstrucción de Nueva Orleáns y el levantamiento del muro fronterizo de Estados Unidos, que paradójicamente podría realizarse con acero y cemento mexicanos, son los acontecimientos que, a decir del investigador del Tecnológico de Monterrey Max Garza, impulsarán un aumento de los metales superior al registrado en las proyecciones financieras Ante esas perspectivas y la posibilidad abierta en el sexenio zedillista de impulsar una reforma energética que se abriera a la inversión privada, los consorcios mineros, metalúrgicos y siderúrgicos se interesaron en el gas natural, el carbón mineral y el gas grisú asociado a su producción Por ello enfocaron su atención en los yacimientos del norte de Coahuila, donde está la totalidad del carbón mexicano, así como en la Cuenca de Burgos, donde existe un enorme yacimiento de gas natural que abarca esa entidad, Nuevo León y Tamaulipas Los gobernadores de esos estados -entonces eran Enrique Martínez, Fernando Canales y Tomás Yarrington, respectivamente- apoyaban al gobierno federal en su intento privatizador, mientras los legisladores priistas y panistas respaldaban la propuesta de Fox Estaba en marcha la guerra por los minerales Estrategia pandilleril Desde la década de los noventa, el período de las privatizaciones, en la Camimex estalló el encono entre Alonso Ancira Elizondo, del GAN, y Germán Larrea Mota Velazco, del Grupo México En la Canacero, Ancira pugnaba por imponer su voluntad frente a la resistencia de Julio Villarreal, de Villacero Tanto Ancira como Larrea cortejaban a Napoleón Gómez Sada, quien no los desairaba El caso ejemplar se presentó en la mina El Alacrán, en Jalisco, considerada la segunda más importante del mundo en producción de plata El entonces dirigente minero propició un conflicto sindical que detuvo la producción por un año, posibilitando que Germán Larrea la absorbiera por 5 millones de dólares, pese a que estaba valuada en 434 millones de dólares, merced a cierto tráfico de influencia con Nacional Financiera, dirigida por Óscar Espinoza Villarreal (Proceso, 6 de julio de 1996) Esa adquisición colocó a Grupo México como el cuarto productor mundial de plata y desde entonces se especula sobre una sociedad espuria entre el extinto líder sindical y Germán Larrea, que terminó mal y se heredó a Gómez Urrutia, junto con la dirigencia del sindicato minero El grupo de Ancira acaparaba ya el carbón mineral e incursionaba en rubros que lesionaban el interés de Germán Larrea En tanto, en la Canacero, la disputa crecía con Julio Villarreal de Villacero, e Industrias Monterrey (IMSA) de las familias Canales y Clariond, quienes tuvieron las primeras discrepancias sobre la privatización de Altos Hornos de México (AHMSA), que aspiraban a comprar, pero el gobierno de Carlos Salinas de Gortari se inclinó a favor de Ancira y Javier Autrey Maza Villacero e IMSA prosiguieron las intentonas por absorber AHMSA hasta 2001 La confrontación llegó a su fin en 1999 en la Camimex, al consolidarse el encumbramiento de Germán Larrea Antes de que entrara en vigor la nueva Ley de Concursos Mercantiles, Autrey y Ancira se valieron de la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos para declarar la suspensión de pagos a los acreedores del GAN y sus subsidiarias, AHMSA, Minera Carbonífera Río Escondido (Micare), Minerales Monclova (Mimosa) y Cerro del Mercado, por un monto aproximado de 2 mil 200 millones de dólares En la Canacero, el año 2006 marcó el fin del período de Julio Villarreal y el arribo de Ancira a la presidencia del organismo Sin embargo, Villarreal se quedó como vicepresidente No había pasado un mes de ello, cuando Napoleón Gómez Urrutia fue derrotado en el Congreso del Trabajo por una determinación del gobierno federal El 17 de febrero, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) tomó nota del liderazgo de Elías Morales Hernández, quien desde 2004 estaba fuera del sindicato minero Aunque los dos bandos en el sindicato minero aluden al fideicomiso de privatización de Cananea y Mexicana de Cobre, existen versiones sobre la disputa por dividendos derivados de la mina El Alacrán, que Germán Larrea, al asumir el mando en la cámara, no quiso reconocerle a Gómez Sada y luego a Gómez Urrutia A pesar de haber sido rechazado por los trabajadores de las secciones 147 y 288 del sindicato en la elección de 2001, Gómez Urrutia se convirtió en un aliado muy cercano a Alonso Ancira y el GAN Los Ancira han mantenido un clima laboral estable con las secciones 147 y 288, consideradas como conflictivas, no obstante los altibajos financieros y los despidos masivos de personal Al adquirir las minas, Ancira y Autrey redujeron la planta laboral de 27 mil trabajadores a 6 mil, sumergiendo a las regiones Centro y Carbonífera de Coahuila en una depresión de la que no han logrado recuperarse Legendaria riqueza En diciembre de 2003, Javier Autrey, Alonso Ancira y Carlos Carredaño, directivos de AHMSA, se vieron forzados a dejar el país luego de una denuncia que la Secretaría de Hacienda interpuso contra ellos por defraudación fiscal (que no prosperó), en el momento en que Fernando Canales Clariond renunció al gobierno de Nuevo León para asumir el cargo de secretario de Economía El primer semestre de 2004, mientras que Autrey y Carredaño eran detenidos en Madrid para su extradición, Alonso Ancira llegó a Israel ocultándose de la Interpol Con el agua hasta el cuello por la suspensión de pagos a proveedores declarada en 1999, Ancira tenía encima la presión de Citigroup-Banamex y BBVA-Bancomer, entre más de 150 bancos acreedores que exigían la liquidación de adeudos por mil 800 millones de dólares Los dueños del GAN consiguieron alargar el proceso y hace unos días anunciaron una reestructuración financiera Según una versión difundida por el GAN y confirmada al reportero por la embajada de Israel en México, Ancira Elizondo se dirigió a la ciudad de Eilat en un intento de producir amoniaco a partir del gas natural de la Franja de Gaza En su viaje se topó con Timna, donde están los milenarios yacimientos conocidos como las Minas del Rey Salomón La fábrica de amoniaco debía construirse en la ciudad israelí de Ashkelon, al norte de Gaza, bajo la subsidiaria AHMSA Steel-Israel, y operaría con gas de un yacimiento sobre el mar Mediterráneo, perteneciente a la British Gas, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y el grupo CCC de la familia libanesa Jury El gobierno israelí alegó que la compra del energético favorecería a grupos terroristas y negó su autorización Ancira regresó entonces a Timna y con ello se convirtió en real competencia de Germán Larrea, pues tan sólo en su primera etapa, y a través de la subsidiaria Aravá Mines, el proyecto contempla la producción de 30 mil toneladas de cobre anuales, lo que generará ingresos mínimos de 350 millones de dólares En tanto, Larrea consolidó su emporio mediante acuerdos de fusión y absorción Con Cananea y Mexicana de Cobre, en abril de 2005 la Southern Copper Corporation (SCC) adquirió Minera México y sus subsidiarias a través de un acuerdo de fusión Después, el Grupo México aumentó su participación indirecta en el capital social de SCC de 542% a 751%, y para junio del mismo año logró que todas las operaciones mineras de SCC se concentraran en American Mining Corporation, subsidiaria del Grupo México Además, el consorcio inició exploraciones en Chile, Canadá, Australia e Irlanda, aparte de sus operaciones en el transporte ferroviario Al tratar de adquirir Noranda, empresa de capital canadiense en la que se ha dicho que invirtieron grupos islámicos, Larrea enfrentó el rechazo de la comisión de competencia de Estados Unidos y perdió la ocasión de convertirse en el mayor productor de cobre en el mundo Ese mismo año, el GAN denunció y obtuvo la concesión para explorar más de 1 millón de hectáreas, sobre las que se supone el descubrimiento de un nuevo yacimiento de cobre en la Sierra de Santa Rosa, en Coahuila Por su parte, hasta la toma de nota a Elías Morales por parte de la STPS, el Grupo México llevaba 10 huelgas en cinco años por desacuerdos en sus diferentes plantas No obstante, tenía nuevos proyectos en puerta: el gobierno de Vicente Fox le autorizaba la construcción de la primera carboeléctrica con capital privado en Sabinas, proyecto que requiere invertir más de 600 millones de dólares Según la Secretaría de Economía, no existe un registro formal que establezca la magnitud de las reservas carboníferas del GAN, que al observar el movimiento de un nuevo competidor en Grupo México, denunció los predios El Dorado, La Popa, La Rosa y La Unión, que suman 1 millón 209 mil 105 hectáreas, bajo los registros NE 07/16329, NE 07/16330, NE 07/16331 y NE 07/16332 Esas nuevas exploraciones del GAN contemplan denuncias por carbón y sustancias concesibles, como podría ser el cobre De cualquier modo, el GAN se aseguró una suma superior a 4 millones de hectáreas de carbón de los 7 millones de hectáreas carboníferas denunciados en México, dejando a Germán Larrea sin muchas expectativas de adquisición para su carboeléctrica El Grupo México tendrá que acudir a los pequeños productores, que en general se encuentran muy comprometidos y algunos hasta endeudados con el GAN, que influye en el precio del carbón tanto como Germán Larrea en el del cobre y la plata