Militarización de la frontera, legado de Fox

lunes, 12 de junio de 2006
México, D F, 12 de junio (apro)- No es una propuesta ni está a discusión, como sí lo está la reforma migratoria en el Congreso estadunidense: es un hecho el endurecimiento de la política migratoria de Washington a niveles nunca vistos Y cabe recordar que se inició ya el despliegue de soldados de la Guardia Nacional en la frontera En cuatro estados: California, Nuevo México, Arizona y Texas serán desplegados 6 mil soldados en las próximas semanas, por decisión del presidente George Bush --anunciada el pasado 15 de mayo en un discurso televisado a la nación desde la oficina Oval de la Casa Blanca Se trata de una política y de una decisión agresiva y unilateral de Washington, no consultada con México y que no requiere acuerdo del Congreso estadunidense La movilización a la frontera de 6 mil soldados entrenados y armados para la guerra de manera unilateral por parte de Estados Unidos, es sin duda un indicativo del deterioro alcanzado en la relación bilateral y del fracaso de la "enchilada completa" que planteó Fox a su homólogo en 2001 Es, en primer lugar, una afrenta nacional Es también un hecho que tendrá consecuencias negativas para ambos países y que no logrará el objetivo de disminuir la migración indocumentada, que no se mueve por la mayor o menor dificultad para cruzar, a pesar de los cada vez más elevados costos que tiene que pagar ?como ha quedado claro desde la década de los noventa?, sino por una gigantesca oferta de trabajo en Estados Unidos y por una determinación a toda prueba de buscar una vida mejor por parte de quienes cruzan Como si fuera una cuestión menor, el presidente de México sólo fue informado a través de una llamada telefónica que Fox mismo hizo a Bush la víspera del anuncio No hubo diálogo ni consulta, ni mucho menos se pidió el acuerdo de México Sin tener esto en consideración, ni tampoco la gravedad de la medida adoptada y lo que significa que el vecino envíe tropas a resguardar la frontera, Fox aprobó la decisión pretextando lo mismo que le dijo Bush: que no se trata de militarizar la frontera y que los soldados de la Guardia Nacional sólo realizarán labores de apoyo a la Patrulla Fronteriza Paradójicamente, fue mayor la resistencia a aceptar la movilización de la Guardia Nacional a la frontera por parte del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, que después de 17 días la aceptó "a regañadientes" Frente a ello, Fox es incapaz de dimensionar lo que significa que fuerzas armadas estadunidenses resguarden la frontera La militarización El presidente Fox ?ya en los últimos meses de su mandato-- no rechazó la decisión de militarizar la frontera, no protestó como debiera haberlo hecho; por el contrario, defendió la decisión de Washington y no llevó el asunto a foros internacionales, como correspondía Fox no asume que se trata de una política bélica inadmisible, ni siquiera la considera inamistosa por parte de Estados Unidos Por el contrario, carente de rumbo, la justificó con el repetido argumento de que "no se militariza la frontera" Incluso, cuando el Senado aprobó su proyecto de reforma migratoria, Fox dijo que felicitaba a Bush porque en defensa de ésta había hecho bien su trabajo y se había "fajado los pantalones" ¡Cuánto entreguismo en la Presidencia de México! Fox no puede, en tiempos electorales, aceptar el golpe que esto representa: el fracaso de su política migratoria La militarización es una decisión que no corresponde a la sociedad que México y Estados Unidos, junto con Canadá, suscribieron en el TLCAN o el ASPAN; evidentemente un hecho unilateral de tal envergadura no corresponde a la sociedad y a la cooperación que estos instrumentos establecen como rectores de la relación Lorenzo Meyer recuerda que, en 1911, cuando renunció Porfirio Díaz, éste dijo explícitamente que prefería abandonar el poder, entre otras cosas, por "el temor a un conflicto internacional" El presidente William Taft había movilizado a las Fuerzas Armadas para resguardar la frontera con México, comenzaba la Revolución y corrían rumores de una invasión No había entonces ningún otro conflicto internacional en perspectiva Hoy, Fuerzas Armadas estadunidenses comienzan su despliegue para resguardar la frontera con México Fox no tiene la capacidad para entender la dimensión histórica de la medida El exejecutivo de la Coca Cola acostumbraba a responder "yes, sir", y hoy es incapaz como presidente de defender intereses nacionales Bush lo sabe En entrevista publicada por El Universal, Fox intentó una salida lateral e hizo una peligrosa reinterpretación del envío de soldados a la frontera: "La Guardia Nacional va por el tema del narcotráfico, del crimen organizado, del tráfico de personas, inclusive por los pederastas y las violaciones a los niños La frontera debe tener seguridad y orden, y principalmente está ahí por el terrorismo" Luego añadió que México aumentará el compromiso para frenar la migración ?todavía no había acordado el Senado la construcción de 600 kilómetros más de muro--, pero además de que justificó el envío de soldados a la frontera, Fox dijo que confiaba en un acuerdo ¿Piensa que podrá hacer creer que la derrota es un triunfo? El gobierno de México pretende que la movilización de 6 mil elementos de la Guardia Nacional es un asunto menor Fox insiste en que que "no se militariza la frontera", aunque la Guardia Nacional forme parte de las Fuerzas Armadas estadunidenses, aunque sus elementos tengan el mismo entrenamiento y armamento que el Ejército, aunque importantes contingentes de soldados que la integran estén peleando en Irak Es verdaderamente vergonzoso que sea el mismo presidente de México el que defienda la militarización de la frontera por parte de Estados Unidos "Estoy convencido que un segmento importante de la opinión pública se ofendió con la tersura dispensada en Los Pinos al anuncio de que entraría la Guardia Nacional a ordenar la frontera", señaló Jorge Montaño, exembajador de México en Washington en un artículo periodístico Fox se niega a asumir las consecuencias presentes y de largo plazo para la relación y la frontera de la militarización, con una obtusa visión electorera que pretende la continuidad del PAN y el triunfo de su candidato a la Presidencia, Felipe Calderón, sacrifica los intereses de México, la relación respetuosa con Estados Unidos y los principios de la política exterior mexicana El gobierno foxista justifica la militarización aunque ésta corresponda a las visiones de la gente que dice que los cruces fronterizos deben ser parados con "las botas militares en la arena del desierto", como advierte el New York Times sobre el discurso de Bush desde la Casa Blanca Fox no quiere ver que la militarización de la frontera corresponde a lo que pretenden quienes rechazan una reforma migratoria integral, que es un avance para quienes buscan sellar la frontera y, de ser posible, arrojar fuera de Estados Unidos a todos los indocumentados, comenzando por los mexicanos, de quienes alientan agresiones racistas, de quienes rechazan a los mexicanos por su cultura, de quienes en defensa del inglés desatan la ?latinofobia? Desplegar hasta 6 mil soldados para cazar ilegales, "alienta a los vigilantes de Minuteman, a los teóricos de la conspiración del miedo, a los latinófobos del sólo-inglés, a las personalidades de derecha de radio y televisión, y a miembros del Congreso que carecen de la paciencia de entender las variadas y combinadas bendiciones que la creciente inmigración le ha dado a este país," advierte un editorial del New York Times Fox se doblega, abandona intereses y principios de la política exterior mexicana en la relación con Estados Unidos, precisamente en el tema más importante y sensible: migración y frontera La militarización es una decisión que no corresponde a la frontera de dos países que viven en paz, que son socios, que cooperan, que comparten 3 mil 200 kilómetros de frontera, que tienen una amplia integración comercial, económica y social Que tienen una región fronteriza ampliamente integrada en todos los ámbitos en la que conviven 14 ciudades hermanas a uno y otro lado de la línea divisoria, en la que se integran mayormente seis estados de México (Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León) y cuatro de Estados Unidos (California, Nuevo México, Arizona y Texas) A esta región algunos comienzan a llamarle la "tercera nación", por su integración y su dinámica social, económica, cultural Se dice que la medida será transitoria, pero una vez instalados los contingentes de soldados de la Guardia Nacional en la frontera, ¿quién puede garantizar que se retirarán en un corto lapso y que no se incrementarán paulatinamente a la luz de que la migración indocumentada continuará? Negros nubarrones Bush va en picada y le preocupan los negros nubarrones de las elecciones legislativas de noviembre y las presidenciales de 2008, en las que pretendería que su partido se mantuviera en la Presidencia Y es evidente que estaría dispuesto a sacrificar la relación con México ?la aceptación de Fox eliminó ese costo por el momento-- cuando su popularidad se ubica en 31%, y 71% pide el control de la frontera (no la militarización, por cierto), y claro que requiere recuperar el apoyo de la extrema derecha republicana Por eso el centro de su discurso es el endurecimiento de la política migratoria en la frontera De paso le da argumentos a los Minuteman y demás grupos racistas y xenófobos estadunidenses que cada vez piden más Hay algunos elementos a considerar que son de forma y fondo El primero es que el presidente Bush se dirigió a la "nación" para abordar el tema de la reforma migratoria, en un discurso transmitido por televisión y radio, desde la Oficina Oval de la Casa Blanca Ningún presidente antes lo hizo para abordar un tema de política nacional, no hay precedente Lo que significa que Bush otorga a la cuestión migratoria una gran importancia para la seguridad nacional de Estados Unidos ?así ha sido desde el 11 de septiembre 2001 Bush habló desde la Oficina Oval después del 11 de septiembre, cuando definió la guerra contra el terrorismo; volvió a hacerlo cuando inició la guerra en Irak Kennedy lo hizo durante la crisis de los cohetes, que estuvo a punto de desencadenar un conflicto bélico con la URSS; Nixon habló sobre la guerra de Vietnam? para mencionar sólo algunos en los que siempre hubo conflictos bélicos de por medio, asuntos que se llamaban de interés y seguridad nacional ¿Cabe como parte de esos temas geopolíticos con un contenido bélico la migración y la frontera? Desde Arizona, en la frontera preferida de los Minuteman, Bush le da instrucciones a Fox y dice que México debe vigilar el lado de la frontera que le corresponde Lo dijo a bordo de un vehículo de la Patrulla Fronteriza, el primer mandatario estadounidense que busca congraciarse con la ultraderecha anti-inmigrante Agregó que Estados Unidos quiere comercio y relación económica en la frontera, pero no quiere indocumentados, criminales, narcotraficantes ni terroristas ¡Como si todo fuera lo mismo! No importa, con Estados Unidos no habrá pleito, Fox ha dicho Las consecuencias Comenzó ya la militarización de la frontera de Estados Unidos con México con la llegada del primer contingente de la Guardia Nacional a Yuma, Arizona, donde serán desplegados 300 guardias en el curso de las próximas semanas En Nuevo México, 150 efectivos serán los primeros en trabajar específicamente en la vigilancia de la franja limítrofe entre los dos países para detectar el tráfico de drogas e indocumentados; adicionalmente se espera sean desplegados otros 350 efectivos en los próximos tres meses En julio comenzarán a llegar a la frontera de California mil soldados de la Guardia Nacional, y a Texas harán su arribo alrededor de mil 500 Estarán armados, se advierte, pero "sólo para defensa personal" En total serán 6 mil soldados los que se desplegarán en la frontera para apoyar a la Patrulla Fronteriza La Cámara de Representantes autorizó 19 mil 600 millones de dólares en el presupuesto de seguridad nacional para protección fronteriza, cumplimiento de leyes migratorias y vigilancia portuaria Las probabilidades de una reforma satisfactoria son absolutamente remotas, Bush ?con su doble discurso-- se sumó a la gritería de los Minuteman, a la caza de ilegales y a los discursos xenófobos de Sensenbrenner y Tancredo que, en su afán de asegurar la frontera, han propuesto la criminalización de todos los inmigrantes A esta lógica corresponde la militarización de la frontera, los muros y la criminalización de los indocumentados, ignorando las realidades de la integración de la economía y de factores sociales y demográficos que impactan a México y a Estados Unidos El control de la frontera que pretenden Bush y el Congreso, vía la militarización de la frontera y los muros, tendrá consecuencias múltiples para los indocumentados y para la relación con México, aunque aparentemente en este gobierno pareciera que no es así La dinámica de la inmigración indocumentada prevalecerá: "El problema de fortificar fronteras es que no hace nada para reducir las fuerzas de oferta y demanda que impulsan la inmigración ilegal", advierte Wayne Cornelius, director del Centro de Estudios Comparativos de Inmigración de la Universidad de California, San Diego Las consecuencias las pagarán los indocumentados al cruzar con el aumento de tarifas de polleros por sus servicios y más crimen organizado; la desviación de los cruces a lugares más remotos y peligrosos con el consecuente aumento de las muertes de indocumentados; más detenciones, deportaciones, violaciones a los derechos humanos de indocumentados y sus familias; más cruces a través de puntos de ingreso legales con prolongación de la estancia al vencimiento de visas, o con documentos falsos o prestados; las crecientes dificultades para cruzar inhibirán el regreso a México o la llamada migración circular La militarización creará más incidentes en la frontera e introducirá nuevas tensiones en la relación bilateral México y el futuro gobierno lamentarán el legado de Fox en materia migratoria Las Fuerzas Armadas estadunidenses están ya en la frontera

Comentarios