"Narcokaibiles" en la República

domingo, 18 de junio de 2006
Reportes de inteligencia de la Procuraduría General de la República a los que este semanario tuvo acceso, revelan que exmilitares guatemaltecos se han incorporado a organizaciones delictivas como el cártel de Sinaloa Por ejemplo, la llegada de exmiembros del cuerpo de élite kaibiles a la banda de Los Zetas tiene como propósito reforzar la capacidad de respuesta de éstos para enfrentar al cártel de Sinaloa, que encabeza Joaquín El Chapo Guzmán, en lo que es ya una guerra imparable por el control de los mercados y las rutas del narcotráfico Por lo menos desde septiembre de 2005, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Procuraduría General de la República (PGR) recaban indicios, datos y evidencias del reclutamiento de desertores del ejército guatemalteco, conocidos como kaibiles, por parte del grupo armado Los Zetas Estos últimos no sólo operan como escudo protector del cártel del Golfo, sino que sus integrantes cobran derechos por el uso de rutas en Tamaulipas y, según investigaciones de la PGR y declaraciones de testigos protegidos, también venden cocaína a miembros del cártel de Sinaloa -sus principales rivales- con quienes realizan negocios eventuales De acuerdo con un informe de inteligencia de la PGR al que este semanario tuvo acceso, la incorporación de kaibiles a Los Zetas tiene como propósito reforzar la capacidad de respuesta de éstos para enfrentar al cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán Este capo, que ha logrado afianzar su poder durante el actual sexenio, también fortaleció a su grupo armado al reclutar a integrantes de la Mara Salvatrucha, quienes suelen degollar a sus enemigos Según informes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), los llamados maras fueron sumados al cártel de Sinaloa para contrarrestar las arremetidas de Los Zetas, quienes pretenden dominar toda la ruta del Pacífico, en particular Michoacán y Guerrero A muerte Tras el encarcelamiento de Osiel Cárdenas Guillén, quien durante el gobierno de Tomás Yarrington en Tamaulipas logró dar forma a la nueva generación del cártel del Golfo, esta organización perdió fuerza y actualmente se encuentra dividida Ni Ezequiel Cárdenas Guillén, El Tony Tormenta, ni Gregorio Sauceda, El Caramuela -por citar a algunas de las piezas importantes del grupo-, lograron asumir el liderazgo de esa empresa criminal Según la PGR, ante el vacío de poder Los Zetas operan por su cuenta en la ejecución de rivales y en el trasiego de droga, aunque siguen enquistados en el mismo núcleo criminal que les dio origen El titular de la SIEDO, José Luis Santiago Vasconcelos, sostiene que en la década de los noventa, 40 soldados del Ejército Mexicano desertaron para unirse al cártel del Golfo; actualmente, sólo 20 de estos elementos forman parte del círculo de seguridad de dicha organización criminal Asegura que la PGR cuenta con tres zetas que se acogieron al programa de testigos protegidos, otros están presos y el resto murió en tiroteos; en su mayoría, dice, son oriundos de Tlaxcala e Hidalgo Ante su debilitamiento, Los Zetas buscaron fortalecerse: desde 2005, empezaron a reclutar a exmilitares guatemaltecos, cuya violencia ya dejó huellas por lo menos en el estado de Guerrero, donde Los Zetas y el cártel de Sinaloa se disputan el control del narcotráfico Por ello, se atribuye a los maras la ejecución y decapitación de dos agentes de la policía municipal de Acapulco, Mario Núñez Maganda y Erik Juárez Martínez -quienes fueron levantados por el grupo armado el pasado 20 de abril, como parte de un ajuste de cuentas que derivó de la balacera desatada el 27 de enero de este año en la colonia La Garita Ambos agentes fueron decapitados y sus cabezas aparecieron colgadas en una reja del muro de acceso a las oficinas de la Coordinación Administrativa de la Secretaría de Finanzas del gobierno del estado Debajo de las cabezas pendía un trapo con una leyenda: Para que se enseñen a respetar (Proceso1539) En el tiroteo de La Garita fue asesinado Carlos Esteban Landeros Sánchez, identificado por la PGR como representante de Guzmán Loera en Guerrero; su muerte se atribuye a Los Zetas Se trataba de un operador que dependía de los hermanos Beltrán Leyva -socios de El Chapo- y fungía como jefe de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, jefe de gatilleros del cártel de Sinaloa Por su estilo para matar y ejercer la violencia, las autoridades federales no descartan que los maras también puedan estar detrás del terror creado contra la Policía Municipal de Acapulco -presuntamente vinculada con Los Zetas-, y se sospecha que están relacionados con la muerte y decapitación de una persona, cuya cabeza fue hallada apenas el martes 6 de junio en la playa Condesa de Acapulco Según informes de las autoridades de Guerrero, se trata de un hombre de unos 40 años de edad que hasta el momento no ha sido identificado, pero se cree que puede ser un policía Paralelamente a la violencia, entre los cuerpos policiacos guerrerenses cunde el temor por las constantes amenazas de muerte que presuntamente les envía el narcotráfico Uno de los hombres más buscados por los maras es Genaro García, exsecretario de Protección y Vialidad de Acapulco, quien renunció al cargo después del tiroteo del 27 de enero y no se le ha vuelto a ver por esa entidad Se afirma que ofrecen por su cabeza hasta 500 mil dólares Por su parte, Los Zetas siguen internados en Guerrero vengando las muertes de algunos de sus compañeros y buscando a las cabezas principales del cártel de Sinaloa Sus operaciones las realizan con el refuerzo de kaibiles Avisos Los primeros informes sobre la inclusión de kaibiles en las filas de Los Zetas fueron conocidos por autoridades guatemaltecas en septiembre de 2005, luego de la detención, en Chiapas, de cuatro exmilitares de elite de ese país Sus nombres son los siguientes: José Armando León Hernández, experto en explosivos, quien desertó del ejército guatemalteco el 19 de octubre de 2004; Selvín Camposeco Montejo, de quien se afirma fungió como jefe de equipo y desertó el 6 de junio de 2000; José Aragón Stwolinsky, piloto que abandonó el ejército el 14 de febrero de 2004, y José Ortega, experto en explosivos, quien solicitó su baja de las fuerzas castrenses el 29 de diciembre de 1997 Según la Sedena y la PGR, todos ellos ahora forman parte de Los Zetas Entre los detenidos también figuran otras tres personas oriundas de Guatemala -Miguel Ángel Paredes, José Javier Pacheco Escobar y Orlando de Jesús Rodríguez Ramírez-, quienes no son militares, pero se asegura que formaban parte del equipo de kaibiles y presuntamente también se incorporaron a Los Zetas previo entrenamiento En los informes de que dispone el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) y que fueron publicados en agosto de 2005 por el diario estadunidense San Antonio Express News, se establece que 30 hombres, alguna vez parte de las unidades de élite de Guatemala kaibiles, están entrenando a miembros de Los Zetas (), en un rancho del sur de McAllen El informe difundido por el matutino añade: Los Zetas son un grupo formidable y representan una grave amenaza Si esta información resulta fidedigna, la presencia de kaibiles rebeldes sólo puede empeorar el riesgo Nuevos reclutas han incrementado las filas de Los Zetas en los últimos 18 meses Se asegura que son más violentos que sus líderes y que podrían estar detrás de buena parte de la violencia en la frontera En dichos documentos también se refiere que Los Zetas, quienes dominan gran parte del territorio mexicano, en particular la zona Golfo y buena parte del Pacífico, también operan en Estados Unidos, particularmente en Dallas, McAllen y Laredo Una parte del contenido de los informes del DHS fue corroborado por el secretario de la Defensa Nacional, Ricardo Clemente Vega García, durante su comparecencia ante el Congreso, en septiembre del año pasado Ante los legisladores, el militar dijo que hay 18 miembros de Los Zetas en Tamaulipas y entre 15 y 20 en Sinaloa Y respecto de la alianza Zetas-kaibiles, Vega García sólo espetó: No quiero ser tremendista, esta información debe seguirse con mucho cuidado Y añadió que Los Zetas no sólo están integrados por exmilitares Explicó: El personal de Los Zetas está vinculado con civiles, con policías, expolicías, con exmilitares y su vida es estar siempre matando y asesinando A través de la SIEDO, la PGR ha realizado un seguimiento de las acciones delictivas de los mara salvatrucha y, con base en sus informes, ha comparado algunos hechos sangrientos ocurridos en México -en particular en Guerrero y Michoacán-, donde existen similitudes en la forma de operar y de matar La más significativa es que esta banda suele cortarles la cabeza a sus enemigos, como ha ocurrido en Guatemala (y recientemente en Acapulco) Seguridad vulnerada Proceso pudo consultar el informe de la SIEDO sobre las operaciones de los mara salvatrucha en México y su vinculación con el cártel de Sinaloa En el apartado Acciones delictivas de los mara salvatrucha, se establece que como una forma de manifestar su barbarie y de acuerdo con la necesidad de ganar notoriedad dentro de la pandilla, sus integrantes han cometido una serie de homicidios y asesinatos con mutilaciones y decapitaciones que han causado conmoción a nivel nacional en Guatemala Además, el informe expone que la lucha por los territorios en zonas como los estados de Tamaulipas, Michoacán, entre otros, es cada vez más sangrienta entre el cártel del Golfo y el de Sinaloa Algunas ejecuciones hacen clara alusión a la confrontación que existe entre diversos grupos que disputan el control de zonas del narcotráfico Y añade: El cártel de Sinaloa ha reclutado a personajes tan siniestros de la Mara Salvatrucha para hacer frente al grupo antagónico de Los Zetas del cártel del Golfo con resultados desastrosos La PGR tiene identificado a Manuel Aponte, exagente federal o 'madrina' en el estado de Tamaulipas, como el responsable del reclutamiento y contratación de gatilleros del sur y noreste del país, así como de pandilleros de la Mara Salvatrucha; también sería el encargado de entrenar a los sicarios en el uso de armas a los llamados Nuevos Zetas, bajo las órdenes de El Chapo Guzmán, quienes actúan de manera similar a sus rivales Los Zetas Dentro del cártel de Sinaloa, los maras realizan tareas de sicariato: localizan y ejecutan a los rivales de la organización La PGR asienta en su informe que esta pandilla opera en Baja California, Tamaulipas y Chihuahua Otros miembros de este grupo se ocupan de cuidar, a muy bajo costo, los cargamentos de cocaína del cártel, a tal grado que muchas veces cumplen con esa tarea a cambio de algunas dosis de droga En su análisis, la PGR afirma: Los maras en su forma de actuar tienen a la violencia como una de sus armas o una de sus mayores formas de expresión, este es un fenómeno social producto de una subcultura ligada con el narcotráfico Respecto de Los Zetas, la PGR confirma que sí hay kaibiles en las filas de ese grupo armado Los datos surgieron en agosto de 2005, según la PGR, y actualmente existen entre 20 y 30 integrantes de este cuerpo de élite que operan en México para el cártel del Golfo, que ya es dirigido -dice el informe- por Heriberto Lazcano, El Lazca, también líder del grupo de sicarios Los Zetas La PGR asevera que los exmilitares guatemaltecos fueron contratados por Los Zetas con un sueldo que oscila entre 700 y mil dólares semanales, sin contar con las ganancias del narcotráfico La alianza se dio hace dos años, ante la clara pérdida de miembros durante los enfrentamientos con sus enemigos De acuerdo con la PGR, se descarta que los kaibiles estén detrás de las decapitaciones de policías en Acapulco Y con base en un estudio de sus operaciones, indica: (Los kaibiles) son violentos, pero sus acciones más sanguinarias podrían estar en camino de ejecutarse en México, en particular en Michoacán, al mismo estilo que lo hacían en Guatemala, donde se conocen hechos sangrientos como la ejecución de niños y de mujeres embarazadas, a las que después de muertas les abrían el vientre y le sacaban el feto, dejándolas con las vísceras al aire Los kaibiles -concluye la PGR- se caracterizan por utilizar una saña que no tiene parangón, pero no por cortar cabezas No es su modus operandi, no es característica de ellos; son máquinas de matar con tácticas y técnicas militares l

Comentarios