Candidatos bajo escrutinio en EU

lunes, 19 de junio de 2006
México, D F, 19 de junio (apro)- En los ámbitos de seguridad de Estados Unidos, las elecciones federales del 2 de julio se han convertido en un asunto de atención especial por las consecuencias que pueden tener a largo plazo en las relaciones bilaterales Debido a las propuestas encontradas de los principales candidatos para la elaboración de las políticas públicas de los próximos seis años, grupos de análisis geopolítico y geoeconómico, como la firma Stratfor, están concentrados en hacer prospectiva sobre las relaciones entre México y Estados Unidos a la salida de Vicente Fox Los análisis se concentran principalmente en Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición "Por el bien de todos", y Felipe Calderón, del PAN, no sólo por ser los principales contendientes, sino porque sus proyectos de gobierno son los más opuestos y, a la larga, podrían tener efectos en los temas prioritarios para Estados Unidos en la relación bilateral: seguridad, migración y reforma energética En un escenario en el que el ganador se alce con menos del 40 por ciento de los votos y carezca de mayoría en el Congreso, es muy probable que el próximo presidente padezca para sacar adelante su agenda y establecer cambios radicales en la relación bilateral Sin embargo, como las propuestas de gobierno de López Obrador y Calderón son tan opuestas, en Estados Unidos se considera que en el caso del candidato aliancista, la relación entraría en un periodo de relativa incertidumbre Una de sus principales dudas es lo que puede ocurrir en el intercambio de información en materia de seguridad Como nunca antes lo hizo un gobierno mexicano, el de Fox se destacó por una colaboración incondicional, no sólo en la entrega de datos y reportes, sino en la instrumentación de mecanismos y sistemas de vigilancia propuestos por Estados Unidos Con excepción del Ejército, por su histórica reserva para relacionarse a fondo con el Pentágono, todas las dependencias gubernamentales vinculadas con la seguridad bilateral fueron, durante este sexenio, una fuente de información permanente para Estados Unidos La Secretaría de Gobernación, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), el Instituto Nacional de Migración (INM), la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), la Policía Federal Preventiva (PFP), la Procuraduría General de la República (PGR) y la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), generaron un flujo información sin precedentes hacia las autoridades estadunidenses No es una exageración, sino un reconocimiento hecho durante una visita al país por Laurence Kerr, director del Seminario México, de la Universidad de la Defensa Nacional de Estados Unidos, excombatiente en Vietnam y exdiplomático En las prospectivas estadunidenses esa cooperación no sólo está garantizada por Felipe Calderón Hinojosa, sino que, incluso, se incrementaría, sobre todo en materia de procuración de justicia y, particularmente, en la estrategia de la Casa Blanca para el combate contra el narcotráfico En cambio, con López Obrador --incluso Roberto Madrazo, el candidato del PRI--, se podría reducir esa cooperación La negativa se podría fundar en el esperado incremento de muertes de emigrantes mexicanos debido a la construcción de nuevas vallas y al despliegue de la Guardia Nacional en la frontera común De la reforma migratoria que se discute en Estados Unidos, el levantamiento de las vallas es lo único que se ha aprobado La duda es sobre su extensión, pero la certeza es que hará más difíciles los cruces y aumentará los riesgos para la vida de quienes intenten entrar de manera ilegal a ese país, lo que puede tensar la relación en los próximos años, a menos de que se repita la actuación que tuvo la Secretaría de Relaciones Exteriores en el actual sexenio Para cualquiera de los tres candidatos que resulte electo, los escenarios prevén que siga el activismo iniciado por Fox entre las comunidades de mexicanos en Estados Unidos, debido a su creciente influencia en la política mexicana desde que se aprobó el voto de los mexicanos en el extranjero Limitaciones como el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLC) o el Congreso dividido, anticipan pocos cambios reales en el corto plazo en las relaciones bilaterales De hecho, se considera que un triunfo de López Obrador podría ser una réplica de la experiencia de Lula Da Silva en Brasil De ser así, más que cambios radicales en la economía, esperarían un mayor énfasis en las políticas sociales, aunque al candidato de la coalición "Por el bien de todos" se le critica su negativa a aumentar impuestos para financiar sus promesas de ayuda a los grupos vulnerables En cualquier caso, las políticas públicas que logre poner en práctica el próximo gobernante podrían tener un efecto en la emigración de mexicanos y, por tanto, en la relación con el vecino López Obrador, por ejemplo, dice estar dispuesto a posponer la libre importación de frijol y maíz, prevista en el TLC a partir del 2008 Su intención es proteger a los productores nacionales y evitar que se profundice el abandono del campo Además, insiste en la puesta en marcha de un fondo social en América del Norte, parecido al que tiene la Unión Europea con los países menos desarrollados de ese bloque Su objetivo es que esos recursos vayan al desarrollo de áreas expulsoras de emigrantes mexicanos, aunque los estadunidenses están muy lejos de los esquemas solidarios europeos Más importante será la capacidad del próximo gobierno para generar empleo En este tema, las prospectivas estadunidenses hacen eco de las críticas del PAN a López Obrador y ponen énfasis en la negativa del candidato de la coalición "Por el bien de todos" en reunirse con las organizaciones empresariales Otro tema importante en la relación de los dos países es la reforma del sector energético mexicano para permitir la inversión privada extranjera Las diferencias de los candidatos en este tema son, desde la perspectiva estadunidense, clave para el futuro de la inversión en México Cuestionan que López Obrador pretenda aumentar la inversión pública en el sector y avalan la intención de Calderón de permitir la llegada de capital extranjero, aunque empresas como Pemex se mantengan en la esfera estatal Son evidentes las reservas que despierta entre esos grupos de análisis geoestratégico un eventual triunfo de López Obrador, pero también tienen claro que está en el interés de Estados Unidos que las políticas sociales y económicas de quien resulte ganador operen lo suficiente, al menos para reducir los actuales niveles de migración hacia ese país Comentarios: jcarrasco@aprocesocommx