Revés de magistrados a narcotraficantes presos

viernes, 2 de junio de 2006
* Viola garantías la prueba psicológica que buscaban aplicar a testigos, deciden * El recurso sólo aplicó en el caso de Liébano Sáenz, excolaborador de Zedillo México, D F, 1 de junio (apro)- Seis narcotraficantes ?Osiel Cárdenas Guillén, Benjamín Arellano Félix, Ismael Higuera Guerrero, "El Mabel", y Jesús Labra Avilés, "El Chuy", así como Delia Patricia Buendía, "Ma Baker", y Carlos Morales, "El Aguila"-- pretendieron echar por tierra las acusaciones de una veintena de testigos protegidos, que los implicaron en tráfico de drogas, homicidio y lavado de dinero, bajo el señalamiento de que éstos incurrieron en falsedades con el fin de obtener beneficios legales en sus respectivos procesos El recurso legal que pusieron en práctica sus defensores fue una prueba pericial en materia de psicología, con el fin de acreditar la falsedad en la que presuntamente incurrieron los testigos que la PGR utilizó para enderezar las acusaciones en su contra Entre otros, pretendían demostrar los daños mentales que padecerían muchos testigos protegidos, así como su marcada inclinación a mentir Tal recurso resultó exitoso en 1996, en pleno sexenio de Ernesto Zedillo, en que Jaime Olvera Olvera ?quien fue asesinado tras declarar contra el cártel de Juárez? acusó a Liébano Sáenz de tener nexos con el narcotráfico y de recibir a cambio maletas repletas de dólares De acuerdo con ese testimonio, Liébano Sáenz --entonces secretario particular del presidente Zedillo-- y Amado Carrillo llegaron a un acuerdo para proteger las actividades de narcotráfico a cambio de cien millones de dólares Para ello ?sigue el testimonio? Amado Carrillo se reunió con 60 importantes narcotraficantes, con el fin de "amarrar" el acuerdo que, adicionalmente, imponía la prohibición de vender cocaína en México Dos años después de esta acusación, la PGR integró la averiguación previa 1425/MPFEADS/98, en el curso de la cual prácticamente se declaró demente a Olvera Olvera, lo que despertó la sospecha de las autoridades estadunidenses Y es que un dictamen médico, firmado por el psiquiatra Martín Quezada Ortega, estableció que Olvera padecía "trastorno mixto de personalidad, con rasgos narcisistas y obsesivos, ansiedad generalizada y una marcada tendencia a confabular (mentir)" Además, en dicho estudio psiquiátrico también se afirmó "que el testigo protegido (era) una persona con una gran cantidad de impulsos agresivos contenidos, tiene marcada dificultad para aceptarlos y manejarlos saludablemente, traduciéndose en ansiedad generalizada Tiene gran necesidad de ser aceptado, dispuesto a interesarse con los demás, ser muy cooperador y amable, a cambio de la aceptación y reconocimiento que necesita" De esta manera, lo dicho por Olvera fue desestimado por la PGR y, con base en el estudio psicológico, se consideró que su testimonio era falso Tal determinación permitió que la averiguación previa contra Liébano Sáenz fuera archivada y por tanto se dejara de ejercitar acción penal contra el exfuncionario de Los Pinos Ahora los capos Osiel Cárdenas, Benjamín Arellano, Jesús Labra e Ismael Higuera, entre otros, solicitaron --a través de sus defensores-- la aplicación de una prueba pericial en materia de psicología forense, con la cual buscan desvirtuar los testimonios que los incriminan en delincuencia organizada y de ser responsables de varios delitos, entre ellos narcotráfico y lavado de dinero Con base en los alegatos, los Tribunales Colegiados de Circuito determinaron, después de resolver varios recursos en el mismo sentido, que "la prueba pericial en materia de psicología forense para los testigos protegidos colaboradores con la justicia, solicitada por la defensa de varios integrantes de la delincuencia organizada, resulta violatoria de las garantías individuales" Lo anterior, "al ser factible que dicha prueba evidenciara características diversas y condiciones vinculadas con aspectos que pertenecen a la más absoluta intimidad de los testigos, ya que pondría al descubierto aspectos o características psicológicas que nada tienen que ver con la litis de la causa penal" Así mismo, los tribunales determinaron que la prueba es inconducente para desestimar las declaraciones de los testigos protegidos (o colaboradores), al existir otras formas de demostrar su eventual falta de probidad e independencia al declarar" Según informó la PGR, el recurso interpuesto por los defensores de los procesados fue aceptado ?en primera instancia? por jueces federales radicados en el Distrito Federal, Toluca y Guadalajara La prueba pericial iba a consistir en lo siguiente: trasladar forzosamente a los testigos protegidos de cargo a los distintos recintos judiciales para que, una vez ahí, fueran sometidos a cuestionamientos de los peritos en psicología ofrecida por la defensa de los procesados en delincuencia organizada Ante ello, los testigos recurrieron al amparo y la protección de la justicia De acuerdo con la PGR, al menos en 20 procesos judiciales federales se ha tratado, por la misma vía, de desestimar las versiones de los testigos protegidos Para reforzar lo anterior, la PGR cita dos precedentes publicados en el "Semanario Judicial de la Federación", en que se concluye: "Prueba pericial en materia de psicología forense no es idónea para justificar la falta de probidad e independencia de un testigo protegido, pues su desahogo resulta violatorio de garantías por invadir la intimidad de un testigo protegido y constituir una intromisión a su individualidad" Sin embargo, en 1996 la PGR entonces encabezada por Jorge Madrazo sí recurrió al estudio psicológico para desestimar lo dicho por el testigo Olvera Olvera y archivar, por falso, el testimonio contra Liébano Sáenz

Comentarios