Queja en la CNDH, por el caso Pasta de Conchos

miércoles, 21 de junio de 2006
* Los deudos acusan al gobierno federal de violar los derechos a la vida, a la integridad personal y de acceso a la justicia San Juan de Sabinas, Coah , 20 junio (apro)- Elvira Martínez, viuda de uno de los mineros fallecidos en las instalaciones de Pasta de Conchos, en Coahuila, y el sobreviviente Fermín Rosales presentaron hoy una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) La queja se sustenta en la presunta violación de los derechos a la vida, a la integridad personal y al acceso a la justicia, supuestamente cometidos por diversos funcionarios de la administración pública federal Ésta es la primera queja que presenta de manera directa algún familiar y un trabajador de Pasta de Conchos desde el trágico accidente que sepultó a 65 mineros el pasado 19 de febrero El único expediente en la CNDH sobre este tema era una investigación general que dicha instancia inició de manera institucional Martínez, viuda de Jorge Vladimir Muñoz, y Rosales pretenden con esta queja la recuperación de los cuerpos de los familiares fallecidos, la toma de medidas de seguridad en el trabajo y el castigo de los responsables del accidente, entre otras cosas Veto a reporteras Luego de que familiares de los mineros sepultados en Pasta de Conchos restablecieran su campamento en el exterior de la unidad 8, en espera de que, en las próximas horas, las cuadrillas de rescate logren la recuperación de los primeros cuerpos, dos reporteras provocaron un enfrentamiento verbal entre viudas, directivos de Industrial Minera México (IMMSA) y otros medios de comunicación El escarceo se registró la noche del lunes, luego de que el sacerdote Jesús Rojas concluyera una misa en recuerdo de los 65 mineros caídos en la explosión del 19 de febrero, que hasta ahora permanecen sepultados en la cantera, momentos antes de que un técnico explicara a los deudos las acciones que realizaban en espera del hallazgo de los restos de cuatro trabajadores que, se supone, laboraban en el sector En los patios de Pasta de Conchos irrumpieron las reporteras Hilda Fernández Valverde, de El Universal, y Criselda Farías, de Reforma, exigiendo a gritos declaraciones del empleado de IMMSA que explicaba las acciones a las familias, lo que provocó la suspensión de la junta El trabajador, cuyo nombre se desconoce, remitió a las periodistas al vocero de la empresa, Enrique Valverde, pero ellas se negaron, por lo que una de las viudas, Claudia Ramírez, pidió que los periodistas se retiraran del lugar, ya que se trataba de una reunión privada; y de paso reprochó que se lucraba con su dolor Algunos de los presentes llamaron a recobrar la calma y, envalentonada, Fernández Valverde acusó a las viudas de despilfarrar el dinero de la indemnización, por lo que varias mujeres se le echaron encima En medio de gritos y empujones, los guardias de seguridad de IMMSA tuvieron que atemperar los ánimos y retiraron a las reporteras para ponerlas a resguardo Minutos después, el sacerdote Jesús Rojas habló con las familias, quienes vetaron la presencia de las reporteras de El Universal y de Reforma, para las próximas reuniones, a las que regularmente asisten los medios de comunicación a solicitud de los familiares

Comentarios