Abucheados

jueves, 22 de junio de 2006
Gelsenkirchen, 21 de junio (apro) - Cuando la derrota estaba consumada, pero la calificación salvada, los seleccionados no atinaban que hacer en el terreno de juego Cabizbajos, tristes, se consolaban unos a otros Jorge Campos, el asistente de Ricardo Lavolpe, empezó a aplaudir, se metió al campo y palmeó la espalda de los que alcanzó Contrario al final de otros partidos, la mayoría de los futbolistas se encaminó a los vestidores Oswaldo Sánchez y Pavel Pardo no Echándole valor caminaron hacia las tribunas y empezaron a aplaudirle a la afición que otra vez llenó el estadio y que hizo sentir a los mexicanos como si estuvieran en su casa Pero ocurrió entonces lo previsible En lugar de regresarles aplausos, los aficionados les respondieron con un generalizado abucheo Oswaldo y Pavel inmediatamente bajaron los brazos y dieron la vuelta, pero, osados, no se dieron por vencidos Buscaron otro ángulo de la tribuna, se volvieron a acercar y de nuevo empezaron a palmear El público les reviró igual, con un estruendoso abucheo Los dos seleccionados se resignaron No lo volvieron a intentar y se metieron al vestidor Una hora después, otro enfurecido grupo de aficionados mexicanos descubrió la silueta de Ricardo Lavolpe Camino al autobús de la selección, mientras hacía algunas declaraciones a la prensa, el técnico empezó a escuchar los gritos de "¡Cuauh-té-moc, Cuauh- té-moc, Cuauh-té-moc!" Y los cánticos a la argentina: "? que lo vengan a ver, ese no es un técnico, es una puta de cabaret" Lavolpe ni se inmutó Empezó a caminar, pero la gente no paró de gritarle: "¡Qué papelón Lavolpe!, ¡qué papelón Lavolpe!" Y enseguida el remate: "!Ya viene Huguito, ya viene Huguito!" Atrás de él apareció el "Kikín" Fonseca, considerado por la FIFA el mejor jugador del partido que se perdió contra Portugal "Tú si tuviste huevos", le celebraron, y a Rafael Márquez, el del inexplicable penal, lo perdonaron "Rafa, Barcelona apesta; México te ama" y "Rafa, entrenen con la cabeza de Lavolpe" Rostros sin sonrisa, los seleccionados, sin embargo, se defendieron Todos, sin excepción dijeron que lo importante había sido la calificación Jorge Campos resumió: "Si el sábado ganamos nadie se va a acordar de lo de hoy", y acusó a los medios de "andar con mala vibra", y preguntó: "¿Cuántos de los presentes (reporteros) no querían que quedáramos eliminados?" Guillermo Franco, a quien Lavolpe convocó porque haría la diferencia en la delantera nacional y que, sin embargo, sumó su tercera participación sin gol, se defendió: "Hay 16 selecciones que se van a tener que ir a su casa y la selección de México sigue Ese era el primer objetivo y se cumplió El sábado empezamos de cero Eso es lo importante" Enrique Bermúdez, el principal adulador del llamado Tri, comentaba camino al estudio de Televisa: "Esta selección es una cagada"

Comentarios