Detiene EU a jóvenes aspirantes a terroristas

sábado, 24 de junio de 2006
* Con apoyo de Al-Qaeda, conspiraban para atacar la Torre de Sear, en Chicagó, y la oficina del FBI en Miami Washington, 23 de junio (apro) - El gobierno de Estados Unidos anunció el arresto de siete jóvenes --cinco ciudadanos estadunidenses y dos haitianos--, a quienes acusó de ser presuntos "terroristas autóctonos" que tenían, supuestamente, aspiraciones de ser reclutados por Al-Qaeda y, además, conspiraban para llevar un atentado terrorista contra la Torre de Sears, en Chicago; el edificio del FBI, en Miami, y otros inmuebles federales "La convergencia de la globalización y la tecnología ha creado un nuevo tipo de terrorismo Hoy las amenazas terroristas provienen de células pequeñas que no están afiliadas con Al-Qaeda; pero que se inspiran en los mensajes violentos del jihad (?) si no le ponemos atención a estos terroristas autóctonos, podrían resultar más peligrosos que grupos como Al-Qaeda", indicó Alberto Gonzales, el procurador General de Justicia, en una conferencia de prensa en Washington Los "terroristas autóctonos", como los calificó el procurador general de Justicia, presuntamente tenían planes para llevar a cabo un ataque contra la Torre Sears, en Chicago Illinois, el edificio del FBI en Miami, y otros edificios en Estados Unidos Los detenidos fueron identificados como Narseal Batiste, Burson Augustin, Patrick Abraham, Stanley Grant Phanor, Naudimar Herrera, Lynglenson Lemorin y Rotschild Augustine Sin dar muchos detalles de los detenidos, el Departamento de Justicia únicamente señaló que entre los siete detenidos hay dos haitianos, uno que es residente legal de Estados Unidos y otro que es inmigrante indocumentado John Pistole, subdirector del FBI, apuntó en la conferencia de prensa junto a Gonzalez, que el arresto de los siete presuntos "terroristas autóctonos", demuestra que es efectiva la política del presidente George W Bush, para prevenir atentados, como parte de la estrategia preventiva que se asumió tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2005 "Su arresto se dio también gracias a que la comunidad los denunció al darse cuenta que estaban haciendo cosas bastante extrañas", declaró Pistole Gonzales enfatizó que Batiste, el líder de la agrupación, logró que sus compañeros juramentaran como miembros del Al-Qaeda, declarándole así la guerra a Estados Unidos: "Fueron reclutados para una guerra contra el gobierno de Estados Unidos", acotó el procurador Según los encauzamientos que distribuyó el gobierno federal estadunidense antes de la conferencia de prensa, los siete detenidos se habían puesto en contacto con un presunto operador de Al-Qaeda, con quien Batiste comenzó a reunirse desde noviembre de 2005 Los documentos enfatizan que para realizar los atentados contra los blancos identificados en Miami (donde fueron detenidos seis de los presuntos terroristas; el otro en Lemorin, Atlanta) y Chicago, el grupo de Batiste buscó la asistencia financiera de Al-Qaeda y solicitó también uniformes, botas, armas, radios de comunicación de onda corta, vehículos y 50 mil dólares para reclutar y formar un ejército para destruir, en este caso, la Torre de Sears La captura y grabación del audio y video de los supuestos encuentros del grupo de Batiste con Al-Qaeda fueron obtenidos gracias a que el presunto miembro u operador de la agrupación terrorista un espía infiltrado de la Fuerza de Tarea Conjunta del FBI en Miami El encauzamiento sostiene que en febrero de este año, Batiste expresó su deseo de que él y sus soldados participaran en las sesiones de entrenamiento de Al-Qaeda El objetivo era "estar totalmente preparados para matar a una gran cantidad de estadunidenses" Los cuatro cargos podrían resultar en una sentencia de entre 15 y 20 años de cárcel cada uno, en caso de que los acusados sean declarados culpables Los cinco ciudadanos estadunidenses, todos de origen musulmán y de religión islámica, poseían fotografías de los supuestos blancos de su ataque y algunos de ellos los habían estado visitando Pese al ostentoso y exagerado anuncio del arresto de los siete presuntos "terroristas autóctonos", el Departamento de Justicia aclaró que "nunca se encontró evidencia de que los detenidos fueron una amenaza creíble para la Torre de Sears, más allá de discusiones para cometer actos criminales" La edad de los presuntos terroristas autóctonos va de 22 a los 32 años, de acuerdo con los documentos del Departamento de Justicia Los detalles sobre la detención de los presuntos terroristas, y la falta de evidencias de sus verdaderas intenciones para realizar ataques y reclutarse con Al-Qaeda, abrieron nuevamente muchas dudas en torno a la política preventiva de Bush para prevenir ataques terroristas dentro y fuera de las frontera de Estados Unidos

Comentarios